USTED TAMBIÉN ESTÁ DOTADO

image

Si sus dones extrasensoriales no afloran, como en muchas personas, eso no significa que usted no tenga esa capacidad. Ella pertenece a todo ser humano. Su mente tiene dimensión infinita y puede recorrer todos los rincones del universo.

En otras palabras, su mente es el propio universo.

Aunque no haya percibido los destellos extrasensoriales que ya se verificaron en su vida, o los haya reprimido, usted puede, en cualquier momento, comenzar a agudizar esa sensibilidad y servirse de ella para tornar su vida más alegre y más tranquila.

Cuántas veces el teléfono sonó y usted, en un relampagueo, imaginó quién era, y lo era; cuántas veces usted estaba pensando en una persona, y ella surgió delante de usted; cuántas veces tuvo la certeza de que algo saldría bien, y anduvo; cuántas veces usted soñó con algo, y aconteció; cuántas veces imaginó que algo iba a suceder, y sucedió.

¿Qué es todo eso?

Capacidad extrasensorial.

Hace pocos días, estuve trabajando en mi oficina hasta tarde, y cuando fui a buscar la llave del auto para irme, no la encontré. La busqué por todos lados, y nada. Pensé que mi secretaria la pudo haber colocado en algún rincón del escritorio, al hacer la limpieza, mientras yo fui a hacer un programa de radio. Estaba dispuesto a ir hasta la casa de la empleada cuando se me ocurrió una idea: antes de ir a la casa de ella, ¿por qué no buscar la llave a través del poder mental?

Me acosté en el sofá, me concentré, entré a nivel alfa, y me dije a mí mismo: "Mi mente sabe dónde se encuentra la llave y me revelará dónde está. Mi subconsciente sabe dónde está la llave y me lo va a revelar. Muchas gracias".

Me despreocupé, enseguida, del problema y me dejé estar en una especie de modorra, cuando, de repente, vi, en mi pantalla mental, a la secretaria tomando la llave que se encontraba sobre el escritorio. No tuve dudas, de un salto salí y fui hasta la casa de la joven. Ella me respondió tranquilamente que no había tomado la llave, que no había visto la llave y que cuando limpió el escritorio no había ninguna llave. Yo estaba un tanto equivocado.

– ¿Pero no habrá tomado la llave por error?

– ¿Por qué había de tomarla? Mire, las únicas llaves que tengo son esas.

Y me mostró las llaves de la puerta de la oficina.

¿Pero, si por casualidad, sin advertirlo, usted la tomó y la puso en la cartera o en el bolsillo?

– Bueno, eso es imposible; pero, en todo caso, voy a mirar en la cartera.

Fue a mirar y trajo la llave que, sin saber cómo, había colocado dentro de la cartera.

Otro día, una señora me contó cómo consiguió encontrar los aros dorados que había dado como regalo a una nietecita y que habían desaparecido.

Visita Wadie.com

Cierta noche, una señora estaba asistiendo a una sesión de cura de las que realizo una noche por semana, y durante el relax ella vio a sus dos hijos: uno estaba demasiado serio y triste, y el otro muy alegre. Sintió una sensación de muerte y trató salir del relax para desvanecer esa sensación. Cuando volvió a relajarse, vio la imagen del marido, ya fallecido, con las manos en los hombros de aquel hijo serio y sintió que algo extraño debía estar ocurriendo. Al llegar a su casa tuvo la información de que, momentos antes, precisamente cuando estaba en la sesión de cura, su hijo había muerto accidentado.

EL PODER INFINITO DE SU MENTE

Lauro Trevisan

Menú de cierre

Comparte con un amigo