image
Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

Habla Quan Yin: Mientras tejo mis energías alrededor de ustedes, dentro de ustedes, y hacia ustedes, llegarán muchos rostros de lo femenino. Permitan que cada rostro que llegue a su mente entre en su corazón, entre en ustedes, entre a través de ustedes, y así van a crear un portal, facilitándole una entrada y una salida a una energía mucho más elevada de lo que piensan… Hilen en el contexto de su corazón hasta la isla primigenia de su alma en el primer pensamiento de Dios, en el primer pensamiento de la creación. Colóquense en esa isla de Luz en su interior. Véanla como una Galaxia, un Universo, y empiecen a hacer que gire presentando lo que su corazón desea, aquello por lo que su corazón llora, y lo que demanda su alma. No dejen que su humanidad entre en este aspecto de hilar, de crear, de dar a luz.

Durante muchísimo tiempo la humanidad ha sentido el nacimiento de nuevos proyectos, de nuevas ideas, de nuevas energías, de nuevas eras, como algo doloroso, algo difícil de hacer, algo que necesitaba mucha tensión y esfuerzo, y más que uno mismo para hacerlo. Los humanos mismos necesitan una partera, o eso creen, para dar a luz sus sueños, para dar a luz sus corazones, para dar a luz sus creaciones y sus manifestaciones.

Es hora de que se conviertan en la partera de sus propias esencias y confíen en que tienen el conocimiento, el conocimiento celular y estelar innato para manifestar en su cotidianidad cualquier cosa que ustedes sientan que necesitan. Al observar el mundo exterior, al ver a la humanidad desde su isla de Luz, hay una sensación, una necesidad, un deseo, de retraerse, de retirarse a su caparazón y no aventurarse a salir otra vez hasta que la crecida de las aguas sea segura, la electricidad haya dejado de chisporrotear y las arenas hayan dejado de moverse. Ahora es el momento de aprender a caminar en estas arenas movedizas, ahora es el momento de aprender a entender la electricidad en el aire, las mareas que fluyen y refluyen a lo largo de su vida. Ya no pueden meter la cabeza en la tierra como el avestruz y esconderse de lo que es su destino. Su destino les grita desde adentro.

Parte del enojo que muchos están sintiendo es la voz misma de ese destino: “¡Déjame salir de esta torre en la que me has mantenido, déjame salir!” El destino está a punto de doblar los barrotes de su prisión, liberándose y soltándose. Ya no pueden sentarse en las ancas de su humanidad y esperar a que las arenas se asienten, a que las mareas se retiren o los vientos furiosos dejen de llamar a su puerta. Es hora de danzar con las energías del viento, montarlas, domarlas y luego usarlas para impulsarse hacia adelante. Es hora de fusionarse con los gránulos de las arenas cambiantes, en el reloj de arena del tiempo que se está deshaciendo. Es hora de contener la respiración y sumergirse profundamente en las turbias aguas que inundan las costas de este tiempo y lugar.

Avanzar y moverse sin miedo serán los nombres escritos en los capítulos de los próximos libros y  secuencias de eventos en su vida. Aprender a caminar entre los mundos, aprender a caminar en las grietas del yo, montar a horcajadas lo que está fracturado y roto, llevándolo a la suavidad. Afínenlo con su deseo de movimiento. Todos se sientan como un bebé que ha dado su primer paso y se ha caído, llorando, gritando, clamando para que el Padre/Madre/Creador venga a levantarlo; pero el niño tiene que levantarse solo. Pueden gritar, pueden chillar, pueden enojarse por la injusticia que se les ha hecho, quién y qué los lastimó, quién y qué les debe, pero aún así el avance a través de todos los escombros emocionales es suyo y solamente suyo.

¿Han escuchado que la necesidad es la madre de la invención? Ahora por necesidad se convertirán en la madre de la creación yendo a los armarios que parecen tan desnudos, raspando el vacío, moldeándolo en algo maravilloso y delicioso. Viendo lo que aún vive en lo invisible en medio de las moléculas del tiempo.

Lea:   5 Señales de que puedes tener un don espiritual y no saberlo

Levanten los velos de su humanidad, raspen las cataratas de su corazón y su alma. Raspen la resina de su exterior y dejen que sus poros respiren; dejen que sus sueños respiren y dejen que su corazón lata con alegría otra vez. Caminen como un bebé que es cauteloso pero fuerte y decidido a dar un paso más. Vean los brazos, la mano, el corazón de su Creador extendido hacia ustedes como un padre que los invita a avanzar y avanzar y avanzar. Miran hacia atrás al dar cada paso hacia adelante mientras la puerta del pasado se cierra y se sella.

No pueden volver atrás porque ha cambiado la esencia misma del tiempo inmortal. Muchos de ustedes claman a sus padres terrenales sintiéndose vulnerables como un niño asustado al que dejaron solo. ¿Por qué está sucediendo esto, Madre? ¿Por qué está sucediendo esto, Padre? Su llanto infantil cae en oídos sordos. Por eso venimos a ustedes. Para abrazarlos, para sustentarlos, para apoyarlos cuando no puedan o no quieran sostenerse. Sí, somos invisibles para la mayoría de la gente, como todo lo que es grande como el amor y Dios, pero estamos en los ojos de aquel que se sienta frente a ustedes esta noche. Estamos en los ojos de los niños. Estamos en los ojos de sus sueños y de sus animales que dicen: Por favor, aguanta un día más, un minuto más, una elección más, no podemos hacerlo sin ti, son tantos los que te necesitan para muchas cosas. Ustedes se han despojado del barniz y la piel de quienes eran a principios de este año; y están desnudos. La luz es brillante y a veces brutal y se sienten expuestos y vulnerables; tal vez ataquen a los que les ofrecen ayuda o amor o una palabra de aliento. Son ustedes los que están enojados con ustedes mismos. Se sienten como si no tuvieran ningún control sobre lo que está sucediendo en su vida.

Háblenle a su mente, cuerpo y alma cada día como si fuesen tres seres separados. Trátenlos como tales. Ellos han discutido y peleado durante demasiado tiempo. Su mente discute con su cuerpo y el cuerpo se desquita con la mente y el alma sólo observa y se encoge de hombros preguntándose qué les pasará a esos dos, por qué se pelean como hermanos de distinto padre. Dejen de pelear consigo mismos. El cuerpo tiene razón, la mente tiene razón y el alma tiene razón. Todos tienen razón desde el ángulo en que se encuentran. Véanlos como una Trinidad, cada uno ve desde una dirección diferente, desde una perspectiva diferente.

Háblenle al cuerpo, ámenlo como a un viejo amigo que les ha servido bien. Háblenle a la mente que siempre ha estado en concilio para su mayor bien. Díganle a su cerebro, su cerebro humano, que les permita expandirse, que los deje ver más, que los deje ser más, que los deje soñar más, que los deje llegar a ser más. Persuádanlo, como un niño convence a un padre para obtener más dinero, más privilegios, asegurándole al padre que sabe lo que está haciendo. Ustedes están a punto de estirarse hacia adelante. Es como ponerse un traje de buceo submarino, para empezar. Queda apretado. Tienen que contener la respiración. Les atrapa la propia carne al subir la cremallera. Pero poco a poco su humanidad se calienta y se expande y se estira. Y así será con ustedes en la siguiente fase del yo en la que entren.

No hay ningún fracaso en ser humano. No importa si desperdician su vida o la usan adecuadamente. Lo que sea que elijan hacer está bien. No hay errores, no hay fracasos. No hay nada que puedan hacer mal. Las esencias de la equivocación les fueron dadas como una limitación; así como la frecuencia de la muerte, para limitarlos y amarrarlos al miedo. En el Oriente se amarran los pies. En algunas culturas se amarra la cabeza; en otras, se amarra el corazón. Corten todas las cosas que los sujetan y ya no les sirven.

Lea:   Dalai Lama: "Ciencia y espiritualidad deben ir siempre de la mano"

Demuéstrenlo con el ejemplo una y otra y otra vez, como el águila madre que va al borde de la roca y les enseña cómo volar a sus polluelos. Cada aguilucho tiene una fortaleza y envergadura de alas diferentes y el viento sopla de acuerdo con eso. No juzguen lo que hacen otros porque lo más probable es que estén haciendo lo mejor que pueden en ese momento. Están en la cúspide para ellos. No es la cima para ustedes. Permítanles permanecer en el nido un poco más para estirarse, para volar. Ámenlos donde elijan acampar, ámenlos donde elijan establecerse.

Hay multitud de opciones, porque hay multitud de personas. Ustedes contienen un Universo en su interior, y dentro de ese Universo hay capa sobre capa de otros Universos y posibilidades. En ustedes está elegir si profundizan en la primera célula de su ser o se expanden hacia las galaxias más grandes de su percepción… Todas las posibilidades viven en su interior.

Ustedes, como piezas holográficas de la totalidad, contienen todo el Universo. Tienen toda la imagen en su interior. Les fue prometido desde el principio. Se encuentran en esa promesa. En esa promesa sueñan. Es la promesa que respiran. Es la promesa por la que late su corazón. Es hora de que lo crean. Toda estructura se viene abajo. El viejo edificio se ha desplomado. Se hallan entre los escombros. Es hora de despejarlo. ¿Qué van a construir ahora en esta propiedad del Creador Original? ¿Qué van a construir en esta invaluable esquina del yo? Construyan lo que nunca imaginaron. Construyan lo que nunca pensaron posible. Construyan lo que su humanidad ni siquiera puede comprender. Y fuercen su esencia a la expansión.

Sígueme en Facebook

No permitan que los congestionamientos de tráfico de su alma y el frenesí de los demás desvíen su intención. Manténganse firmes, yérganse. Ustedes son el verdadero milagro. Aman con facilidad a todo y a todos fuera de ustedes, pero se miran a sí mismos con desdén. ¿Cómo pude haber creado tal imperfección? Aunque su belleza física es grande, ustedes no la ven. Por eso no ven la belleza en las personas que los rodean y en el mundo que los rodea y en las lecciones que los honran con su presencia todos los días.

Ustedes pueden mover montañas. Tienen acceso a través de todos los tiempos, todas las dimensiones, todas las verdades que alguna vez se hayan hablado o pensado. Tienen acceso a la biblioteca de fracasos y a la biblioteca de éxitos. Tienen acceso a través de los orificios del tiempo, a través de las puertas del tiempo que se encuentran en cada uno de sus patios. Tienen acceso al espíritu del viento, al espíritu de los pájaros y las gotas de lluvia. No hay nada con lo que no pueden volverse uno. No hay nada que no puedan experimentar. Es una fusión, un resurgir. Entran por una puerta y salen por otra puerta. Vuélvanse uno con su día, con el sol, con las nubes, con las personas que ven tan cegadas por las cataratas de la sociedad. Dejen que estas energías de ver se abran a ustedes. Vean a través de toda densidad, vean a través de todos los que aman. Vean en las verdades que están ocultas pero muy expuestas. Yo soy Quan Yin, fusiónense conmigo. Yo poseo el vientre del no-tiempo en el que los mantengo a ustedes, en el que toda creación nace con un pensamiento. Yo los protejo y los amo. Colóquenme en su corazón. Es ahí donde hago mi mejor trabajo.

Gillian MacBeth-Louthan
PO Box 217
Dandridge, Tennessee
37725-0217
www.thequantumawakening.com
thequantumawakening@Gmail.com

Traducción: Margarita López
Edición: Susana Peralta
Sitio oficial de El Despertar Cuántico en español: www.manantialcaduceo.com.ar/libros.htm

Menú de cierre

Send this to a friend