En unas pocas semanas, las temperaturas en Michigan comenzarán a bajar y los meses balsámicos del verano se habrán ido. En una cama de hospicio en Grandville, Morrie Boogart, de 91 años, está en plena preparación.

Boogart teje sombreros, 8.000 de ellos hasta ahora, y los dona a los sin techo. Lo ha estado haciendo durante 15 años, e incluso a su edad avanzada todavía se las arregla con un sombrero cada dos días.

«¿Por qué lo hago? Simplemente me hace sentir bien», dijo al afiliado de CNN WXMI. Como nonagenario en reposo en cama, se niega a perder el tiempo. En vez de eso, en sus años dorados, elige pensar en los demás.

«Esto ha sido lo mejor que me ha pasado porque me quedo en mi habitación», dice.

La casa de vivienda asistida de Boogart, Cambridge Manors en Grandville, Michigan, está aceptando donaciones de hilo y sombreros hechos a mano para que Boogart pueda continuar su buen trabajo.»

Lo hago muy despacio», le dijo a WXMI.

Las tejedoras noveles sólo podían soñar con ese tipo de productividad.

También en soyespiritual.com:   Sandra Bullock es un ángel guardián silencioso para las víctimas del desastre en todo el mundo

Suscríbete al boletín y recibe de regalo el libro "Tu Deseo y la ley de atracción"

Cerrar menú

Comparte con un amigo