EL TRÁFICO DEL UNIVERSO – 29 de mayo 2006

Heavenletters™ No 2032: Acercando la Tierra más al Cielo

 

Traducción: Alicia Novoa – aliciany@avanted.net

Edición: Anita Manasse – estrellam@sion.com

 

El CIELO se encuentra aquí para alcanzar a cada alma para volver a despertar.

* Nuestra conexión con Dios*

* Nuestra creencia en nosotros mismos *

* Nuestra consciencia de nuestra valía compartida con Dios*

* Paz en la Tierra *

* Dios siempre nos está acercando a Él.

 

Dios dijo:

 

En cualquier embrollo en que estén involucrados en el mundo, cuando miren más profundamente, no son tan grandes. La grandeza depende de con qué la comparen. Hagan su apreciación grande, y los problemas pequeños.

Ustedes son el niño a quien su camión de juguete se rompió, y lloran.

Aún sus pesares más grandes, aún las más grandes tragedias en el mundo, no son tan definitivas como piensan. Todas las tragedias pasan. Todas las maravillas continúan. La angustia es significativa para ustedes, eso lo entiendo bien. Yo no descarto su angustia. Y aún lo relativo es relativo, amados. Si pudieran ver desde la distancia que yo veo, tendrían una alegría ardientemente alborotada. Estarían parados tan elegantemente en la luz brillante, que no podrían ni concebir la oscuridad. ¿Cuándo el sol brilla siempre por todas partes, dónde puede la oscuridad ocultarse?

Un acontecimiento pasajero en el tiempo es enorme para ustedes, yo sé. Pero junto al balanceo del infinito, ¿Qué es esto? En un barrido, el mundo manifestado pasa su antorcha encendida, y todos los problemas a los que les dieron su lealtad, disolvieron sus ejércitos y ya no existen. El mundo está siempre pasando, amados, y otro mundo surge. La tragedia es que ustedes solamente ven hasta ese punto.

Por favor entiendan que las aflicciones humanas son aflicciones humanas. No comparen un dedo del pie adolorido con las consecuencias de un tornado, y sin embargo, ambos pasan y ya no hay nada. Son relegados al pasado ilusorio como si nunca hubieran existido. Eso es todo. Nunca existieron. Sucedieron. Los vieron suceder. Y aún así nada sucedió. Cuando todo está dicho y hecho, huracán o fuego, no hay diferencia. La vida en el mundo es un momento efímero. Los momentos efímeros no permanecen. Todo lo relativo a su experiencia continúa. Bajando por el tobogán. Se fue.  Excepto por sus pensamientos acerca de él.

Es sorprendente el efecto que una película puede tener en ustedes. Todo este mundo aparente es una película, y ustedes lloran durante ella y lloran después. Visto desde un punto de vista, una película en o fuera de la pantalla los hace llorar.

Detrás de la pantalla, muchas cosas mayores suceden. Detrás de la pantalla, no hay villanos. No hay salida. Hay inmersión en la luz. Ustedes son la luz. Los pensamientos oscilan a través de la pantalla, y ustedes creen en los parpadeos.

El villano en el mundo relativo es un adjunto. Los adjuntos anexan una etiqueta llamada trágico. Ustedes honran la etiqueta.

Pueden amar sin adjuntos. Pueden salvar otra vida o miles de vidas sin adjuntos. Sin adjuntos no significa que no hacen nada. No significa que no les importa. Significa que ustedes no están anexados y, por consiguiente, no están atados a ciertos resultados. ¿Qué tragedia existe cuando ustedes no dirigen el tráfico del universo?

¿Por qué, amados, lloran ahora por lo que todavía no sucede? Lloran antes de tiempo, lloran durante, y lloran después. Algunas veces ni siquiera ven la pantalla, amados. Con  frecuencia están mirando a lo que pueda aparecer en la pantalla. Miren a las otras posibilidades ahora. Pueden concebir posibilidades doradas así como las fatalidades, y no tienen que mantener tampoco sus puños apretados. Abran su mano. Su mano se halla conectada a su corazón. Abran su corazón. Dejen de convencerse de que la vida tiene que ser arreglada de tal forma.

Sin adjuntos, podrían ser la piedra que no recoge musgo. Serían de caída libre. No proscribirían nada. Darían la bienvenida a la vida y aún darían bienvenida a sus lágrimas como un fenómeno transitorio. ¿Qué más es este desfile ante ustedes, sino un desfile? Hermosamente disfrazados, marchando a un ritmo perfecto, marchando para tocar la banda, y después la banda da la vuelta en la esquina. No pueden verla ya, pero aún está marchando, marchando. No tienen que verla para saber que ahí está.

 

Copyright © 1999-2006 Heavenletters

Heavenletters™ — Ayudando a los Seres Humanos a Acercarse a Dios y a Sus Propios Corazones.

Gloria Wendroff, Overseer

The Godwriting™ International Society of Heaven

703 E. Burlington Avenue, Fairfield , IA 52556

Email angels@heavenletters.org

Menú de cierre

Envíaselo a alguien especial

cerrar
error: Content is protected !!

Send this to a friend