preocupado

Un problema es generado cuando no encontramos su solución. Debido a que el ser humano es increíblemente inteligente, siempre tiene acceso a la respuesta correcta de su problema, pero estamos en la escuela de la vida donde estamos practicando nuestra habilidad para resolver.

Que hasta hoy no hayamos encontrado la respuesta correcta a un problema, no significa que seamos menos inteligentes. Solo se trata de que aun no encontramos cuál es la pieza clave que resuelve esa situación.

Muchas personas se quedan con la triste conclusión de que son poco capaces o que sufren de alguna deficiencia que no les permite encontrar la solución a sus problemas. Cuando alguien se queda con esa errada conclusión, se asegura seguir experimentando ese problema por mucho tiempo más.

Cuando comprendes que solo se trata de seguir buscando la salida, aumentan tus posibilidades de salir de allí. La mejor receta para nunca solucionar un problema consiste en dejarse vencer por la situación o insistir en una solución falsa. Con una solución falsa me refiero a una que no se ajusta a la verdad, a una que no es posible, a una que parece ser la solución, pero que en el fondo no lo es.

Te contaré que durante mi matrimonio yo insistía en que mi esposo tenía que ser de cierta manera para que todo marchara muy bien. Luego de mucho tiempo, tuve que comprender, que aunque mis intenciones pudieran haber sido muy buenas, no era esa la salida a mis problemas matrimoniales.

Con esa solución que yo proponía, solo hacía que las cosas siguieran empeorando con el tiempo. Después de mucho tiempo comprendí que ese deseo mío contradecía la verdad.

La verdad era que mi esposo tenía que ser así como era y mi decisión pasaba por aceptarlo o no. Cuando comprendí eso, la solución llegó.

Si te encuentras enfrentando algún tipo de inconveniente o si llevas mucho tiempo esperando superar algo que se ha convertido en un problema para ti, posiblemente estas queriendo solucionarlo aplicando una “clave” que no es correcta, una que está en oposición a la verdad.

Para que eso llegue a su fin, tendrás que hacer alguna revisión de tus proposiciones y verificar que estén basadas en la verdad. Si descubres que eso no es así, tendrás que hacer el cambio por otra que si corresponda, por una que funcione, por una que realmente calce con la situación.

Si descubres la pieza clave, si descubres la solución correcta (puede haber varias), tu problema se disolverá rápidamente y casi por arte de magia.

Sígueme en Facebook

Si requieres ayuda para analizar tus proposiciones de solución a tus problemas, puedes escribirme y solicitar tu Sesión Estratégica Gratis.

Patricia González

Tu coach para realizar los cambios que deseas

www.evolucionespiritual.com/coaching

Menú de cierre

Comparte con un amigo