Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

MI MONTE SANTO

image

“No causarán ya más daño ni destrucción en todo mi monte santo”. Isaías 11:9.

Dios ha prometido que cualquiera de nosotros que realmente lo desee, lo desee en serio, puede tener paz mental, equilibrio, y seguridad, y con esas cosas vienen naturalmente la libertad, la armonía total y una vida jubilosa e interesante.

Dios nos ha prometido que , si de verdad lo deseamos, si lo deseamos en serio, y podemos vivir en perfecta seguridad, pase lo que pase a nuestro alrededor, y que no sólo estaremos seguros, sino que lo comprendemos y estaremos así libres de temores infundados. Y como Dios es Amor Divino, El ha ordenado que podamos disponer de esas condiciones, por lo menos en gran medida, para aquellos a quienes amamos y deseamos ayudar. De modo que no se trata sólo de un arreglo egoísta para cuidarnos exclusivamente a nosotros mismos.

Dios formula esta gloriosa promesa en las páginas de la Biblia, en muchos textos distintos a lo largo del libro: cada uno expuesto de forma diferente y enfocando el tema desde un ángulo distinto, pero enseñando la misma lección.

El quid de la cuestión está en lograr esas cosas por las cuales oramos frecuentemente , tratar de obtener la mayor comprensión de la Presencia de Dios que nos sea posible, y adiestrarnos para darle todo el poder a El, lo cual, por supuesto, significa no darle poder a nada que no sea El.

No hace falta decir que esa condición no se adquiere completamente de la noche a la mañana. Toma tiempo. Pero es sorprendente ver cuánto se puede obtener, y cómo las condiciones de uno pueden mejorar radicalmente hasta en unas pocas semanas, si uno se lo propone.

También en soyespiritual.com:   Los ángeles envían estas 5 señales como advertencia. Aprenda a reconocerlos

Esto es, desde luego, lo que algunos de los viejos místicos llamaban la Práctica de la Presencia de Dios.

Lo importante es saber que no se trata de algo místico, abstracto, intrincado , sino de algo sencillo y práctico, si no exactamente fácil.

Recuerde con frecuencia, a lo largo del día, que Dios está con usted, se preocupa por usted y lo guía, y que cualquier cosa que usted diga o haga, en realidad la dice o la hace El a través de usted. Lo cual no es muy sutil ni muy complicado ¿ verdad?

Usted sabe que en la Biblia, la montaña siempre significa el pensamiento elevado, la conciencia de la Presencia de Dios, y que por lo tanto es santa. Lo cual no significa pía ni santurrona, sino pacífica, saludable, armoniosa, y alegre.

La promesa es clara e inconfundible. No nos pueden herir de ninguna manera si habitamos , la mayor parte del tiempo, en el monte santo.

Emmet Fox

Cerrar menú

Comparte con un amigo