SHAUD 8: "El Dilema Gurú" Parte 2

1 (18)

La Serie e2012

Presentando a ADAMUS, canalizado por Geoffrey Hoppe
2° PARTE

2. Desintegración del Sí Mismo Emocional

Número dos. Una gran parte del sí mismo que han intentado llegar a conocer a lo largo de los años, una gran parte de ese sí mismo era su sí mismo emocional, su sí mismo emocional, y ahora mismo se está disolviendo. Se está desintegrando. Se está yendo a pique. ¿Bueno? Bueno, sí. Sí, absolutamente.

Lo que está sucediendo es, particularmente cuando lo creativo-mental se une, que en realidad ya no hay más cuarto en la posada para el sí mismo emocional, el niñito malo (Adamus ríe). Sí. Esa cosita – bueno, de hecho es una cosota – que gritaría y los interrumpiría tan a menudo. Saben, la emoción viene de la mente, absolutamente 100% mental. Es la mala imitación de la mente de los auténticos sentimientos del alma.

Así que la mente inventó esto – al parecer estaba celosa de no tener sentimientos auténticos – así que inventó las emociones. Ellas son inmaduras. Son poco realistas. Son demandantes. Son egoístas sin ser completo-sí mismo.

Las emociones nunca podían lograr lo suficiente. Eran alimentadores de energía. Se alimentaban del tú real. Se alimentaban de otra gente. Eso ocasionaba berrinchitos. Ocasionaba enojo. Ocasionaba que ustedes miraran las cosas con ojos muy inmaduros.

Así que ahora mismo el sí mismo emocional se está desintegrando.

KATHLEEN: ¡Wu jú! (Adamus y la audiencia ríen)

ADAMUS: ¿Vendrías acá y harías eso? Déjame decirlo otra vez. Y ahora mismo el sí mismo emocional se está desintegrando.

KATHLEEN: ¡Wu jú! (Adamus y la audiencia ríen más y aplausos)

Entonces ¿qué sucede? ¿Qué sucede con la manera en que te sientes con respecto a ti mismo cuando ese sí mismo se está desintegrando? ¿Qué sucede? Voy a entregarle esto a Aandrah, si le dieras el micrófono.

¿Qué sucede? Tú lo has visto en muchos con los que trabajas – y anda y ponte de pie aquí arriba – cuando el sí mismo emocional empieza a desintegrarse.

AANDRAH: Tiene ataques de gritos.

ADAMUS: Absolutamente, tiene ataque de gritos. Sí. No tienes que decirme eso, diles eso a ellos. (Risas cuando él hace señas hacia la audiencia).

AANDRAH: (A la audiencia) Ataques de gritos.

ADAMUS: Ataques de gritos. Ataques de gritos, porque está acostumbrado a salirse con la suya. Está acostumbrado a tocarlos muy, muy bien, como un violín. Está acostumbrado a ser de la manera en que ustedes inadvertidamente, quizá inconscientemente, robarían energía. Esa es la manera en que ustedes muchas veces incluso se sintieron vivos, cuando ese mocosuelo emocional salió y empezó a ordenar y demandar, pasando por encima del tú espiritual.

Ahora mismo está marchitándose. No tiene ningún lugar, y por supuesto, mientras eso sucede, va a gritar. A ustedes les van a dar ataques de enojo, ataques de cositas raras, emociones que pensaban que tenían controladas hace mucho tiempo – celos, el otro teniendo más. Va a tener una manerita de gritar acerca de: “¿Por qué no estoy obteniendo más dinero, más atención? ¿Cómo es que no dijeron algo agradable sobre mí?”. Cositas raras, y una parte de ustedes está pensando: “Bueno, eso es tan extraño. ¿Por qué estoy pensando eso? Pensé que ya estaba más allá de eso”.

Bueno, ahora mismo ese sí mismo emocional se está rebelando. Al parecer es como… gracias (a Linda que le entregó una bebida). Al parecer es como la bruja mala en el Mago de Oz cuando tiraron sobre ella el agua. Gritando, gritando: “Auxilio… ”.

KATHLEEN: ¡Me estoy derritiendo! ¡Me estoy derritiendo!

ADAMUS: Ven acá arriba y haz eso (risas). Al parecer es como la bruja mala en el Mago de Oz gritando…

KATHLEEN: ¡Me estoy derritiendo! ¡Me estoy derritiendo!

ADAMUS: (Riendo). Gracias. Gracias. Lo haces tanto mejor. ¿Te gustaría canalizar aquí arriba algún día? (Adamus ríe). Entonces sí. Ella dijo sí. Todos ustedes lo oyeron. Las cámaras lo vieron. La cámara está mirándote ahora mismo. Obsérvala, obsérvala saludarte y hacerte guiños (muchas risas cuando la cámara se mueve atrás y adelante). ¡Oh sí! Y ahora hay cuatro de ellas.

Así que, absolutamente, se está derritiendo. Se está derritiendo, Se está marchando.

Un par de cosas suceden aquí. Él está buscando desesperadamente intentar mantener su posición. Los va a amenazar. Va a hacer toda clase de cosas extrañas. Va a salir en la noche en sus sueños. Va a aparecer en los momentos más inapropiados. Va a combatirlos. No se preocupen por ello. Toman una respiración profunda y dicen: “¡Muérete bruja!”. (Muchas risas). “¡Se acabó! ¡Adiós! Yo tire agua; tú márchate. Yo estoy creciendo hacia arriba o creciendo hacia adentro; tú estás yéndote, adiós-adiós para siempre. No más”. (N. de T: No más dicho en español)

Entonces, queridos Shaumbra, solo unas cuantas cosas suceden cuando el sí mismo emocional se marcha. Ha sido como un mal amigo, pero un amigo que siempre estaba ahí, y parte de ustedes empieza a añorar esa especie de interacción disfuncional que constantemente tenían con él. Así que va a haber un poquito de ustedes que anhele volver a recibir solo un poco de eso. Observen a quiénes escogen por amigos durante este periodo, porque ellos van a ser interesantes cuasi-reemplazos para este sí mismo emocional que se está marchando.

También podrían hallar que repentinamente se dan cuenta de que el sí mismo emocional tenía una manera extraña de compartir sus comidas con ustedes – sus comidas de alimentarse de otra gente. Tomaría un plato grande y les daría un poquito del plato de energía que acababa de tomar de alguien, pero al menos ustedes recibían algo. Por lo menos les daba el desayuno, en el esquema de las cosas.

De manera que ahora parte de ustedes va a tener deficiencia de energía. Las vitaminas no van a ayudar. Los Smoothies (N. de T: bebida de hielo molido con jarabe de frutas) no van a ser capaces de ayudar en esto. Parte de ustedes va a estar buscando desesperadamente energía de algún otro lado.

Deténganse. Deténganse en el acto mismo. Tomen una respiración profunda (Adamus toma una respiración profunda). Toman una respiración profunda y ahí es cuando dicen: “Yo Soy el que Yo Soy. Yo soy mi propio refrigerador (risas). Todo está dentro de mí. Yo soy el cocinero. Yo puedo crear eso. Yo no necesito ir a ninguna otra parte”.

Hay energía entrando de todos lados. De todos lados. Hay una superabundancia. Ahora mismo tenemos un súper suministro de energía en la Tierra– energía cósmica, que está – tanta de ella que está afectando a la gente. Pero cuando sientan esa necesidad de alimentarse, tomen una respiración profunda – está aquí mismo (adentro). Está aquí mismo, y está entrando de fuentes gratis – el cosmos, su divino, cada parte de ustedes – de manera que toman una respiración profunda y la sienten.

Entonces, mis queridos amigos, van a oír algunos gritos y alaridos de este sí mismo emocional. ¿Qué le va a suceder a él? ¿Qué le va a suceder a él? Porque sé que algunos de ustedes están realmente preocupados de que le estén haciendo daño. Quieren nutrirlo. Quieren traerlo de regreso y decir: “Siento tanto ser un tonto espiritual tal. Siento haber intentado deshacerme de ti”. ¿Qué está sucediendo?

SHAUMBRA 1 (mujer): Va a transmutar ¿cierto?

ADAMUS: Transmutar. Absolutamente. Eso es todo lo que va a hacer. Ha estado atrapado en el bebito. Ha estado atrapado en el adolescente inmaduro, y ahora va a transformarse en el Yo Soy. Yo Soy.

Así que tomemos una respiración profunda con eso.

3. El Tiempo

Otro factor – factor importante – número tres: el tiempo. Ahora bien, ustedes ya saben esto. El tiempo es realmente… primero que nada, el tiempo es esencialmente una ilusión. Es una verdadera ilusión. El tiempo tiende a ser mental, entonces mientras lo creativo y lo mental se están combinando, el concepto del tiempo, al cual están profundamente anclados – ¿qué hora es Bonnie?

BONNIE: Tengo que ver.

ADAMUS: Bien, bien. Ella dijo: “Tengo que ver”. Me alegra que no lo supiera de la parte superior de su cabeza.

El concepto del tiempo cambia, y ustedes empiezan a darse cuenta de cuán flexible es en realidad. Empiezan a darse cuenta de que es una herramienta energética. Pero también empiezan a darse cuenta de cuánto ha sido una prisión para ustedes.

Mientras el tiempo cambia, ustedes se darán cuenta de que puede ir para atrás y para adelante y a los lados, y tan divertido como eso suena – ser capaz de ir atrás en el tiempo… y no estoy hablando del tiempo lineal; estoy hablando del tiempo experimental. Hay un poco de diferencia. Explicaré.

Entonces el tiempo lineal es su reloj. El tiempo lineal calculado sobre los movimientos del sol y las estrellas y todo el resto de eso. Es como la mayoría de la gente basa sus días. El tiempo experimental es la secuencia de los eventos que han tenido lugar, la sabiduría que ha sido ganada de esas experiencias, y la evolución o la revelación del siguiente grupo de grandes potenciales. Esa es mi definición del tiempo fuera del reloj que ustedes traen puesto.

Repentinamente ustedes empiezan a darse cuenta de que el tiempo es muy maleable. Pueden regresar en el tiempo. No del tipo época de 1823, aunque probablemente podrían, pero no quieren. No fue un muy buen año. Pero pueden regresar a través del tiempo experimental. Pueden regresar a través de la secuencia de eventos y la percepción de esos eventos, la sabiduría que fue destilada de esos eventos. Pueden regresar en cualquier momento.

Y cuando lo hagan, tendrán una revelación interesante y dirán: “Bueno, esto es extraño. Esto es como todo completamente nuevo. Aunque he ido atrás en el tiempo, se siente como que es el futuro”, porque, de un modo extraño, al parecer lo es. Déjenme explicar.

Cuando expanden su conciencia – y ahí es donde a veces las palabras son tan limitadas – no piensen en expansión como… ¿Sostendrías esa bazofia? (Entregándole su taza a Linda).

LINDA: Es un placer.

ADAMUS: No piensen en expansión como yendo así – externo (extendiéndose). La expansión, de una manera muy extraña es en realidad así (juntando sus manos). Ahora bien, la mente dice: “Bueno, no. Eso es colapsar”. No, es destilar. Así que cuando expanden su conciencia, en realidad están aclarándola, simplificándola, destilándola.

De manera que cuando van atrás en el tiempo, el tiempo experimental, lo cual pueden hacer en cualquier momento que quieran, repentinamente se dan cuenta de que esto es completamente nuevo. Van a decir: “Pensé que Adamus dijo que podíamos ir atrás en el tiempo. Estoy en el futuro”. ¿De veras lo están? ¿Este salón es realmente nuevo el día de hoy? Já.

Pueden ir atrás, y esa experiencia que fue, repentinamente cambia – todo de ella – así que parece nueva. No es lo que era antes ¿Por qué? Porque la están visitando ahora con una nueva conciencia, con un nuevo set de ojos. Toda una manera compleja de distraerlos por un momento para decir que el tiempo está cambiando; el tiempo experimental, pero también afectará su tiempo lineal de reloj. Eso es algo bueno ¿Lo es? ¿Cuáles son las caídas? Siempre necesitar preguntarle a alguien qué hora es, sí.

Cuáles son los… (Sart dice “¡Consigue un reloj!”). Consigue un reloj, sí. ¿Cuáles son los desafíos cuando ustedes están liberados de las restricciones del tiempo? Siempre llegan tarde a las citas. Sí. Sí.

GARRET: O siempre llegas temprano.

ADAMUS: Tú siempre llegas temprano a las citas, sí.

Lo que sucede es que ustedes se sienten muy perturbados por las cosas. Han estado acostumbrados a calcular sus movimientos, sus procesos mentales a lo largo de todo el día, basados en el tiempo. Incluso su hambre en la mañana, su cansancio en la tarde, su relajarse en la noche – cualquier cosa que resulte ser – estaban todas saliendo a actuar en todo este esquema del tiempo.

Cuando ese tiempo empiece a cambiar, o finalmente marcharse, va a hacer que ustedes se sientan un poco raros, y cuando lo hagan, ¿qué van a hacer? (Alguien dice “Respirar”). No, yo dije qué iban a hacer ustedes. Eso es lo que yo haría. ¡Ustedes van a tratar de regresar! Van a decir: “Oh, no puedo manejar esto. Esto es un poco abrumador. Dios mío, qué día tan terrible y tengo miedo de irme a dormir en la noche, así que voy a ir para atrás. Quiero regresar a, bueno, voy a ir a leer algunas de las cosas de Tobías, porque eso realmente me regresará en el tiempo”. (Risas). “Él era realmente amable y mantenía sus ojos cerrados” (más risas).

LINDA: ¿Cuál es el número tres?

ADAMUS: Oh, el tres es el tiempo.

LINDA: El tiempo. ¿El tiempo nada? ¿El tiempo cambiante? El tiempo…

ADAMUS: Solo el tiempo en general.

LINDA: Okey.

ADAMUS: Así que todo cambia, a tal grado que llegan a sentirse incómodos. Su cuerpo, incluso, está tratando de ajustarse al nuevo tiempo/no tiempo. Y entonces va a doler, porque su cuerpo está acostumbrado a sentir de la manera en que lo han entrenado. Lo han entrenado a dormir a ciertas horas, comer a ciertas horas, hacer las otras cosas corporales a cierta hora, así que va a sentirse muy incómodo. Su mente se va a volver loca. Su mente se va a volver loca, especialmente para los Virgos (Adamus ríe) (N. de T: Geoffrey es Virgo), porque ya no va a ser tan predecible. No va a ser tan predecible.

¿Qué hacen ustedes? Sí, toman una respiración profunda. Toman una respiración profunda. Ahí es donde confías en ti mismo. Ahí es donde te dejas estar conectado a tierra pero expansivo. Donde te dejas destilarlo a las cosas esenciales. Donde cesas de preguntar: ¿Qué está mal conmigo? ¿Qué está mal conmigo?”.

Primero que nada, cuando preguntan: “¿Qué está mal conmigo?”, lo cual tantos de ustedes hace – quizá no esas palabras exactas, sino diferente terminología, “¿Qué está mal conmigo?” – desafortunadamente, ¡van a recibir la respuesta! Van a recibir una larga lista de todos los aspectos, del universo, de todas partes. “¡Oh! Ella quiere saber qué está mal con ella. ¡Le diremos!”. Ya no hagan esa pregunta.

Digan así: “Yo Soy el que Yo Soy, ¡lárguense! Yo Soy el que Yo Soy”. Ya no hagan esa vieja pregunta. Y no pregunten: “¿Quién soy?”. ¡Oh, dios mío!, esa es una pregunta tan mala de formular (Adamus ríe).

Entonces el cuarto elemento de las cosas energéticas por las que ustedes están pasando… ¿Sí, Oso Risueño?

OSO RISUEÑO: ¿Puedo usar eso como una calcomanía para el coche – “Yo Soy el que Yo Soy, ¡lárguense!?”.

ADAMUS: Sí. Yo sería un poco cauteloso de dónde manejabas luego de eso. No vayas a Boulder (risas). Y no vayas a Texas (Adamus ríe).

OSO RISUEÑO: ¿Qué tal Carolina del Sur?

ADAMUS: Absolutamente. Es toda tuya. Es toda tuya, y gracias por preguntar.

4. Multifacéticos

Entonces la cuarta cualidad de las cosas por las que están pasando ahora mismo, y adhiéranse conmigo a esta. Ustedes tienen esta nueva fase aquí arriba. Hermosa, sí. Muy costosa. Muy costoso, todo esto. Esto no llegó gratis. Así que adelanten, vacíen sus bolsillos hoy antes de irse (risas), A Cauldre le hubiera encantado haber dicho eso, pero yo podía. ¡No estoy bromeando!

Bueno, como sea, Shaumbra. Tienen esta estupenda nueva fase. Esta es una, llamémosla, percepción, dimensión. Yo soy lo otro. Yo estoy aquí caminando de acá para allá y estoy… ¿qué estoy haciendo hoy, querida Linda?

LINDA: Pontificando.

ADAMUS: Pontificando, ¿lo hago? ¿Provocando?

LINDA: ¡No! Fue una broma.

ADAMUS: Provocando, quizá.

LINDA: Estimulando.

ADAMUS: ¡Distrayendo!

LINDA: Ohhhh.

ADAMUS: Ese es mi regalo. Soy un gran distractor.

EDITH: Sí, ciertamente.

ADAMUS: Sí, ciertamente. Sí, y distraigo porque a veces sencillamente lo necesitamos, a veces para salir de la energía mental, una pequeña distracción. Mientras estoy distrayendo, las verdaderas energías que ustedes han pedido entonces pueden entrar, porque de lo contrario, ustedes están pensando demasiado sobre ellas, y ellas están un poco bloqueadas. Pero una pequeña distracción – ¡swfft! – recibes una inyección de ti mismo. Qué cosa estupenda.

De manera que, tenemos la fase ahí arriba, hermosa fase. ¿Quieren verme volverme multidimensional justo frente a sus ojos? (La audiencia dice “¡Sí!”). Pon una de esas cámaras exacto sobre mí. (La pantalla detrás de Adamus repentinamente muestra imágenes de él repitiéndose hasta el infinito). ¡Sorprendente! (La audiencia ríe y dice “¡Juu!”). ¡Sorprendente! ¡Y ellos decían que no podía hacerse!

Siguiente, ¿quieren verme caminar sobre el agua? (La audiencia dice “¡Sí!”).

LINDA: ¡No!

ADAMUS: Sí.

LINDA: ¡No! ¡No, maldita sea!

ADAMUS: ¡Caminar sobre el agua! (Vierte un poco de agua sobre el suelo, luego camina sobre ella; la audiencia ríe y aplaude). ¡Y ellos decían que no podía hacerse! (Muchas risas). Gracias.

LINDA: Te dije que no.

ADAMUS: ¡Una distracción! Un distracción temporal, una pequeña infusión de ti mismo. ¿Saco algunos otros trucos de mis mangas? (Risas).

Entonces, lo que está sucediendo es que ahí está la fase, ahí estoy yo. Y es interesante que eso es lo que ustedes perciben, pero frecuentemente separado. Están observando mis movimientos a través de Cauldre, generalmente ignorantes de la fase. Están concentrados en solamente esa cosa.

Interesante. Mientras estoy aquí arriba hablando, también hay muchas otras fases por doquier. Las fases de la vida, las fases de donde ustedes van a darle forma práctica a sus experiencias, los estados de sueño, y todas están, en realidad todas están aquí mismo. Y no soy solo yo moviéndome por ahí aquí arriba. Hay algunos amigos conmigo hoy que están moviéndose por ahí.

El punto es que ustedes se van a volver multifacéticos. En otras palabras, van a empezar a percibir las diferentes gradas y los diferentes niveles de la realidad alrededor de ustedes. No va a ser singular. La mente ha tendido a separar las cosas. Le gustan los compartimentos. Le gusta todo lo que piensa que está de un agradable modo ordenado. Pero lo creativo, ahora entrando, va a cambiar eso, así que será multifacético. Eso es una cosa buena, ¿cierto? Pero ¿cuáles son los desafíos? ¿Cuáles son los desafíos, David?

DAVID: Desorientación.

ADAMUS: Desorientación, absolutamente. A ustedes les gusta agradable y simple o agradable – no simple, de hecho, les gusta complejo – pero les gusta agradable y claro. Les gusta singularmente complejo. En otras palabras, una sola dimensión, pero entonces tratan de hacerla muy compleja. Se están moviendo a un estado de ser en que van a percibir muchas de las dimensiones alrededor de ustedes, y va a ser desorientador física y mentalmente. A veces puede ser aterrador.

Algunos de ustedes han tenido experiencias en las pasadas pocas semanas de sentir como que sencillamente van a salirse de su cuerpo. Y entonces ¿qué hacen? Se aferran. Tratan de volver a entrar. Hacen la respiración. Dan zapatazos. Hacen cualquier cosa. Los asusta. Comprensiblemente, porque ¿qué sucede cuando se deslizan más allá? Solo date permiso a ti mismo de hacerlo, sencillamente, de una manera gentil y amable. Hay tanto más allá afuera.

Y a lo creativo le encanta. Lo creativo lo entiende. Lo creativo se baña en ello. No se alimenta de ello – pero ello vuelve vivaz al creativo para ser multidimensional, para darse cuenta de que ahí mismo hay muchas fases. Hay muchas realidades que están todas ocurriendo al mismo tiempo.

Intenten esto. Si alguna vez están recibiendo esa sensación, esa sensación inestable de que repentinamente la realidad está cambiando, la reacción típica es abrir los ojos realmente grandes, porque los ojos son los que, probablemente más que nada aparte de su mente, los anclan a la realidad. Pero sus ojos también son los más grandes tergiversadores de la realidad. Los más grandes tergiversadores.

Cierren sus ojos. Cierren sus ojos y sientan las dimensiones alrededor. La mente está diciendo: “Bueno, pero no puede ser vista con los ojos, así que no existe”. ¡Ah! Ah, semejante mentira. Semejante gran mentira. Pues ustedes cierran sus ojos y lo creativo sale del escondite. Sube al área del tercer ojo. Hará una hermosa conexión con la mente, así la mente puede empezar a comprender los multifacéticos sin tratar de controlarlos.

En este punto, con los ojos cerrados, las energías concentradas en la región del tercer ojo, ahora lo creativo está dominando las energías de una manera muy amorosa. No como la mente acostumbraba dominar, sino que lo creativo está poniendo de manifiesto estas energías. No dejará que la mente tome el control de ello. Así por consiguiente, ustedes pueden introducirlo.

Así que esos son mis cuatro… multifacéticos sería la número cuatro.

LINDA: ¿Multifacéticos?

ADAMUS: Multifacéticos. Etapas. Teatros. Las realidades. Las dimensiones. Multifacético. Multifacético, ustedes se está moviendo a eso.

De manera que traigo estas cuatro cosas para ayudarlos a entender en dónde están, por lo que están pasando ahora mismo, porque sé que a veces se preocupan. Sé que a veces se están preguntando si lo están haciendo bien, cuál es la receta. Todo se está resolviendo. Solo sucede que ustedes están pasando por un tremendo número de cosas distintas ahora mismo, tanto más de lo que jamás hayan atravesado de una sola vez.

Sígueme en Facebook

Así que tomemos una respiración profunda con eso… y cubriré más en nuestras reuniones futuras; cosas diferentes que están sucediendo.

Ahora me gustaría llegar un poco al punto antes de que tomemos las preguntas y respuestas (risita de Linda).

El Dilema Gurú

Y el otro punto, quizá el quinto, pero no quiero ponerlo… él merece su propia hoja de papel. Merece lo suyo propio, porque es otra evolución por la que ustedes están pasando. En realidad es un dilema. Es un dilema. Es lo que yo llamo el dilema gurú. ¿Qué significa eso?

Significa que aquí están ustedes, seres que se están convirtiendo en iluminados y permitiendo que eso entre en su vida cotidiana; seres espirituales en un sendero espiritual; por lo general superando todo el concepto de tener que llegar a conocerte a ti mismo para poder finalmente ser tú mismo, verás.

LINDA: ¿Dos emes? (N. de T: en inglés se escribe dilemma).

ADAMUS: Dilemma. Dos emes.

Y tienen un cierto concepto arquetípico de esta cosa llamada iluminación y gurú, y es muy distractor, porque ponen esto como el Estándar o el ejemplo, la luz resplandeciente en su sendero y dicen: “Yo tengo que ser así. Tengo que ser – a fin de ser mi sí mismo espiritual – tengo que hacer como hicieron los gurús”.

Precisamente como de lo que hablábamos antes, desmantelar todo este concepto de llegar a conocerte a ti mismo, también es hora de desmantelar todo el concepto del gurú que ustedes están aspirando ser.

Déjenme darles unos cuantos ejemplos, y mientras lo hago, piensen en lo que ha sido su dilema gurú. ¿Cómo pensaban, en la mente humana, que ustedes tenían que ser? Porque les diré ahora mismo, no es realmente como necesitan ser.

Yeshua, Jesús, dado que estamos justo en medio de esta celebración. Solo piensen por un momento en la energía de Jesús, lo que les enseñaron cuando eran más jóvenes. Tranquilo, apacible, sanando, caminando sobre el agua – como probé hoy que cualquiera puede hacer -aureola sobre la cabeza, cabello largo, barba, sí. Sandalias, túnica. Si, por supuesto, ovejas, ovejitas (risas). Mis queridos amigos, tan graciosa como pueda ser, esta es la imagen que ustedes tenían.

Ahora bien, ¿el Yeshua real? ¡El humano más impaciente que alguna vez conocí! Absolutamente, totalmente impaciente, no tenía paciencia para la estupidez, para las reglas, odiaba las organizaciones, no le gustaba el tiempo, no le gustaban los holgazanes. ¿Por qué? Porque por debajo, aunque no era un ser álmico, introdujo tantos de los aspectos o las energías de ustedes. E impaciente – “¡Procedamos con esto!”.

Era conocido por pelearse. ¡Bum! Puñetazo directo a la cara. Abajo en el piso peleando. Esto no está en la biblia, ¿o sí? A ellos no les haría muy bien, ustedes saben, ellos pensaron incluir esto. Le gustaba comer mucho. Más adelante se puso un poco gordinflón. Tenía una hm (Adamus dice con gestos “grande”) cosita funcionando.

Era conocido por maldecir y blasfemar. Había mucha gente que le tenía miedo. Era un rebelde, un revolucionario y era intolerante (Adamus ríe). Un ser amorosos, totalmente compasión, pero absolutamente impaciente. Ese no es el lindo retrato de la imagen que tienen de él, pero esto es lo que muchos aspiran ser. “Tengo que ser… ¿qué diría Jesús?”. Jesús diría: “¡Saca tu culo de mi camino!”. (Muchas risas y aplausos). Perdón. Me disculpo por ser tan irreverente, pero es…

LINDA: No, ¡no lo haces!

ADAMUS: ¡Es verdad! Es como “Hazte a un lado, tenemos trabajo que hacer. Estamos aquí para sembrar esta Tierra con la conciencia de Cristo, el Cristo, la conciencia cristal, para una nueva era que está deviniendo. ¡Sigue adelante con ello! ¡Sigue adelante! Vete a tomar el aire a algún otro planeta, vete a otra parte, porque este es un lugar donde estamos creciendo y expandiéndonos”.

De manera que él era bastante revolucionario. Y no, ellos no escribieron sobre eso, porque entonces ¿qué sucedería? Todos tratarían de ser un revolucionario, las organizaciones, que no me gustan, no podrían manejar eso.

Piensen por un momento en el querido Buda. El querido Buda. El otro día estaba yo hablando con él, de hecho, No de mencionar nombres importantes o cualquier cosa, sino… (Risas). “Buda”, dije, “Buda, tenemos trabajo que hacer”.

Buda era neurótico, fóbico. Tenía fobias, un montón de fobias. Había ciertos tipos de insectos y bichos a los que sencillamente les tenía un miedo mortal. Era neurótico. Siempre estaba teniendo que lavar sus manos y sus pies, todo el tiempo. Era muy egoísta, en el significado malo de la palabra egoísta. Robaba energía de todos. “Oh, aquí viene Buda, quítense del camino. Va a tratar de robar energía”. Y nunca pudo acomodarse a nada. Había elegido una linda familia rica para nacer; no pudo acomodarse a eso.

Él tenía demonios persiguiéndolo todo el tiempo. Quizá era lo que ustedes llamarían una personalidad múltiple, dando volteretas de acá para allá, como mucha de la gente neurótica hace – un minuto un hombre santo, al siguiente minuto un completo imbécil. Y estaría ofendido si había ciertas cosas que ustedes llevaran puestas o ciertos olores saliendo de su cuerpo. Así que le era muy difícil arreglárselas con ello.

Más adelante se enfrió. Se relajó un poquito. Tenía esta obsesión neurótica por la iluminación y sencillamente se moría de hambre para conseguirla. De hecho, pasaba hambre porque era fóbico respecto a muchos alimentos. Sencillamente no los comería. Si alguien siquiera miraba un alimento que él iba a comer, no podía comerlo.

Finalmente se relajó. Desistió de tratar de encontrarse a sí mismo, tratar de llegar a conocerse a sí mismo. Se relajó. Ahí es cuando empezó a comer. Aumentó algo de peso y finalmente tuvo la iluminación que siempre quiso. Se mezcló consigo mismo.

Entonces, ¿gurú? ¿Es esa la imagen que fue pintada? ¿Es eso lo que ustedes ven cuando van a los templos sagrados? No, ustedes ven al Buda muy apacible, pero no lo era.

Y – no que este que sigue sea un Maestro Ascendido, sino que es una observación interesante – Steve Jobs, alguien de la era de ustedes – brillante, impetuoso, totalmente inseguro. Absolutamente inseguro. Un minuto muy obsesionado con el proyecto en el que estaba trabajando, y el proyecto real de hecho eran herramientas tecnológicas para expandir la conciencia, interconectividad para compartir, para de hecho expandir la conciencia de la humanidad. Eso le fue implantado un poco. Ideas brillantes.

Él era un visionario que tuvo esta combinación mental/creativo hace mucho tiempo, pero era totalmente inseguro. Siempre preguntando. Se hacía agotador después de un rato. “¿Estoy haciendo lo correcto? ¿Voy en la dirección correcta? ¿Debería haberlo hecho de esta manera o de aquella manera?”. Desperdiciaba mucha energía dudando, preocupándose todo el tiempo.

De manera que, queridos amigos, ah, aquí está otro con el que resulta que acabo de estar dando un paseo el otro día – San Juan Bautista. Hombre loco (risas). ¡Era un lunático! Otro buen ejemplo de una personalidad múltiple; un minuto gritando y pegando alaridos para sacar los demonios de la gente, empujando sus cabezas bajo el agua. Solía ahogar a la gente. ¡No era bautismo! ¡Se le llamaba asesinato! (Risas). Más tarde lo cambiaron y dijeron que era bautismo. Pues es, “¡No, está tratando de matar al bastardo!”. (Más risas)

Y al siguiente minuto muy pío, reverente, pidiéndole perdón a Dios. Bueno, yo también lo haría si hubiera hecho todas esas cosas malas. Él, abajo de rodillas.

¡Era un hombre demente! Su cabello era un desastre. Su barba – llena de comida de años atrás. No se bañaba. Él y Buda nunca se hubieran llevado bien (risas). Juntos habrían tenido momentos difíciles.

Entonces llevemos esto al punto para que podamos llegar a las preguntas y respuestas.

El dilema gurú, su dilema: ¿cómo quién aspiran ser – cualquiera de ellos? (La audiencia dice “No”). O sí. O sí. En otras palabras, ellos tenían características humanas porque estaban aquí en la Tierra como humanos. Ellos tienen lo que ustedes llamarían defectos, pero en realidad no lo son, solo son idiosincrasias. E igual ustedes. Tú has estado tratando de llegar a conocerte a ti mismo y perfeccionarte a ti mismo, sencillamente hacerte este humano puro, más-santo-que-tú. Ellos no lo hicieron. ¿Por qué tú deberías hacerlo? ¡Ellos tenían trastornos! ¡Asuntos! ¡Desafíos!

¿Qué originó eventualmente que fueran Maestros Ascendido? (La audiencia dice “Aceptación”, “Dejaron ir”). Aceptación, dejar ir. Todos debieran recibir un premio. No sé si Linda trajo suficientes. Pero ellos dejaron ir.

Soltaron esta necesidad de intentar definirse a sí mismos, encontrarse a sí mismos, conocerse a sí mismos, mejorarse y perfeccionarse a sí mismos. Llegaron a un punto de agotamiento – ¿alguien se siente un poco conectado a eso? – un punto de agotamiento. De decir: “Esta búsqueda, esta búsqueda desesperada, es agotadora. Sencillamente voy a renunciar. Al diablo con todo este sendero espiritual y todos sus libros y todos sus talleres y todos sus equipajes y todo lo demás – ¡al diablo con eso! ¡Estoy agotado! ¡Estoy agotado!”.

En ese momento de aceptación, entonces ello cuajó. A la sazón se rieron muchísimo, cada uno de ellos. Y además no importó. No importó que no fueran perfectos, puesto que nunca lo iban a ser. Importó que aceptaran. Importó que se amaran a sí mismos, excentricidades y todo. Las malas cuentas de banco, sobrepeso, pequeños tics estúpidos o cosas raras que ustedes hacen, su mal temperamento, su impaciencia, su falta de auténtico… no, su falta de – Cauldre arruinó mi engranaje – su falta de auténtico entendimiento del ser espiritual que son. Ustedes superan todo eso. Van a un lugar de aceptación.

Ustedes podrían decir que es rendirse, pero solo es rendirse a ustedes. No es rendirse a alguien más o a cualquier otra cosa. No es rendirse al tipo que está en la cruz – muy malo que lo pusieran ahí – es rendirse a ustedes.

Así que tomemos una respiración profunda con eso.

Lo que sea que pienses es defectuoso, imperfecto, lo que pienses que son cosas que tienes que seguir trabajando, olvídalo (alguien dice “Yey”). Sí. Sí (la audiencia aprueba y aplaude).

Y entonces, de repente, solo estás siendo. No estás tratando de perfeccionar nada. No estás tratando de encontrarte a ti mismo. Ahora solo estás siendo. En eso, las energías creativas de las que hablábamos más temprano, pues entran corriendo. “¡Bien! Esta persona ya no está solo tratando de resolverlo. Solo lo están haciendo”.

Las energías creativas entran corriendo. La mente puede ir más despacio. La necesidad de tratar de hacer las cosas bien o perfectas o en una especie de ideales ilusorios de los viejos gurús sale por la ventana. Ahí es cuando ustedes se pueden sentar aquí hoy y decir: “Yo soy el Maestro, no me importa lo que ellos digan, yo soy el Maestro. Yo soy el Maestro”. (La audiencia dice “Yo soy el Maestro”). Es así de simple. Así de simple.

Pero luego la mente salta adentro, y ello será cerca del momento en que dejen este estacionamiento, y dice: “Bueno, tú eres el Maestro, entonces también puedes caminar sobre el agua” (risas).

SART: Juego de niños.

ADAMUS: Juego de niños. Juego de niños. Así que no queden atrapados en todas esas cosas que los Maestros hubieran hecho, porque todas son un montón de cuentos. Los Maestros a la postre se amaron a sí mismos.

Entonces con esa distracción, entraremos a las preguntas. Así que, querida Linda, el micrófono.

LINDA: Por cierto, ni de casualidad comentaste sobre el elegante traje que Cauldre preparó hoy para ti. Anda, él hizo un lindo trabajo.

ADAMUS: (Pone los ojos en blanco). Yo estaría usando todo púrpura, sería una larga capa y serían botas altas y un sombrero elegante. Él se ve como un hombre de negocios. Sí.

Continúa…

Menú de cierre

Comparte con un amigo