Todo lo sagrado y luminoso no engorda

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

Llego en los vientos del tiempo para permitirles ingresar al conocimiento que va más allá del ser y la memoria. Dentro de lo que se conoce y desconoce como el Espíritu Santo, hay muchas descripciones dimensionales, hay muchos portales y verdades interdimensionales, hay una diversificación sumamente pronunciada que habita en la casa y morada del Espíritu Santo.

Cada uno de ustedes contiene en su interior el aliento personal de Dios. Yo llego hoy para insuflarles esa memoria. Cada uno de ustedes vive dentro de la exhalación de Dios. Dios los sopló a la existencia y la carne que ahora son. Con el primer aliento que toma un bebé, el Espíritu Santo entra totalmente. El Espíritu Santo no reside en el feto durante la gestación. La energía del Espíritu Santo es una impronta, una codificación.

A medida que el universo los inhala todos los días un poco más y más, se los libera de las toxinas, la negatividad, los enojos, los bloqueos y las memorias regresivas que ya no le sirven al propósito de su alma. Cuando duermen, su espíritu deja el cuerpo y la unidad física biológica queda librada a su suerte con la ayuda de unos cuantos seres angelicales de gran tamaño. El espíritu está conectado por un cordón de luz y siempre puede volver ante cualquier emergencia.

Cuando se van en espíritu durante el sueño, sin importar en qué momento del día, se mueven fluidamente y sin esfuerzo hacia los reinos superiores donde existen simultáneamente. Su humanidad es aproximadamente de un 2 a un 3% de toda su luz. El 2 a 3% de su humanidad y consciencia reside en el cuerpo físico.

Incluso durante el día, ustedes se demoran en los reinos superiores de su pensamiento. El universo está limpiando varias capas de su ser, aflojando y redistribuyendo bloqueos para que puedan ser desechados fácilmente cuando el Creador vuelva a inhalar. En otras palabras, todo lo sólido, húmedo y oscuro en su interior es aspirado amorosa y exquisitamente por el Creador Supremo de vuelta hacia sí mismo. Los enojos que los han estado manteniendo limitados y estancados serán levantados.

dios

La razón para la propia pesadez en estos últimos tiempos tiene que ver con las muchas partes de ustedes que se han reunido como un depósito de lo que ya no les sirve. Estos aspectos migran a un punto magnético en su cuerpo físico. Desde ese punto magnético saldrán y se enviarán en su momento al Creador Supremo. Esto no solo se experimentará en el cuerpo físico, sino también en el cuerpo planetario, el cuerpo emocional y el cuerpo de la memoria. Porque la Tierra misma será elevada fuera de la memoria siempre presente del pozo de alquitrán de la muerte y la desesperación.

El Creador Supremo está tomando la densidad de las energías y dando a luz nuevos universos. A Él/Ella/Ellos les falta un poco del tejido mismo de la existencia y la estructura atómica de lo que se ha creado. De modo que Él/Ella/Ellos lo toman de la reserva de la humanidad y de la Tierra, de lo más denso y oscuro, y lo traen a una manifestación que está más allá de su medida de la belleza.

Con este conocimiento, permitan que suceda esta coagulación en su cuerpo. Tal vez tengan dolores que van y vienen en el cuerpo, en los recuerdos del corazón, en la densidad de toda emoción, pero se reúne para nacer nuevamente en un nuevo universo. De modo que el tejido mismo de su ser y todo aquello por lo que han pasado una y otra vez, así como todo lo que ha soportado la Madre Tierra, nacerá en hermosas estructuras celulares de luz bebé y de vida que comienza en otra parte de Dios, y ustedes serán parte de eso.

Como regalo por permitir que todo esto ocurra (como si necesitasen un regalo para liberar todo este denso desecho emocional) se los elevará en su campo de luz. Esto equivaldrá a escalar una montaña de una milla de altura, inspeccionando su mundo con un benévolo conocimiento y una sagrada apreciación de todo lo que los llevó a este punto de su vida y de su luz.

Se necesitan más moléculas para crear ira que para producir alegría. Se necesitan más moléculas para mantener una enfermedad en el cuerpo que para sanarla. Todo lo que es sagrado y luminoso no engorda. Permitan que el Creador los aspire profundamente. Sientan que esta respiración sagrada los eleva. Permitan que la exhalación de Dios los traiga a la expansión que tanto buscan.

Visita Wadie.com

Mientras ocurre todo esto, tal vez sientan vahídos y vértigo. Tal vez descubran que les llegan oleadas emocionales a medida que aflora una gran afluencia de lágrimas y temores desde lo profundo de su corazón. Sentirán la presencia de los seres sagrados mientras ellos se encuentren a su lado. Yo soy SHEKINA, una de las octavas del Espíritu Santo. Me voy en los vientos de luz.

Menú de cierre

Comparte con un amigo