TODO ES FLUJO Y REFLUJO NO HAY ESPACIOS VACIOS NI INERTES

thetismoon2k721920

Se sabe que cada cuerpo, sin importar del tamaño que sea, es continente y contenido:

Continente porque está formado por cuerpos mas pequeños a los cuales contiene, y contenido porque a su vez se encuentra dentro de cuerpos mas grandes.

Ilustraré esta explicación diciendo que los propios electrones de un átomo también tienen habitantes, y para mejor comprensión de ello les invito a que contemplemos o analicemos un átomo grande, nuestro sistema solar, en el que el planeta Tierra es un electrón cósmico.

Verán así que siendo La Tierra un electrón cósmico, como bien lo sabemos, tiene pobladores:

La humanidad.

Ustedes.

Este mundo es de polaridad negativa por naturaleza, visto ello como una cualidad vibratoria, con el objeto de establecer un equilibrio con el sol, que como sabemos, es positivo.

Pues bien, sucede que esa negatividad originaria natural de este planeta es la sumatoria de un proceso de inter actuación que se da, entre otras cosas, con el frotar de su superficie por sus componentes, los humanos, quienes al pisarla, al desplazarse en ella, la frotan.

Más, no debemos desconsiderar que de los seres que la habitan, los hay positivos, negativos y neutros, los cuales comparten su energía con el planeta, y éste con ellos.

Sin embargo, con todo, prevalece su polaridad negativa.

Como sea, su cualidad vibratoria negativa, que con todo, es un proceso natural cósmico, se ha venido acentuando cada vez mas, debido a la inadecuada conducta que despliegan muchos de sus habitantes, que por cierto cada día aumenta en forma descontrolada, entre los cuales encontramos un número cada vez mayor de violadores, guerrilleros, secuestradores, asaltantes, ladrones, corruptos, traficantes de drogas, opresores, brujos, asesinos, etc., quienes con su actuar generan energías altamente negativas, mismas que con su proceder irradian, energías o cualidades negativas que al propagarse, como todo aquello que tiene movimiento, viaja en ondas, y de esta forma es claro que su propagación viaja tanto hacia el cosmos como hacia el propio planeta, cumpliendo con un proceso, con un imperativo cósmico.

Existen en este mundo procederes y actitudes de todos tipos, entre los que encontramos ira, murmuración, crítica, envidia, maledicencia, resentimiento, sed de poder, de venganza, etc., todo lo cual, en apariencia también contamina, a este mundo principalmente, y también al propio universo.

Por otra parte tenemos que la humanidad presenta un afán cada vez mayor por el dinero, y para lograrlo recurren a toda clase de actividades, entre las cuales inmisericordemente se talan montes, se contamina la atmósfera, se perfora la capa de ozono, se depredan flora y fauna exterminando especies animales y vegetales sin mayor miramiento, ello sin contar con los altos niveles de contaminación, por ruido, y tantos tipos de destrucción que se han venido practicando a ciencia y paciencia de las autoridades gubernamentales y de los pobladores de todo el mundo, todo lo cual necesariamente produce cambios, pues las precitadas flora, fauna, bosques, atmósfera y demás, son conductores de la energía que anima a este mundo.

Aunque debo agregar que no solo inciden y afectan en la polaridad vibratoria de este planeta, sino también en su salud… la salud de este mundo, como ocurre con lo que llaman “progreso” cuando hacen referencia a que “la civilización” avanza, que no es otra cosa que al urbanizarlo le producen con su asfalto y concreto una enorme resequedad y aumento de temperatura en su superficie, que cuando sucede en nuestro cuerpo, es una afección física que se denomina “jiote”, cuya resequedad produce comezón, y si no se cura, se propaga poco a poco al resto del cuerpo.

Esto tiene relación con lo que se ha venido diciendo, ya que, con todo, sucede que lo que mantiene a la Tierra orbitando en forma permanente alrededor del sol, es la proporción que existe entre la negatividad de la Tierra y la positividad del referido sol, que se traduce en un equilibrio perfecto de continuidad y de energías.

Pero en la medida en que la humanidad continúa con ese comportamiento reprochable por reprobable, generan que la negatividad de la Tierra aumente cada vez mas, así que sumada la negatividad humana con aquella que por naturaleza, de por sí le es propia a este planeta, originará que en un momento dado la positividad de nuestro sol, en la cual reside su capacidad de atracción, ya no sea suficiente para tener, retener y mantener a la Tierra orbitándolo.

De esta forma, atendiendo a los principios de polaridad energética y de equilibrio que se encuentran presentes por doquier, de continuar las cosas en ese crecimiento desmedido de negatividad de la humanidad, y por consecuencia de la Tierra, dará por resultado que al verse alterado el total de energía que anima a nuestro sistema solar, sea atraído hacia un cuerpo de mayor grado de positividad, de mayor tamaño, y consecuentemente de mayor grado de atracción, de forma que en cualquier momento podría salir nuestro átomo universal (sistema solar) disparado hacia el cosmos en pos de ese cuerpo de mayor emanación – atracción, ocasionando a ese cuerpo (¿nebulosa? ¿Quásar? que lo atrae, lo que en química se llama cambio de valencia.

Precisando mejor las cosas, para mejor comprensión de este punto, debo decir que, como en el universo todo es movimiento, “flujo y reflujo” constante, principio de vibración, todo se mueve, nada se mantiene estático, es en función de este principio, el principio de vibración, que no solo la luna orbita a la Tierra, y ésta última al sistema solar junto con los demás planetas que lo circunnavegan, sino que así como la Tierra y demás planetas orbitan al sol, éste último orbita a su vez a otro cuerpo mas grande, de manera que en ese constante movimiento es que por cambios o alteraciones de polaridad e intensidad vibratoria, que se genera por los habitantes de un cuerpo, por ejemplo, por los habitantes de la Tierra, cuya conducta afecta a todo el sistema solar, ocurre que nuestro átomo solar, nuestro sistema solar, va cambiando su rumbo por ley de sintonía de acuerdo a su nueva frecuencia o densidad vibratoria, a su longitud de onda, buscando sumarse al cuerpo que en función de esa nueva cualidad energética, de esa atracción electromagnética, le atraiga, y de esa forma es que al cambiar la valencia de ese gigantesco cuerpo por sumarse a sus demás sistemas solares o átomos cósmicos, ocasiona que sus habitantes entren en una nueva frecuencia vibratoria más alta, como está pasando en la actualidad a la flora y fauna terrícolas, a sus habitantes, a sus humanos, y por eso se presentan nuevas generaciones, los niños índigo, los niños cristal, los niños diamante, quienes al recibir otro tipo de energías manifiestan su existencia en forma acorde a la naturaleza de las mismas.

Aquí es bueno mencionar que en ese cambio pueden ocurrir muchas cosas, por ejemplo, que en su trayecto hacia el nuevo cuerpo mayor, coincida en la trayectoria de algún otro cuerpo cósmico y sobrevenga un choque como el que se tiene previsto por la ciencia y del que se habla en muchas de sus películas.

Ahora bien, se ha hablado de que la humanidad está amenazada en esta era de “muerte por fuego”, lo que podría cumplirse cuando al ingresar a la atmósfera terrestre tal cuerpo ocasionara por fricción un calentamiento, o si ese cuerpo con el que pudiera colisionarse fuera ígneo.

¿El armagedón de que tanto se habla?

¿La presencia del Apocalipsis?

Más, no debemos preocuparnos de ello, sino mas bien ocuparnos. ¿Cómo? informándonos.

No olvidemos que todo cuanto ocurre en el universo es justo y perfecto, que todo está calculado por esa Inteligencia Suprema que rige su existencia.

Esto es así, ya que siendo nuestro planeta negativo como cualidad vibratoria, es lógico que lo que sucede en este mundo necesariamente se asocia con lo negativo, por lo cual nuestras vivencias en origen son bajas por ley de correspondencia.

Las iniciales vivencias de quienes habitan este mundo van de acuerdo al grado de desarrollo espiritual personal de cada morador, las cuales se asocian con su grado de comprensión o de evolución,

Luego, aquello que consideramos negativo, por lógica se encuentra en armonía con la naturaleza negativa de la Escuela Tierra, de forma que todas las prácticas y conductas que se consideran negativas, contribuyen a que al ir tomando cada uno conciencia de la vida en este planeta, por ley de evolución y de necesidad de una mejor vida, se transmuten en positividad, siendo bien sabido que entre las muchas leyes que existen en este sitio cósmico se encuentra la de transformación, de cambio, de transmutación, que se traduce en una tendencia a mejorar, a ir hacia la luz, a un crecimiento.

Esto se explica asi:

Las experiencias agradables y desagradables que nos suceden en la vida, quedan en lo que se ha dado en llamar "registros akáshicos", que no es otra cosa que la memoria del universo, en donde se registra todo lo que acontece a lo largo y ancho del mismo, a sus galaxias, planetas y habitantes, en forma semejante a como nuestro cerebro registra en todo momento, y lleva una bitácora de lo que sucede en el interior del cuerpo, a través del sistema nervioso vegetativo o involuntario, con todas y cada de sus partículas, átomos, moléculas, células, tejidos, órganos, sistemas, etc., en que el cerebro recibe una información constante de todo lo que ocurre en su interior, cuyos datos decodifica, clasifica, analiza, manda una respuesta nivelatoria o compensatoria, y guarda como antecedente.

Esto, por ejemplificarlo, acontece cuando el cuerpo demanda nuevas células y el cerebro las envía, o cuando hay enfermedades y envía lo necesario para que haya alivio, todo lo cual se traduce en equilibrarlo en la obtención o recuperación de la salud.

De esta forma, nada, por pequeño que sea, queda sin registrarse por el cerebro, como tampoco en el universo.

De ahí aquello que reza que "no se mueve la hoja de un árbol sin la voluntad de DIOS"

De igual manera nuestras vivencias y experiencias se quedan en nuestro cerebro, pero como somos parte del universo, quedan también en el propio universo, al que pertenecemos, del cual formamos parte, y que es uno con nosotros y nosotros con EL – ELLA – ELLO, y tales vivencias y experiencias quedan en nuestros cromosomas, digamos "parte astral de los cromosomas" y se van con nosotros cuando partimos a nuestro descanso.

Como se mencionó en el Mensaje 17, la vida es espiral porque viaja como las ondas, en forma circular ascendente, es decir, es cíclica, y de cuando nacemos a cuando completamos el primer círculo, quedamos en una posición mas alta, porque si no fura así, seríamos círculos viciosos, más, al hacerlo en forma ascendente cada vez, nuestra vida adquiere características espirales.

En esa espiralidad ascendente aprendemos a no tomar un cerillo prendido porque nos quema, lo cual nos produce dolor, y es el propio dolor el que nos avisa que no debemos de hacerlo nuevamente, so pena de volver a sufrir.

El dolor se traduce en algo que conocemos, y se transforma en conocencia, de manera que espiralidad se traduce en conocencia.

Luego, el cúmulo de dolores o experiencias difíciles nos impelen a que las muchas conocencias se conviertan en conciencia, y es por conciencia que vamos alejándonos de las malas prácticas para evitar dolor y sufrimiento, hasta que al irnos alejando de la vida ruidosa, difícil, negativa, en forma progresiva, las demás personas nos ven como virtuosos, como espirituales, y así, la espiralidad se convierte en conocencia; la conocencia en conciencia, y finalmente, la conciencia en espiritualidad, que no es otra cosa que el aprendizaje de lo que no es bueno ni conveniente, y que nada tiene que ver con las religiones, sino con la experiencia, el conocimiento, la sabiduría, que nos aparta del camino incorrecto y por lo mismo nos vuelve recatados y apartados.

No debemos de confundirnos con estos conceptos, pues en los círculos religiosos se dice que "santo" significa apartado, pero ¿de que? del error, del mal camino, de lo improductivo.

Recuérdese que pecado significa error, vivir en el error.

Y así, es de esta forma que siendo por naturaleza vibratoria negativo este planeta, a la misma vez y como resultado del flujo y reflujo de energías, de expansión y de concentración, de atracción y rechazo, de sintonía, de experimentación, dolor y sufrimiento, finalmente se va transformando lo negativo en positivo en la mente humana, siendo esa la misión de la tierra, hacer que sus habitantes se polaricen y en un momento dado estén listos para emigrar a otros mundos por crecimiento interno, por el esfuerzo realizado sobre si mismos, que se logra por un cambio de energías, de necesidades y de preferencias, cuya emigración es en sí el rechazo que se da en la excepción de aquella ley que establece que aun cuando originalmente “polos iguales se rechazan”, “polos distintos se atraen”, llega el momento en que la luz rechaza a la oscuridad y ésta última a la propia luz.

¿Se comprende?

 

Se sabe que cada cuerpo, sin importar del tamaño que sea, es continente y contenido:

Continente porque está formado por cuerpos mas pequeños a los cuales contiene, y contenido porque a su vez se encuentra dentro de cuerpos mas grandes.

Ilustraré esta explicación diciendo que los propios electrones de un átomo también tienen habitantes, y para mejor comprensión de ello les invito a que contemplemos o analicemos un átomo grande, nuestro sistema solar, en el que el planeta Tierra es un electrón cósmico.

Verán así que siendo La Tierra un electrón cósmico, como bien lo sabemos, tiene pobladores:

La humanidad.

Ustedes.

Este mundo es de polaridad negativa por naturaleza, visto ello como una cualidad vibratoria, con el objeto de establecer un equilibrio con el sol, que como sabemos, es positivo.

Pues bien, sucede que esa negatividad originaria natural de este planeta es la sumatoria de un proceso de inter actuación que se da, entre otras cosas, con el frotar de su superficie por sus componentes, los humanos, quienes al pisarla, al desplazarse en ella, la frotan.

Más, no debemos desconsiderar que de los seres que la habitan, los hay positivos, negativos y neutros, los cuales comparten su energía con el planeta, y éste con ellos.

Sin embargo, con todo, prevalece su polaridad negativa.

Como sea, su cualidad vibratoria negativa, que con todo, es un proceso natural cósmico, se ha venido acentuando cada vez mas, debido a la inadecuada conducta que despliegan muchos de sus habitantes, que por cierto cada día aumenta en forma descontrolada, entre los cuales encontramos un número cada vez mayor de violadores, guerrilleros, secuestradores, asaltantes, ladrones, corruptos, traficantes de drogas, opresores, brujos, asesinos, etc., quienes con su actuar generan energías altamente negativas, mismas que con su proceder irradian, energías o cualidades negativas que al propagarse, como todo aquello que tiene movimiento, viaja en ondas, y de esta forma es claro que su propagación viaja tanto hacia el cosmos como hacia el propio planeta, cumpliendo con un proceso, con un imperativo cósmico.

Existen en este mundo procederes y actitudes de todos tipos, entre los que encontramos ira, murmuración, crítica, envidia, maledicencia, resentimiento, sed de poder, de venganza, etc., todo lo cual, en apariencia también contamina, a este mundo principalmente, y también al propio universo.

Por otra parte tenemos que la humanidad presenta un afán cada vez mayor por el dinero, y para lograrlo recurren a toda clase de actividades, entre las cuales inmisericordemente se talan montes, se contamina la atmósfera, se perfora la capa de ozono, se depredan flora y fauna exterminando especies animales y vegetales sin mayor miramiento, ello sin contar con los altos niveles de contaminación, por ruido, y tantos tipos de destrucción que se han venido practicando a ciencia y paciencia de las autoridades gubernamentales y de los pobladores de todo el mundo, todo lo cual necesariamente produce cambios, pues las precitadas flora, fauna, bosques, atmósfera y demás, son conductores de la energía que anima a este mundo.

Aunque debo agregar que no solo inciden y afectan en la polaridad vibratoria de este planeta, sino también en su salud… la salud de este mundo, como ocurre con lo que llaman “progreso” cuando hacen referencia a que “la civilización” avanza, que no es otra cosa que al urbanizarlo le producen con su asfalto y concreto una enorme resequedad y aumento de temperatura en su superficie, que cuando sucede en nuestro cuerpo, es una afección física que se denomina “jiote”, cuya resequedad produce comezón, y si no se cura, se propaga poco a poco al resto del cuerpo.

Esto tiene relación con lo que se ha venido diciendo, ya que, con todo, sucede que lo que mantiene a la Tierra orbitando en forma permanente alrededor del sol, es la proporción que existe entre la negatividad de la Tierra y la positividad del referido sol, que se traduce en un equilibrio perfecto de continuidad y de energías.

Pero en la medida en que la humanidad continúa con ese comportamiento reprochable por reprobable, generan que la negatividad de la Tierra aumente cada vez mas, así que sumada la negatividad humana con aquella que por naturaleza, de por sí le es propia a este planeta, originará que en un momento dado la positividad de nuestro sol, en la cual reside su capacidad de atracción, ya no sea suficiente para tener, retener y mantener a la Tierra orbitándolo.

Sígueme en Facebook

De esta forma, atendiendo a los principios de polaridad energética y de equilibrio que se encuentran presentes por doquier, de continuar las cosas en ese crecimiento desmedido de negatividad de la humanidad, y por consecuencia de la Tierra, dará por resultado que al verse alterado el total de energía que anima a nuestro sistema solar, sea atraído hacia un cuerpo de mayor grado de positividad, de mayor tamaño, y consecuentemente de mayor grado de atracción, de forma que en cualquier momento podría salir nuestro átomo universal (sistema solar) disparado hacia el cosmos en pos de ese cuerpo de mayor emanación – atracción, ocasionando a ese cuerpo (¿nebulosa? ¿Quásar? que lo atrae, lo que en química se llama cambio de valencia.

Precisando mejor las cosas, para mejor comprensión de este punto, debo decir que, como en el universo todo es movimiento, “flujo y reflujo” constante, principio de vibración, todo se mueve, nada se mantiene estático, es en función de este principio, el principio de vibración, que no solo la luna orbita a la Tierra, y ésta última al sistema solar junto con los demás planetas que lo circunnavegan, sino que así como la Tierra y demás planetas orbitan al sol, éste último orbita a su vez a otro cuerpo mas grande, de manera que en ese constante movimiento es que por cambios o alteraciones de polaridad e intensidad vibratoria, que se genera por los habitantes de un cuerpo, por ejemplo, por los habitantes de la Tierra, cuya conducta afecta a todo el sistema solar, ocurre que nuestro átomo solar, nuestro sistema solar, va cambiando su rumbo por ley de sintonía de acuerdo a su nueva frecuencia o densidad vibratoria, a su longitud de onda, buscando sumarse al cuerpo que en función de esa nueva cualidad energética, de esa atracción electromagnética, le atraiga, y de esa forma es que al cambiar la valencia de ese gigantesco cuerpo por sumarse a sus demás sistemas solares o átomos cósmicos, ocasiona que sus habitantes entren en una nueva frecuencia vibratoria más alta, como está pasando en la actualidad a la flora y fauna terrícolas, a sus habitantes, a sus humanos, y por eso se presentan nuevas generaciones, los niños índigo, los niños cristal, los niños diamante, quienes al recibir otro tipo de energías manifiestan su existencia en forma acorde a la naturaleza de las mismas.

Aquí es bueno mencionar que en ese cambio pueden ocurrir muchas cosas, por ejemplo, que en su trayecto hacia el nuevo cuerpo mayor, coincida en la trayectoria de algún otro cuerpo cósmico y sobrevenga un choque como el que se tiene previsto por la ciencia y del que se habla en muchas de sus películas.

Ahora bien, se ha hablado de que la humanidad está amenazada en esta era de “muerte por fuego”, lo que podría cumplirse cuando al ingresar a la atmósfera terrestre tal cuerpo ocasionara por fricción un calentamiento, o si ese cuerpo con el que pudiera colisionarse fuera ígneo.

¿El armagedón de que tanto se habla?

¿La presencia del Apocalipsis?

Más, no debemos preocuparnos de ello, sino mas bien ocuparnos. ¿Cómo? informándonos.

No olvidemos que todo cuanto ocurre en el universo es justo y perfecto, que todo está calculado por esa Inteligencia Suprema que rige su existencia.

Esto es así, ya que siendo nuestro planeta negativo como cualidad vibratoria, es lógico que lo que sucede en este mundo necesariamente se asocia con lo negativo, por lo cual nuestras vivencias en origen son bajas por ley de correspondencia.

Las iniciales vivencias de quienes habitan este mundo van de acuerdo al grado de desarrollo espiritual personal de cada morador, las cuales se asocian con su grado de comprensión o de evolución,

Luego, aquello que consideramos negativo, por lógica se encuentra en armonía con la naturaleza negativa de la Escuela Tierra, de forma que todas las prácticas y conductas que se consideran negativas, contribuyen a que al ir tomando cada uno conciencia de la vida en este planeta, por ley de evolución y de necesidad de una mejor vida, se transmuten en positividad, siendo bien sabido que entre las muchas leyes que existen en este sitio cósmico se encuentra la de transformación, de cambio, de transmutación, que se traduce en una tendencia a mejorar, a ir hacia la luz, a un crecimiento.

Esto se explica asi:

Las experiencias agradables y desagradables que nos suceden en la vida, quedan en lo que se ha dado en llamar "registros akáshicos", que no es otra cosa que la memoria del universo, en donde se registra todo lo que acontece a lo largo y ancho del mismo, a sus galaxias, planetas y habitantes, en forma semejante a como nuestro cerebro registra en todo momento, y lleva una bitácora de lo que sucede en el interior del cuerpo, a través del sistema nervioso vegetativo o involuntario, con todas y cada de sus partículas, átomos, moléculas, células, tejidos, órganos, sistemas, etc., en que el cerebro recibe una información constante de todo lo que ocurre en su interior, cuyos datos decodifica, clasifica, analiza, manda una respuesta nivelatoria o compensatoria, y guarda como antecedente.

Esto, por ejemplificarlo, acontece cuando el cuerpo demanda nuevas células y el cerebro las envía, o cuando hay enfermedades y envía lo necesario para que haya alivio, todo lo cual se traduce en equilibrarlo en la obtención o recuperación de la salud.

De esta forma, nada, por pequeño que sea, queda sin registrarse por el cerebro, como tampoco en el universo.

De ahí aquello que reza que "no se mueve la hoja de un árbol sin la voluntad de DIOS"

De igual manera nuestras vivencias y experiencias se quedan en nuestro cerebro, pero como somos parte del universo, quedan también en el propio universo, al que pertenecemos, del cual formamos parte, y que es uno con nosotros y nosotros con EL – ELLA – ELLO, y tales vivencias y experiencias quedan en nuestros cromosomas, digamos "parte astral de los cromosomas" y se van con nosotros cuando partimos a nuestro descanso.

Como se mencionó en el Mensaje 17, la vida es espiral porque viaja como las ondas, en forma circular ascendente, es decir, es cíclica, y de cuando nacemos a cuando completamos el primer círculo, quedamos en una posición mas alta, porque si no fura así, seríamos círculos viciosos, más, al hacerlo en forma ascendente cada vez, nuestra vida adquiere características espirales.

En esa espiralidad ascendente aprendemos a no tomar un cerillo prendido porque nos quema, lo cual nos produce dolor, y es el propio dolor el que nos avisa que no debemos de hacerlo nuevamente, so pena de volver a sufrir.

El dolor se traduce en algo que conocemos, y se transforma en conocencia, de manera que espiralidad se traduce en conocencia.

Luego, el cúmulo de dolores o experiencias difíciles nos impelen a que las muchas conocencias se conviertan en conciencia, y es por conciencia que vamos alejándonos de las malas prácticas para evitar dolor y sufrimiento, hasta que al irnos alejando de la vida ruidosa, difícil, negativa, en forma progresiva, las demás personas nos ven como virtuosos, como espirituales, y así, la espiralidad se convierte en conocencia; la conocencia en conciencia, y finalmente, la conciencia en espiritualidad, que no es otra cosa que el aprendizaje de lo que no es bueno ni conveniente, y que nada tiene que ver con las religiones, sino con la experiencia, el conocimiento, la sabiduría, que nos aparta del camino incorrecto y por lo mismo nos vuelve recatados y apartados.

No debemos de confundirnos con estos conceptos, pues en los círculos religiosos se dice que "santo" significa apartado, pero ¿de que? del error, del mal camino, de lo improductivo.

Recuérdese que pecado significa error, vivir en el error.

Y así, es de esta forma que siendo por naturaleza vibratoria negativo este planeta, a la misma vez y como resultado del flujo y reflujo de energías, de expansión y de concentración, de atracción y rechazo, de sintonía, de experimentación, dolor y sufrimiento, finalmente se va transformando lo negativo en positivo en la mente humana, siendo esa la misión de la tierra, hacer que sus habitantes se polaricen y en un momento dado estén listos para emigrar a otros mundos por crecimiento interno, por el esfuerzo realizado sobre si mismos, que se logra por un cambio de energías, de necesidades y de preferencias, cuya emigración es en sí el rechazo que se da en la excepción de aquella ley que establece que aun cuando originalmente “polos iguales se rechazan”, “polos distintos se atraen”, llega el momento en que la luz rechaza a la oscuridad y ésta última a la propia luz.

¿Se comprende?

Menú de cierre

Comparte con un amigo