Digital Universe (112)

 

Dicen los entendidos que el hombre de hoy no utiliza más del cinco por ciento de su capacidad mental. Observe bien, no es un error, apenas el cinco por ciento, como máximo. Es como si tuviese un camión de diez toneladas y pasara la vida entera transportando apenas quinientos kilos de carga.

A pesar de existir desde hace millones de años, en lo que atañe al uso de la mente, el hombre está aun en la edad de piedra. Por eso es que vivimos en un "valle de lágrimas" y decimos que la vida es una lucha insana y dura.

Se dice que nuestro cerebro tiene acerca de quince billones de células electromagnéticas y que, por ahora, se sabe la función de apenas veinte por ciento de esas células, o sea, cerca de tres billones.

¿Qué sucederá cuando el hombre comience a usar lo restante, todavía adormecido, del cerebro?

Hoy usted comenzará a aumentar su potencial mental. Alégrese, por tanto, ya que un nuevo día está despuntando para usted. ¡Ea! ¡Viva!

Infelizmente, hasta ahora, apenas una minoría consigue alcanzar todo aquello que desea y, así, disfrutar de una vida plena de paz, de éxito, de felicidad y de salud física y mental. Parece hasta que, a medida que el progreso evoluciona, la humanidad pasa a enfrentar mayor número de problemas, lo cual es una paradoja. Esto significa que el hombre no descubrió, a través de los siglos, su propio camino. Él avanzó hacia las alturas infinitas de los cielos, descendió a las profundidades de la tierra, buscó el fondo de los océanos, exploró los extremos polares, siguió hacia el norte, hacia el sur, hacia el este y el oeste, inventó millones de objetos de gran utilidad, acortó distancias, pero él mismo, el HOMBRE, continúa sintiéndose insatisfecho, enfermo, alterado, inestable, frustrado. No es por nada que Sartre y la filosofía existencialista dicen que el hombre es un proyecto inacabado.

En un trabajo de filosofía para el segundo semestre de 1979, yo tomé la afirmación existencialista de que la vida es un hacerse imprevisible e incontrolable, y la discutí. La discutí porque, de ser verdad esa afirmación, llegaríamos a la conclusión de que la vida es un absurdo.

A cierta altura de mi trabajo, escribí:

"Si la vida es imprevisible, si no puede ser determinada por mí, en este caso yo no soy mi vida; mi vida se va haciendo ajena a mí, ajena a las exigencias de mi ser, ajena a mi querer, o sea, totalmente sin control, como un barco a la deriva".

"Si la vida es incontrolable, la vida es injusta. Injusta porque a unos los hace ricos y a otros miserables; a unos los hace inteligentes y a otros cortos de inteligencia; para unos es pródiga en beneficios, para otros es madrastra; a unos los bendice otros los maldice; a unos los colma de bienes, a otros les quita todo; a unos les ofrece un cuerpo sano, a otros toda especie de enfermedades; a unos les permite la cura de sus enfermedades, aunque sean gravísimas y humanamente irreversibles; a otros los abandona a la muerte; a unos los llena de zapatos, a otros les corta las piernas… "Si la vida es imprevisible, se torna una frustración. Frustración porque crea en las personas los deseos y no los satisface. "Si la vida es una irrealización humana, no pasa de una incompetencia total, puesto que genera aspiraciones en el individuo y no las puede cumplir".

"Pero la vida no es imprevisible, ni incontrolable, ni irrealizable, porque existe, esparcido por el mundo, todo lo que el ser humano desea para entrar en estado de felicidad y de plenitud". "Si nosotros pudiésemos reunir, en una sola persona, todas las cosas buenas que ocurren, por separado, en los individuos de todo el mundo, por cierto, la suma de todos esos atributos sería la satisfacción y plenitud de todos los deseos posibles al ser humano. Si reuniésemos en una persona la sabiduría de los sabios, la riqueza de los ricos, la felicidad de los felices, el amor de los que aman plenamente, la paz de los que están en paz, la armonía de los armoniosos, la salud de los saludables, la honestidad de los honestos, libertad de los libres, el poder de los poderosos, la comodidad de los que viven en habitaciones lujosas y confortables, la simplicidad de los simples, la confianza de los autoconfiados, la calma de los calmos, la energía de los llenos de energía, la certeza de los seguros de sí, la limpieza mental de los mentalmente limpios, el positivismo de los positivos, el optimismo de los optimistas, la clarividencia de los clarividentes, la fe de los confiados, la facilidad de ir y venir de los que pueden estar donde quieran, el placer perenne de los mejores momentos de placer, entonces, no sería exagerado decir que esa persona es feliz. Esa persona habría cerrado el abismo existente entre su realidad actual y sus ansias. Pues bien, si esos atributos existen esparcidos por el mundo, significa que puede existir en una sola persona, pues todo lo que un ser humano puede, todos los otros lo pueden."

EL PODER INFINITO DE SU MENTE

Lauro Trevisan

Menú de cierre

Send this to a friend