“Por la noche, cuando nos dormimos, las energías del cerebro se desplazan hacia el plexo solar donde una luz empieza a brillar. Al despertarnos, esta luz se debilita y el cerebro reemprende sus actividades. En ningún momento el cerebro y el plexo solar dejan de trabajar totalmente, pero se puede decir que ejercen su actividad alternativamente: el cerebro domina nuestra vida consciente y el plexo solar nuestra vida inconsciente o subconsciente.

Teniendo en cuenta los lazos que el plexo solar mantiene con el cerebro, podéis acudir a él cada vez que debáis emprender un trabajo mental: meditar, estudiar, escribir… Empezad por concentraros en el plexo solar y cuando sintáis que la armonía y el equilibrio se han instalado bien en vosotros, haced vuestro trabajo: vuestro cerebro será alimentado y apoyado por las energías que le llegan del plexo solar. Y si en el transcurso de vuestra actividad sentís que vuestro cerebro empieza a bloquearse, masajead con vuestra mano derecha el plexo solar en el sentido inverso de las agujas del reloj. ”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Arcturian / Pixabay
Lea:   7 señales de que conoces a alguien de una vida pasada
Menú de cierre

Send this to a friend