Soy Uriel, Ángel de la Presencia y Arcángel de la Reversión.

Bien amadas Almas humanas, nacidas del útero de la Madre Divina, fecundadas por el Fuego de lo Alto y bautizadas por las Aguas de lo Alto, reanimadas por el vivificante Soplo del Espíritu:

Yo traigo Mis bendiciones y Mi agradecimiento a este mundo, así como a cada ser humano presente en el Planeta.

Vengo a elevar la Oda de la Eternidad, dándoles el néctar de la Inmortalidad, aquel que los hace vibrar más allá de este mundo, más allá del Sol.

Carne de Mi Carne, Espíritu de Mi Espíritu, durante estos 12 días que corren a partir del primer día de su mes,

Yo estoy a su lado y en su interior, así como ustedes están a mi lado y dentro de Mi cuerpo.

Carne del Cielo, viniendo a abrir y actualizar la carne de la Tierra a los impulsos de la Fuente, expresada a través de numerosas presencias al servicio en esta Obra.
Mi Presencia en este Sistema Solar, unida al Logos Solar, prepara y purifica el Vaso para que el Agua Lustral sea derramada, llenando el Vaso y desbordándolo con esta Onda Cristalina de Vida y Éxtasis.

uriel
La regeneración que nosotros oficiamos conjuntamente en los Éteres, permite a su consciencia localizarse en este Templo de manera mucho más vibrante y radiante, que ni siquiera soñaron vivir, así les abre la posibilidad de permutar sus cuerpos con un hermano, sea de la superficie de esta

Tierra como de la Intratierra, como con un Arcángel o cualquier conciencia unificada.
Más allá de toda localización, es posible que ustedes redescubran estratos de su consciencia aun intocados, completamente luminosos llenos de un Amor y Unidad inefable.

Todo esto se abre como posibilidad de experimentación, como posibilidad de experiencia.

Juntos, nosotros oficiamos en la obra alquímica que permite al Planeta transustanciarse. Juntos, nosotros permitimos a sus hermanos en humanidad beneficiarse del Fuego del Amor que es derramado sobre el Planeta y para el cual ustedes son los catalizadores e irradiadores.
Amados, sean pioneros, sean osados para imponerse a sí mismos la Unidad indefectible.

Ustedes nunca estuvieron realmente presos y, a medida que la Materia Sagrada que ustedes animan se eleva y se aproxima al arquetipo expresado por nosotros Arcángeles, retransmisores directos de la Luz de la Fuente, ustedes se darán cuenta de esto.

Focalícense en Mí y yo los fecundaré, irradiando Mi Don.

Sígueme en Facebook

Esto se hace con mucha facilidad cuando estén completamente descontraídos, relajados.

Estén abiertos a la donación de Mi Presencia, que es, de hecho, la donación de su Presencia y naturalmente ustedes, retransmitirán la Gracia que Yo transmito a este mundo, con el fin de vivificarlo y así multiplicar la Luz hasta el infinito.

Soy Uriel, Arcángel de la última hora, hasta muy pronto.

Antena Mirnan.

Publicado por Selén Om

Menú de cierre

Comparte con un amigo