Las Selvas del Amor

Las Selvas del Amor
Heavenletter # 2834 Publicado en: Agosto 28, 2008

Dijo Dios:
El amor es verdadero y proviene del corazón, y no es cierto que se pueda herir al amor, pero igual diré que no existe corazón Humano que no conozca el dolor. Cada corazón lleva su propio subterfugio de dolor.

No hay corazones heridos, pues no hay corazón en el mundo que pueda existir sin amor. Donde hay amor, no hay heridas. Y es imposible que pueda existir siquiera un corazón sin amor. Sólo existen los corazones con amor. Y aún así Mis hijos han tenido los corazones rotos, y Mis hijos saben lo que es tener el corazón roto.

Tú le ahorrarías el dolor a todos los corazones. Si pudieras desviar el dolor de un corazón siquiera, lo harías. Te gustaría prevenir el dolor en cualquier corazón, pero tú has pisoteado algunos corazones. Tienes que admitirlo. Pero el corazón que más has pisoteado es el que se encuentra en tu pecho. Del mismo modo en que un esposo golpea a su esposa, tú te has vuelto un golpeador de corazones. Has restringido el latido de tu corazón. Lo has callado. Lo has oprimido. Tu corazón teme afligirte, así que tú haces que él se aflija. Cuanto más evitas comprometerte con tu corazón, más dolor siente él.

No se puede herir a tu corazón, pero tú lo hieres. La Verdad de tu corazón no es lo que tú percibiste. Has hecho de tu corazón un pajarito que todavía no está listo para volar. Lo retuviste manteniéndolo en un nido que hace tiempo que le quedó chico. Seguramente es hora de que liberes a tu corazón. Quita lo que has usado para amarrarlo. Borra la idea de que se puede herir a tu corazón. Deja de lastimarlo. Tienes que desprenderte de tu corazón y de las heridas fantasmas que hay en él. Las heridas percibidas realmente no requieren de curación, o la curación yace en que sean liberados. Has mantenido a tu corazón en cautiverio por demasiado tiempo.

Lea:   Cuando ella termina una relación, no la harás cambiar de opinión

Tu corazón no debe sufrir. Fue hecho para ser libre. Deja que tu corazón sea libre. Tu corazón sabe muy bien qué debería ser. A tu corazón le gustaría liberarse del cautiverio al cual te has sometido. Has protestado contra el herir a tu corazón del mismo modo en que te atarías a un árbol para prevenir que se lo tale. Incluso has ajustado demasiado la cadena, y eres tú quien lastima al árbol. Aunque quieres protegerlo, has estado hiriéndolo.

Escúchame. La mejor protección que puedes darle a tu corazón es dejarlo libre. Desátalo ahora. Masajea sus muñecas. Recupera la circulación de tu corazón.

Si has cubierto tu corazón con hielo, lo hiciste con la idea de prolongar su vida, pero te guiaron mal. Ningún corazón debe ser frío. El corazón debe hacerlos más cálidos. Quita esos témpanos. Simplemente quítalos. El hielo se derrite. Tu corazón no debería derretirse si no fuera porque tú lo congelaste.

Visita Wadie.com

Deja que ahora tu corazón se encuentre en las selvas del amor. Deja que los tambores nativos de tu corazón latan con la audacia que deben hacerlo. Nunca se quiso que se limite a ningún corazón. Todos los corazones deben latir al ritmo de la naturaleza y no al ritmo de un cálculo impuesto. Es mejor que dejes a tu corazón con sus recursos. Recuperará su ritmo. Puedes estar seguro de que tu corazón sabe la canción que debe cantar, y debe cantar, no una canción que tú le has compuesto, sino su propia melodía. Si quieres llámalo tradicional, pero deja que tu corazón sea libre para ser un corazón y no un artilugio hecho por el hombre atado a todo tipo de conceptos que tú has creado. Deshazte del mito de que la restricción es algo sagrado. Deja que tu corazón lata en la libertad del amor. Deja que tu corazón sea lo que es. Recuerda que tu corazón es Mío. ¿Realmente privarías a Mi corazón del amor?

Lea:   ¿Qué revelan tus iniciales sobre ti?

Traducido por: Cecilia Ricardini

Tags: , , , , , , , , ,

Menú de cierre

Comparte con un amigo