La palabra Karma viene de la raíz sánscrita kri, y significa ritual, acto, palabra, hecho o ceremonia.
Ceremonia: Es una serie de acciones que garantizan que el resultado de las acciones que se llevan a cabo sea el correcto.
El manejo del Karma es constantemente la función primaria del ritual en todas las religiones y en todos los sistemas de crecimiento interno. La función secundaria es alterar el estado de la conciencia de lo mundano a lo arcano, y de lo físico a lo sutil.
Si consideramos que nuestra vida es un viaje, podríamos decir que el Karma es la forma creativa de desarrollar este viaje. No es un destino ya que contamos con nuestro libre albedrío. El curso de la vida es un cambio constante que depende de nuestra actitud ante ella. El Karma es todo un proceso.
Proceso: Secuencia de acciones.
Al final podríamos concluir que el Karma es todo un proceso que nos garantiza un resultado ya sea positivo o negativo. Se deriva de la ley de acción y reacción, todo efecto tiene su causa.
karma foto
Categorías del Karma.
El Karma tiene muchas divisiones y categorías, en este apartado citaremos las 3 más importantes, que son las siguientes:
  1. SaBija Karma: Es con el que hemos nacido, como resultado de vidas anteriores.
  2. Agami Karma: Es el que recolectamos durante toda nuestra vida, a partir de nuestro nacimiento.
  3. Parabdhra: Es el Karma inevitable, la cosecha de toda nuestra vida.
Ejercicio
Una forma de comenzar a activar nuestra memoria con los recuerdos iniciales de nuestra existencia en esta vida, es responder a preguntas sencillas como por ejemplo:
  • ¿Qué es lo que sientes o sabes de tu nacimiento?
  • ¿Cuál es el recuerdo más antiguo en este momento?
  • ¿Tienes información acerca del momento del parto y alumbramiento? Son importantes las circunstanias (parto natural, cesárea, nacimiento prematuro, etc.) así como las circunstancias o temores de la madre.
Del recuerdo del pasado puedes concluir la existencia de miedos o traumas que no sabes de donde provienen, por ejemplo:
  1. “Cuando iba a nacer, no había quien atendiera a mi mamá en el parto, así que se retardó hasta que no pudo más. Ahora, le tengo terror al agua”
  2. “Mi madre tenía terror al dolor físico, asi que nací por cesárea y ella estuvo todo el tiempo anestesiada. En mi presente, siento que no cuento con apoyos suficientes y que soy abandonada en momentos cruciales. Siempre que inicio algo nuevo (proyectos, relaciones, sociedades, etc.) es con dolor”.
  3. “Mi madre fue madre soltera y en un principio, no deseaba tenerme y tomó abortivos que finalmente no funcionaron. Hoy vivo con el sentimiento de culpa, siento que no merezco vivir ni vivir experiencias felices”.
Las circunstancias de tu nacimiento, pueden regir tus experiencias en la edad adulta, hacerlo consciente nos ayuda a liberar este tipo de karma por completo pues en realidad, suelen tratarse de circunstancias del pasado, que no debieran seguir vivas en el presente.
“No existe lo que conocemos como casualidad; lo que parece ser para nosotros
 la más simple accidente brota de la más profunda fuente del destino”
Friedrish Schiller.
 
Harumi Puertos

 

Foto por Flóra

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   7 sencillos rituales aumentaran tu poder mental, según la neurociencia
Menú de cierre

Send this to a friend