¿Te imaginas lo grande que sería el mundo sin los perros callejeros? Holanda tomó la delantera y los salvó al encontrarles un hogar. Están cambiando completamente el destino de los perros y permitiéndoles tener una vida llena de felicidad y amor. El gobierno tomó medidas específicas para lograrlo mediante la implementación del método PSVIR (recoger, esterilizar, vacunar, identificar y devolver). Gracias a ello, en 2016, se convirtió en el primer país en liberar a estos seres vivos de la soledad y el terror de las calles. Los que amamos a los animales queremos que esta idea se copie en el resto del mundo.

Desde el siglo XIX, Holanda ha tenido una enorme población de perros. Casi todas las familias del país tenían un perro como mascota porque la gente lo veía como un símbolo de estatus social. Pero el gran número de perros que vivían allí provocó un brote de rabia que pronto se convirtió en una de las principales causas de muerte. Por miedo, muchos dueños comenzaron a abandonar a sus mascotas y como esta acción era considerada legal, las calles se llenaron de perros callejeros de todo tipo.

Holanda quería cambiar estas desafortunadas circunstancias. Comenzaron a hacerlo organizando jornadas en las que la esterilización y la castración eran obligatorias. Todos eran gratuitos; el gobierno cubría todos los gastos. Con esto, pudieron esterilizar el 70% de las perras. Todos los perros también se sometían a exámenes médicos para verificar qué vacunas y servicios médicos necesitaban.

 

Para tomar más control y terminar con el problema de una vez por todas, el gobierno aprobó una ley que protegía a los animales y aprobó otra ley relacionada con la salud y el bienestar de los animales. La nueva legislación alentaba a los propietarios a proporcionar a las mascotas un tratamiento adecuado y a eliminar el abuso. Si los dueños no los seguían, podían ser castigados con hasta 3 años de prisión y una multa de más de $16,000.

 

Cerrar menú