w (92)

Existe solamente un principio de cura y a este principio usted puede darle el nombre de Dios, de Padre, de Vida, de Poder Curador, de Subconsciente, de Naturaleza u otro nombre cualquiera. Ya los métodos de curación son muchos. Los médicos siguen los patrones de la medicina; el curandero sigue su propio ritual; la ciencia que emplea el poder de la mente tiene sus técnicas; ciertas religiones tienen su método; los homeópatas transitan una senda algo diferente a la medicina tradicional.

Todas esas formas de curar no se oponen, no se contradicen, no se ofenden, más bien se ayudan y se complementan.

En un programa de televisión, llamado "Fantástico", llevado al aire en octubre/78, fue dedicado un cuadro a las "Curas por la Fe". Diversos sanadores fueron entrevistados, así como algunos médicos. Me llamó la atención lo que dijo el siquiatra Jorge Alberto Costa e Silva. Reconoció él que la fe siempre ha ocupado un lugar destacado en la cura y reconoció, además, que la mejor posición oficial de la medicina actual es no hostilizar a los que se dedican a las curas espirituales, sino aproximarse para ayudara curar.

Por otra parte, quien cree en la cura espiritual no debe desdeñar al médico ni a los remedios, pues, si así lo hiciere, es señal de que su mente es negativa y está dificultando, todavía más, el restablecimiento de la salud.

Que siempre haya un sentimiento saludable y positivo en usted. Vea en el médico la propia manifestación divina, el intermediario entre usted y Dios; pues el médico lo es, en verdad, por cuanto tiene el Poder Divino en sí, como todo y cualquier ser humano. Vea en el médico la manifestación humana de Dios y crea en él con toda la fe. Tome los remedios con la máxima fe, entendiendo que fueron hechos por una mente unida a la Mente Cósmica Divina. Por tanto, abra todos los canales internos para que el flujo de la salud corra a través del médico, de los remedios, de la operación, de las oraciones, de la fe, de la Fuerza Divina y de la energía espiritual de otras personas.

EL PODER INFINITO DE SU MENTE

Lauro Trevisan

Menú de cierre

Send this to a friend