ÁNGELES Y METAFÍSICA – CLASES 12 y 13 – Reino Angélico y Categoría de los Ángeles

ÁNGELES – CLASES 12 y 13

REINO ANGÉLICO Y CATEGORÍA DE LOS ÁNGELES

CLASE 12: REINO ANGÉLICO

El universo es un macrocosmos de energía y

de poder creativo, y todo hombre, mujer o

niño, es el epítome de la totalidad del

cosmos. En tu campo individualizado de

energía, en ese microcosmos que eres tu, hay

cantidad de Poderes Causales, o ángeles,

controlan tu pensamiento consciente y que

rigen la manifestación de todas las formas y

experiencias que tienen lugar en tu vida

personal.

Su existencia ha sido enseñada desde la

aparición de las hermandades espirituales y

de las sociedades filosóficas, hace ya miles

de años.

En las enseñanzas de sabiduría estos Poderes

Causales son llamados por muchos nombres,

incluyendo los de Agentes, Ángeles, Formas

del Pensamiento Consciente, Manos de Dios,

Señores, los Resplandecientes, y más

recientemente, arquetipos (en la psicología

analítica de Carl Jung).

Prefiero utilizar el término Ángeles, los

cuales según el Diccionario Metafísico

Bíblico, son quienes “guardan, guían y

dirigen las fuerzas naturales de la mente y

el cuerpo, las cuales llevan en sí el futuro

de todo hombre”.

Los cristianos siempre han creído en la

existencia de seres incorpóreos como los

ángeles, así como los yoguis y místicos

hindúes creen en los devas. Ellos no sólo

están vitalmente involucrados en el

ordenamiento de nuestro destino, sino que

también son los encargados de controlar las

poderosas fuerzas espirituales utilizadas en

la construcción y la conservación de todo el

Cosmos.

Los devas, en realidad, pueden ser

descriptos más adecuadamente como centros de

fuerza y de inteligencia que, bajo la

dirección de inteligencias aún más grandes

que las de ellos, llevan a cabo las

funciones correspondientes a los diversos

oficios específicos para los que han sido

asignados. Así, en efecto, están siempre

listos para ayudar y dar al individuo según

la medida de su receptividad.

Para ellos, todo es vibración. En eso

consiste su lenguaje, su nota tónica, la

manifestación del propio Dios. Ellos moran

en un reino de amor y de extática belleza,

un reino de música que se hace visible a

través de formas brillantes y transitorias,

de color que se vuelve audible en olas de

sonidos exquisitos; de átomos de materia que

están en perpetuo movimiento, cambiando,

fundiéndose, separándose, en respuesta a los

impulsos de la energía creativa cuya

expresión constituye la exclusiva razón de

la existencia de los devas.

Los ángeles o poderes causales son

extensiones del Espíritu de Dios que habita

en cada individuo. Son formas de pensamiento

divino que operan bajo la Ley del Libre

Albedrío, lo cual significa que están

sujetas a la energía que, consciente o

inconscientemente, irradiamos todos

nosotros. Hay que pensar también que

mediante diversas formas de adulteración ya

sea por medio del temor, la culpa, la ira,

la frivolidad y otras características del

ego, podemos literalmente cambiar su

verdadera naturaleza. Podemos desviar sus

divinas intenciones y restringir y paralizar

sus expresiones.

Cada Ángel tiene un deber cósmico que

cumplir, como un vórtice, a través del cual

emite su verdadera naturaleza de su ser, la

abundancia, las relaciones amorosas, el

éxito, la armonía, o cualquiera puede ser su

tarea específica. Su rol es siempre el de

estar a tu servicio, lo cual significa que

tú puedes hacer caso omiso de su función y

de su naturaleza primaria y crear tu propia

realidad, y Él está obligado a seguirte.

Recuerda que la naturaleza de los Ángeles

representa todo lo que es bueno, auténtico y

hermoso, y a menos que sus energías sean

mancilladas por el accionar del ego,

experimentarás todas esas óptimas cualidades

en el ámbito de tu propia vida. Cuando, de

manera consciente, mantienes tu propia

afinación en consonancia con las vibraciones

más altas de cada Ángel, puedes ser amada,

amante, creativa, próspera, enérgica,

resuelta, sabia, intuitiva, comprensiva,

alegre, victoriosa, armónica, lúcida,

confiable, fuerte, paciente, valiente,

imaginativa, iluminada, plena, exitosa, ten

sentirás protegida, estarás siempre

respaldada por la Verdad y serás

maravillosamente libre, es decir, que

llegarás a ser todo aquello para lo que has

sido creada.

Pero si tu “realidad” incluye problemas,

restricciones, limitaciones y debilidades de

carácter, eso significa simplemente que

estás proyectando falsas imágenes sobre esas

energía vivientes y ellas, a su vez,

proyectarán esas equivocaciones y esos

conceptos erróneos en la pantalla exterior

del mundo fenoménico y continuarán

proyectando esa apariencia negativa hasta

llegar a producir un cambio en la energía de

tu manifestación en el punto de tu expresión

situado en el interior de tu conciencia.

PROCESO DE CURACIÓN

Curar no es solamente lo que nosotros

tradicionalmente pensamos. La energía  de

nuestro cuerpo físico, emocional o mental,

cuando se debilita es porque se bloqueó no

permitiendo el fluir natural.

En todos los niveles encontramos leyes

iguales o parecidas a este funcionamiento

porque somos energía y luz, la base de la

materia. Lo único que cambia es la densidad

de la energía, en el nivel donde se

encuentre el bloqueo, el dolor o lo que

nosotros llamamos enfermedad. La energía

emocional se podría comparar con la densidad

del agua, la física con la de la tierra, la

mental con la vibración energética del aire.

Entonces se podría decir que curar es volver

al estado natural del cuerpo, cuando

nosotros nos sentimos vitales y fuertes. En

el plano emocional curar también sería tener

sentimientos o emociones estables, neutras y

positivas.

Siguiendo este razonamiento, a nivel mental

curar es tener pensamientos positivos, para

accionar luego en forma constructiva todo lo

que vamos ideando en nuestra mente, sin

sentir que nuestros pensamientos pueden

mezclarse con emociones negativas como por

ejemplo el miedo, que en general nos

paraliza la posibilidad de pensar y actuar

eficazmente.

Los Ángeles tienen todas las cualidades

curativas porque sus características son tan

puras como las que habitan en nuestro mundo

interior. Los seres celestiales tratan

siempre de que las recordemos irradiando luz

a nuestra alma.

La energía espiritual acciona en nuestro

mundo con las leyes naturales, creativas y

va integrando todos los reinos de manera

armoniosa; simplemente nosotros nos

desconectamos todo el tiempo de sus

cualidades y poderes; los Ángeles viven

recordándonos y curándonos para no alejarnos

de nosotros mismos, porque ésta e la

enfermedad más grave que podamos llegar a

sufrir.

En realidad para poder curarnos debemos

centrarnos en nuestro interior y aprender su

mensaje, respetando los códigos que pueden

ser diferentes y únicos en cada uno de

nosotros; por eso los Ángeles ayudan a

simplificar nuestra vida para conocernos

mejor.

Los Ángeles son los responsables de planear

coincidencias y por consiguiente también

pueden dar con el doctor o sanador apropiado

para tu enfermedad. Cada hospital, lo creas

o no, posee un Ángel de la Guarda.

LOS ÁNGELES PSICÓLOGOS

Ya dije previamente que los Ángeles son como

los pensamientos y que nos inspiran

introduciendo ideas en nuestros procesos y

modelos mentales. Los Ángeles nunca

interferirían en nuestros procesos sin que

antes nosotros lo solicitáramos, así que, en

definitiva, somos nosotros los responsables.

Si conscientemente decidimos que estos

procesos mentales se lleven a cabo, los

Ángeles colaborarán a que eliminemos de

diferentes maneras, los pensamientos

negativos y molestos.

Si quieres ser una persona más feliz es

importante saber con precisión por qué hay

que revisar los pensamientos negativos. A

continuación citaré algunas de las formas en

las que los pensamientos negativos afectan

nuestro bienestar:

1)          Los pensamientos negativos

aplastan la vitalidad y el sistema

inmunológico.

2)          Los pensamientos y aseveraciones

negativas influencian a los que te rodean.

3)          Los pensamientos e ideas

negativas crean perjuicios en el plano

perceptivo haciendo que sólo tengas en

cuenta los aspectos negativos de la vida. En

consecuencia esperas y buscas (consciente o

inconscientemente) resultados negativos que

confirman tu pesimismo.

4)          Los pensamientos negativos te

apartan de la consecución de metas

positivas. Por ejemplo, en vez de

desperdiciar tiempo y energía intentando

sobrellevar una posible situación negativa,

deberías perseguir las oportunidades más

valiosas

Si aspiras a igualarte a tu Yo Superior,

resulta muy beneficioso transformar tus

pensamientos y revisar los programas de tu

cerebro que no funcionan. Si te sirves de

las técnicas creativas de visualización para

conectar con la plenitud del universo,

tienes que  saber cómo y por qué funcionan

estas técnicas de visualización y

pensamiento positivo. Los beneficios

aparecen cuando eliminas los programas de

pensamientos negativos que te hacen creer

que no mereces el bien supremo.

Los Ángeles creadores de programas mentales

pueden tener acceso a tu mente, si así lo

permites. Si entras en un estado receptivo,

estos ángeles reprogramarán tu cerebro

añadiendo nueva información y descartando

programas negativos y caducos.

Quizás te parezca ridículo intentar que los

Ángeles entren en tu cerebro para realizar

cambios en Él. Muchos de vosotros, no

obstante, aceptáis que otros medios dudosos

como la televisión, ideas anticuadas o

compuestos químicos penetren en él. Por lo

tanto ¿por qué no los Ángeles? Intenta

imaginar que los Ángeles tienen el mismo

efecto en tu cerebro que las encefalinas.

Estos métodos introducen nuevas formas de

ondas cerebrales, además mejoran la

estructura molecular y programan la

inspiración, todo ello confiriéndote una

misión de grandeza en la vida.

Te propongo que:

Vayas a tu lugar de meditación y te pongas

lo más cómoda y relajada posible.

Imagina frente tuyo una gran pantalla como

de cine en la cual se ve en forma totalmente

ampliada tu cerebro. Vas viendo una cantidad

de Ángeles que están limpiando con sumo

cuidado todos los casilleros mentales que

contienen patrones mentales y programaciones

negativas, y que estas mismas, una vez

retiradas, van siendo consumidas y

transmutadas en una enorme hoguera de fuego

violeta.

Una vez hecha esta limpieza a fondo, no

quedando ni una sola mancha oscura que

representaría un patrón negativo que se ha

escapado de la vista de los Ángeles, viene

toda una columna de Ángeles que llevan un

estandarte en el cual se puede leer con

letras doradas “Programaciones Positivas”. A

medida que llegan a tu cerebro van colocando

estas programaciones en cada uno de los

casilleros.

Ahora estos amorosos guardianes envuelven a

tu cerebro en una nube rosa de amor, y con

sumo cuidado y cariño lo van colocando

nuevamente en tu cabeza, y tu verás como

paulatinamente l apantalla se va esfumando

en la nada.

De ahora en adelante verás brotar cual

preciosas flores todas las ideas y metas

positivas en tu vida.

EL ÁNGEL DE LA TRANSFORMACIÓN

El hombre goza de una serie de capacidades

extraordinarias que lo diferencias de las

otras criaturas vivas, entre las cuales se

cuenta la de obrar pequeños milagros en su

existencia. Entre estos está la

transformación.

Este Ángel es responsable de la

transformación del espíritu y el pensamiento

en el reino físico. Debido a su obra

transformadora, este Ángel nos ayudará cada

vez que hagamos un trabajo creativo.

Transformarse es cambiar las formas, es

trascender las apariencias, fijándose en la

esencia que las resume. Cuando somos capaces

de profundizar en un problema, en una

relación, podemos transformarla. Si nos

quedamos en las apariencias, siempre seremos

víctimas.

No deberíamos quejarnos de nuestro destino,

pues en nosotros está la clave para

cambiarlo. Cuando conectamos con nuestro

verdadero fondo, con nuestro Yo Superior, es

fácil que las formas cambien.

El Ángel de la Transformación también asiste

en sus misiones a los Ángeles del Nacimiento

y de la Muerte. Un nacimiento o muerte

acaecidos en tu círculo pueden precipitar tu

transformación. El nacimiento y la muerte

son también metáforas que representan los

cambios que necesitas efectuar.

Este es el momento de poner en práctica las

ideas nuevas, desprendiéndote de las viejas

que nos han dado fruto. Al haber elegido

este Ángel, prepárate para la transformación

que pronto llegará a tu vida.

Puedes llamar a este Ángel para cambiar y

aprender a crecer. Especialmente para limar

o modificar todo lo que puede ser muy

brillante y divino, que nosotros queremos

irradiar. Con su presencia podemos lograr

captar energía del cosmos, activar y

potenciar el poder de los objetos mágicos,

incentivar la inteligencia, el

discernimiento y la verbalización y ayuda a

curar y transformar en el nivel físico,

emocional y mental.

El Ángel de la Transformación nos dice que

siempre los milagros se asociaron con la

curación, porque curar es mantener en

armonía y volver el equilibro al organismo

de un ser.

Curar es una forma de transformar aquello

que no está funcionando y que provoca dolor

o sufrimiento. Los dolores se sienten no

solamente en el cuerpo. Si observamos a un

niño, llora por el dolor de no ser

comprendido; si escuchas a un adulto, llora

por el sufrimiento de no poder convivir, a

veces ni consigo mismo.

Si pensamos en que somos energía y luz, todo

puede transformarse y todo es relativo, o

todo puede cambiar.

Te propongo que:

Siéntate o estírate en un lugar en el que

nadie te pueda molestar. Cierra tus ojos y

relájate.

Permite que en tu mente aparezcan aquellos

pensamientos negativos, aquellas opiniones y

comportamientos negativos que te molestan en

ti o en los demás. Recuerda situaciones

concretas en las que te dejaste dominar por

la negatividad.

Dirígete a tu Ángel de la Transformación con

toda la humildad que puedas y pídele ayuda.

Visualiza una luz pura y cristalina que

invade todo tu ser como una inundación que

va anegando toda la negatividad que hay en

ti. Visualiza cómo esa luz cristalina

convierte tu mente en algo puro y

transparente, produciendo en ella la

transformación.

Pídele a tu Ángel de la Transformación

también para que te cure de todo dolor viejo

o reciente. Pídele que lo elimine desde la

fuente misma donde ha sido creado este

sufrimiento; Él te va a ayudar realizando

seguramente todos los milagros para que nada

ya pueda dañarte

También puedes utilizar este ejercicio para

transformar una situación, una relación o

simplemente para ayudar a transformar el

mundo.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA NRO. 5

Afirmaciones de Sueños

Las afirmaciones establecen un estado mental

positivo y de aceptación. Cuando se las

repite una y otra vez, sobre todo

expresándolas con mucha convicción, las

afirmaciones entran en el inconsciente,

alineándolo con la conciencia.

Las Afirmaciones resuenan más cuando las

acompaña una visualización. Mientras

pronuncias tu afirmación, es conveniente que

la visualices o imagines.

Si no sueles recordar tus sueños, prueba con

esto:

Afirmación Nº 1

Soñaré.

Recordaré mi sueño.

Mañana despertaré y escribiré mi sueño.

Al pronunciar estas palabras, imagínate

dormida y soñando. Luego visualízate al

despertar, alargando la mano hacia el

cuaderno donde pones por escrito tus sueños

o los mensajes de tus ángeles para anotarlo.

Si tienes buena memoria para tus sueños,

puedes saltear la primera afirmación y pasar

a esta.

Afirmación Nº 2

Estoy abierto a ti, ángel mío.

Te invito a visitarme en mi sueño.

Siempre es mejor, al crear tus afirmaciones,

invocar a tu Ángel por su nombre, si lo

conoces. Elige tus propias palabras,

utilizando los dos ejemplos citados como

guía. También en este caso, cuanto más te

conectes con tus sentimientos, más poder

darás a tu afirmación.

Es útil visualizar, mientras pronuncias tu

afirmación, un rayo de luz rosada o dorada

que brota de tu corazón y que te conecta con

el corazón de tu Ángel. O puedes imaginar un

lugar hermoso donde unirte con tu Ángel.

Repite tu afirmación mientras imagines la

escena.

Una vez que has establecido contacto con tu

Ángel en tus sueños, puedes comenzar a

trabajar con Él en temas específicos,

formulando preguntas en el momento de

quedarte dormida. Esto causa el mismo efecto

que escribir a tu Ángel. En realidad, te

conviene escribir las preguntas en una hoja

de papel y ponerlas bajo la almohada. Aunque

lo hagas, es buena idea vocalizar también la

afirmación.

Afirmación Nº 3

Querido Ángel: en mi sueño de esta noche

querría una aclaración sobre ….. o,

Por favor, esclaréceme sobre… o,

Ayúdame a comprender, por favor…

Utiliza tu intención como punto central para

sembrar el estado de sueño. Cuando estés

quedándote dormida, imagina que tienes un

sueño en el que tu Ángel viene a ti. Inventa

También en soyespiritual.com:   10 señales de que tus ángeles de la guarda están presentes

el sueño, tal como querrías tenerlo. El

sueño que recuerdes durante la mañana

contendrá algunos elementos o rastros de esa

semilla. Afirma que es así, aunque debas

hacer de detective para hallar la clave.

La clave para identificar a nuestros Ángeles

en nuestros sueños, es sentir el tono del

sueño. Las emociones o sensaciones que hayas

tenido en la atmósfera, una cualidad o hecho

que resulte fuera de lo común, exótico o

ultraterreno, pueden señalar la presencia de

los ángeles.

CLASE 13

CATEGORÍAS DE LOS ÁNGELES

Los Ángeles, como las personas, pertenecen a

familias o clanes. Se les han dado muchos

nombres, pero, según la opinión de varios

historiadores de Ángeles, los más conocidos

se pueden disponer en tres categorías o

esferas, comenzando por lo alto, con los más

próximos a Dios, y descendiendo hasta

aquellos que están vinculados con el mundo

físico.

Todos los que escriben sobre Ángeles están

de acuerdo en que hay muchos tipos

diferentes de seres celestiales que sirven

de puentes entre los reinos espiritual y

físico. Existen numerosas opiniones en

cuanto al número de categorías, sus nombres

y las funciones de cada uno. El sistema de

organización más comúnmente seguido en el

mundo occidental proviene de un libro que

apareció en el siglo VI. Se supone que fue

escrito por Dionisio el Areopagita,

discípulo de San Pablo. En él figuraban tres

tríadas o esferas de Ángeles, con tres

categorías en cada uno.

La palabra “ángel”, en sí, se utiliza como

término genérico para referirse a todos los

seres celestiales, pero también para

designar a los miembros de la tercera

esfera, los más próximos a lo físico. Así,

también la palabra “arcángel” se utiliza con

frecuencia como término genérico para

referirse a todos los órdenes elevados de

seres celestiales, aunque en realidad no sea

sino uno de órdenes más altos.

Las legiones angélicas están compuestas así:

1ª. Esfera: Ángeles que sirven como

consejeros celestiales:

1) Serafines

2) Querubines

3) Tronos.

2ª. Esfera: Ángeles que trabajan como

gobernadores celestiales:

4) Dominaciones

5) Virtudes

6) Potestades

3ª. Esfera: Ángeles que funcionan como

mensajeros celestiales:

7) Principados

8) Arcángeles

9) Ángeles.

Triada o Esfera Superior

El conjunto de la jerarquía de los Ángeles

puede describirse mejor diciendo que se

trata de una vasta esfera sin fin de seres

que rodean a un punto central incognoscible,

al que se denomina Dios. El Centro Divino es

definido como una emanación de pensamiento

puro de la vibración más elevada, cuyos

sutiles rayos parecen cambiar de frecuencia

a medida que se alejan del centro.

Cuando las vibraciones disminuyen su

velocidad, en un primer momento se

convierten en una región orbital de luz

pura. Cuando esta luz disminuye su

intensidad, alejándose más de la fuente,

comienza a condensarse en materia. Así, la

imagen aparecería como un inmenso Sol

rodeado por una corteza delgada de materia

oscura.

La primera tríada de presencia angélicas se

conoce como los Serafines, los Querubines y

los Tronos, que se hallan reunidos en torno

a un núcleo central de pureza. Un Serafín

vibra en la frecuencia angélica más elevada.

El Querubín, en el siguiente anillo que

orbita alrededor de la fuente, tiene una

velocidad de vibración algo menor, mientras

que los Tronos del tercer anillo marcan el

punto en el cual comienza a aparecer la

materia.

1) Serafines: Son reconocidos generalmente

como representantes del orden más elevado de

los Servicios Angélicos de Dios.

Se los conoce normalmente como Ángeles con 3

pares de alas y que tienen miles de ojos en

sus alas. La leyenda dice que están tan

cerca del trono de Dios que usan un par para

taparse el rostro, el otro para taparse el

cuerpo y las piernas, y el tercero para

mantenerse flotando.

Son los Ángeles que aparecen nombrados como

coro en la Biblia , en Isaías, y que dice

que se cantan uno a otro: “Santo, Santo,

Santo es el Señor de las Huestes, la tierra

está llena de Su Gloria”, mientras rodean el

Trono. Una hermosa explicación de esta

actividad aparentemente monótona es que en

realidad se trata de una canción de

creación, una canción de celebración.

Es la vibración primordial del Amor. Es una

esfera creativa, en la que resuena la Vida.

Los Serafines están en comunión directa con

Dios y, como tales, son seres de luz y

pensamiento puros que resuenan con el Fuego

del Amor.

Conocidos popularmente como las “flameantes

serpientes voladoras del rayo”, que “rugen

como leones” cuando se despiertan, a los

Serafines se les identifica más con la

serpiente o el dragón que con cualquier otro

orden angélico. En realidad, su nombre

sugiere una combinación del término hebreo

“rapha”, que significa “sanador”, “médico” o

“cirujano” y “ser”, que quiere decir “ser

superior” o “Ángel custodio”. Durante mucho

tiempo la serpiente o dragón ha sido un

símbolo de las artes curativas, sagrado

hasta Esculapio. Dos serpientes se enroscan

alrededor del legendario “caduceo”, nuestro

actual símbolo de la profesión médica.

2) Querubines: En la genealogía histórica se

lo representaba con cuatro alas y cuatro

caras, siendo representados con frecuencia

como los Portadores del Trono de Dios y como

Sus Aurigas. En el Salmo 18 Dios es

conducido por un Querubín, aunque el

carruaje parece haber sido un Ángel del

orden contiguo inferior – denominado Trono.

Actualmente a los Querubines se los

representa generalmente como bebés de cuerpo

entero, con alas.

Son los distribuidores de la energía, los

que establecen la forma que debería tomar, y

que activarán las legiones de arcángeles

inferiores para que se ocupen de ello.

Serán, en verdad, las escalas inferiores,

cada una según su propio cometido, quienes

realicen completamente, y con la máxima

perfección que les es propia, el pensamiento

Creador de la Divinidad.

Son los custodios de la luz y de las

estrellas. Aunque alejados de nuestro plano

de la realidad, su luz toca nuestras vidas,

la luz divina que ellos filtran desde el

cielo.

La vibración sutil que emana de los

Querubines es la del Conocimiento y la

Sabiduría.

3) Tronos: Estos Ángeles son descriptos como

las grandes “ruedas” o los de “múltiples

ojos”. Curiosamente, mientras los Querubines

parecen ser los aurigas de Dios, los Tronos

parecen ser los carruajes. El símbolo es una

rueda de carreta con alas en los vórtices.

Las descripciones de los tronos han

cautivado la imaginación de muchos

entusiastas de los ovnis, pues las hallan

muy cercanas a las observaciones de los

encuentros actuales con las denominadas

naves espaciales venidas de fuera. De todas

las formas angélicas, las “ruedas” son

ciertamente las más enigmáticas. Quizás se

deba al simple hecho de que representan

imágenes parecidas a nuestra propia

tecnología, si bien al mismo tiempo fueran

descriptas en una era en que incluso la

rueda en sí misma era alta tecnología.

Se los convoca porque saben mucho de la

Creación de Dios y son los que equilibran el

amor propio y lo ponen en la justa balanza.

Ellos habitan una región del Cielo que

comienza a adoptar forma y sustancia. Es en

este punto que el Cielo se encuentra con la

Tierra y asuma la sustancia de la carne,

quedando así expuesto a la posibilidad de

corrupción. Rudolph Steiner llega a decir

que, en un gesto de amor, los Tronos

ofrendaron la sustancia que sirvió de base

para nuestra existencia material.

TRIADA O ESFERA INTERMEDIA

El segundo grupo de los tres órdenes está

compuesto por las Dominaciones, las Virtudes

y las Potestades. El tema de una unificación

última con “Dios, el origen” compendia todo

el empeño de los Ángeles de la Segunda

Tríada. Debido a esto existe una constante

tensión dual que surge entre las polaridades

del bien y el mal, la material y el

espíritu, lo superior y lo inferior. Todos

los órdenes dentro de la Tríada pugnan por

equilibrar y reconciliar a tales oponentes

y, al hacerlo, todos son proclives al riesgo

de corrupción.

4) Dominaciones: Este orden, según Dionisio,

“regula las obligaciones de los Ángeles.

Otros eruditos sostienen que las

Dominaciones son cauces de misericordia, que

viven dentro del segundo cielo.

Supuestamente, esta esfera sagrada tiene las

letras celestiales del Nombre Sagrado

suspendidas en su reino.

5) Virtudes: Estos Ángeles de Gracia

conceden Bendiciones procedentes de las

alturas, normalmente en forma de milagros.

Con mayor frecuencia, son asociados a los

héroes y a los que luchan por el bien. Se

dice que infunden coraje cuando más se

necesita. Aparecían en la Ascensión de

Cristo, donde dos de ellas le escoltaron

hasta el Cielo.

6) Potestades: Se supone que fueron los

primeros Ángeles creados por Dios. Las

Potestades habitan la peligrosa región

limítrofe entre los cielos primero y

segundo. Dionisio da fe de ellos resistiendo

los esfuerzos de los Demonios por apoderarse

del Mundo. Aparecen para actuar como una

especie de guardia fronteriza que patrulla

los Senderos Celestiales atentos a la

infiltración diabólica.

Obviamente, estas patrullas son un asunto

arriesgado y San Pablo advirtió severamente

a sus diversas congregaciones que las

Potestades pueden ser tanto el bien como el

mal. En la Epístola de los Romanos 13:1 se

revelaba que “El Alma está sometida a las

Potestades”, y es en sus esfuerzos por

mantener un equilibrio dentro de nuestras

almas que algunas son conocidas por llegar a

estar excesivamente identificadas con el

lado oscuro de los seres humanos, por lo que

son proclives a pecar. Aún así, las

Potestades encuentran su verdadera vocación

en equilibrar o reconciliar los opuestos.

TRIADA O ESFERA INFERIOR

La Tercera triada de Principados,

Arcángeles, y Ángeles está firmemente

enraizada dentro del reino del primer cielo,

así como con sus límites con nuestro

universo temporal y material. Esto quiere

decir que los tres órdenes son los más

expuestos y vulnerables a cualquier

corrupción de la carne. También podría

explicar el hecho de que los Ángeles

individuales procedentes estos órdenes son

más conocidos por nosotros, debido,

simplemente, a que se nos asemejan más.

7) Principados: Originalmente, los

Principados eran considerados como una orden

que estaba a cargo de las naciones y de las

grandes ciudades de la tierra. Más tarde,

estos límites se expandieron, pero al

hacerlo, las fronteras se volvieron más

imprecisas. Extendieron su dominio y se

convirtieron en los protectores de la

religión (un encargo difícil, si se hallan

implicadas las cuatro religiones

principales), tendiendo a adoptar un punto

de vista más bien ortodoxo del bien y del

mal.

8) Arcángeles: Los Siete Ángeles que se

alzan ante el Señor en las Revelaciones son

representados habitualmente con los

Arcángeles. Mientras que las fuentes

cristianas y judía están de acuerdo en el

número siete, existe un debate profano

acerca de quienes podrían ser en realidad.

No obstante, cuatro nombres que aparecen con

regularidad matemática son: Miguel, Gabriel,

Rafael y Uriel. Los otros tres candidatos

son seleccionados tradicionalmente entre

Metrón, Remiel, Sariel, Anael, Ragüel y

Raziel.

Dionisio nos dice que los Arcángeles son

“Mensajeros que llevan los Decretos

Divinos”. Están considerados como los

intercesores más importantes entre Dios y

los humanos, y son ellos quienes comandan

las legiones del Cielo en su constante

batalla con los Hijos de las Tinieblas.

FUNCIONES DE LOS ARCÁNGELES

Aunque sus esferas de influencia se

sobreponen e interconectan, cada Arcángel

tiene su propio distrito:

URIEL: Es la presencia lumínica protectora

del Este, del sol naciente, de la mañana y

los nuevos principios, de la primavera y el

color amarillo. Uriel trae a la mente

energías transformativas y es el guardián

del reino mental. Bajo su dominio caen la

ciencia, la economía y la política. Esto lo

incluye todo, desde la limpieza de tóxicos a

los problemas del hambre, la falta de

vivienda y las reformas políticas. La obra

de Uriel incluye sistemas, organizaciones y

todos los temas relacionados con el trabajo.

GABRIEL: Es la presencia lumínica Protectora

del Sur, del mediodía y el calor solar, del

verano y el color verde. Es el guardián de

las emociones, las relaciones y la

creatividad. Cuando estamos luchando con

abusos, adicciones, familias en disfunción o

con las dificultades de las minorías

sexuales para hallar el amor y ser amadas.

Es el Ángel de la Esperanza y la Revelación

, el Amor y los Contactos del Corazón. El

terreno especial de este Arcángel es la

creatividad y las artes, las emociones y

todas nuestras relaciones con animales, con

personas y con Ángeles.

RAFAEL: Es el Protector del Oeste, del

crepúsculo, la noche, el otoño y el color

rojo. Es el guardián de nuestro cuerpo

físico y de la curación. Su dominio es la

casa del crecimiento y la transformación.

Esto incluye todo lo que va desde la cirugía

a la herbolaria, desde lo personal hasta lo

planetario. Su poder puede actuar sobre

enfermedades físicas, mentales y

emocionales.

MIGUEL: Es el protector del Norte, que es la

casa de l anoche, el invierno y el color

azul. El Norte es el reino del espíritu y de

los sueños. Miguel es el guardián de la paz,

la armonía y la cooperación global. Y

trabaja por la cooperación y la

reconciliación. Es hora de que aprendamos a

vivir en paz y armonía con otros, a derribar

las barreras que han separado a naciones,

partidos políticos, sectas religiosas,

familias e individuos, debido a diferencia

de opiniones, miedos y egoísmos. Todos somos

ciudadanos de la Tierra , pese a nuestra

adversidad.

Mientras realizas tu búsqueda espiritual es

útil recordar las enseñanzas que Miguel nos

ofrece. A veces estamos tan dedicados a

buscar respuestas que olvidamos la

importancia de formular las preguntas

correctas.

EL ARCÁNGEL MIGUEL

Su nombre significa “EL QUE ES COMO Dios”,

es sin duda el más conocido de los

arcángeles superlumínicos. Miguel es

reconocido en las tres tradiciones sagradas

de Occidente.

Según la tradición judía, es Miguel quien se

apareció a Moisés en medio de una zarza

ardiente, volviendo a aparecerse en el

episodio del entierro, donde se disputa con

Satán la posesión del cuerpo del viejo

patriarca. Se cree que es quien rescató a

Daniel y a sus amigos de la madriguera de

los leones.

En los Pergaminos del Mar Muerto, Miguel

emerge como el Príncipe de la Luz , que

libra una guerra contra los Hijos de la

Oscuridad , en la cual encabeza la batalla

angélica contra las legiones de Belial, el

Ángel Caído.

Recientemente, en 1950, el Papa Pío XII

declaró a Miguel patrono de todos los

policías.

Por lo general, Miguel es mostrado con una

espada desenvainada, que simboliza su papel

como gran adalid de Dios.

Existen tradiciones musulmanas que describen

a Miguel en una forma prodigiosa. “Alas de

color verde esmeralda… cubierto con cabellos

de azafrán, cada uno de ellos conteniendo un

millón de caras y bocas y muchísimas lenguas

que, en un millón de dialectos, imploraban

el perdón de Ala”. En el Corán se dice que

los querubines se formaron a partir de las

lagrimas vertidas por este gran Ángel sobre

los pecados de la fe.

Miguel también es conocido como el Ángel del

Juicio Final y en su carácter de “pesador de

almas” tiene una genealogía que data de

cuando las tribus de Israel estaban en

cautiverio en Egipto.

En la Edad Media también se sostuvo que

Miguel era el “Acompañante del Alma”, el

conductor de las almas hacia el otro mundo.

Como la Iglesia estaba ansiosa por atraer a

los antiguos adoradores paganos de la Galia

Romana , que seguían manteniéndose fieles al

Dios Mercurio, dotó a Miguel con muchos de

los atributos de ese Dios del mundo

terrenal. Las capillas dedicadas a Miguel se

levantaron sobre las ruinas de los antiguos

templos, que invariablemente habían sido

construidas sobre colinas o montículos. Así,

Miguel, como Mercurio, llegó a ser el guía

de los difuntos.

En Daniel se vaticina que cuando el mundo

vuelva a estar en auténticas dificultades,

reaparecerá Miguel. Muchos eruditos señalan

a este siglo como aquél en el cual Miguel se

revelará una vez más en toda su gloria.

También en soyespiritual.com:   10 señales de que tus ángeles de la guarda están presentes

Miguel es el que protege a los creyentes,

libera sus casas, destruye las obras de

magia negra y sortilegios, por lo tanto es

un colaborador amado y verdadero, tanto por

los humildes que se sienten protegidos, como

por los poderosos que se identifican con Él.

Miguel representa el Sol en su pleno

dominio, a lo largo del arco resplandeciente

de su recorrido, de las primeras luces del

Este hasta el último rayo del Oeste, antes

de que llegue la noche.

En el plano humano, el Arcángel Miguel ayuda

a conseguir el éxito, la afirmación,

facilita la lucha para superar los

obstáculos. La tradición lo asimila a todo

lo que concierne a la Potencia en todos sus

aspectos positivos.

Como Ángel Solar, domina la constelación del

León, pero siendo también Señor del Elemento

Fuego, extiende su protección a la tríada

zodiacal del fuego: Aries, Leo y Sagitario.

La Biblia menciona a menudo su nombre en la

imaginación humana su imagen es asociada a

la criatura llameante del Ángel de la Luz.

Se quiebran las tinieblas con su llegada, y

el enemigo, agazapado en la sombra, es

afrontado y derrotado.

El suyo es el importante papel de jefe de

los ejércitos Celestes, el vencedor de la

Bestia , el vencedor por excelencia de todas

las batallas. Esta apariencia suya de

guerrero victorioso e invulnerable el

asegurará la gran benevolencia de parte de

todos los ejércitos, soldados y reyes de

todas las épocas.

Antiguamente se asociadaza a Miguel con la

curación, y en particular, con la curación

física a través del agua. Para nosotros el

agua es sagrada, porque es indispensable

para la vida. Somos capaces de vivir durante

meses sin comer, pero en pocos días morimos

por falta de agua. En la antigüedad, los

ríos y los rayos eran considerados Fuentes

de fuerza espiritual, así como los medios de

transporte eran una fuente de comida. Se

consideraba que las corrientes de agua eran

como emanaciones de Dios o de la Madre

Naturaleza que daban vida a todas las cosas.

En las culturas más antiguas, el Dios de las

aguas (Yamm, Poseidón, Neptuno, etc.) era

una Divinidad muy poderosa.

Desde tiempos inmemorables, el agua ha

jugado un importante papel en la curación de

las enfermedades. Los manantiales de agua

caliente se veían como regalos especiales de

Dios, y se asociaban a espíritus protectores

o incluso divinidades. Los pozos naturales y

las fuentes normales, e incluso los ríos y

arroyos, también se reverenciaban por sus

propiedades curativas y cada uno de ellos

tenía su espíritu guardián.

Esta creencia también prevaleció en las

épocas bíblicas. Se conoce la historia de

cómo una noche Jacob llegó al Río Yaboc y

allí luchó contra un Ángel al despuntar el

alba. Los estudiosos del folclore religioso

consideran que aquel Ángel era el guardián

del río. Según la tradición judía, el Ángel

que luchó contra Jacob era Miguel y lo hizo

para probar si era digno de convertirse en

el patriarca y padre de Israel. Durante el

combate junto al río, Jacob se dislocó la

cadera y se considera que Dios envió a

Rafael para curarle.

Durante la época en que vivió Jesús, los

judíos creían fervientemente que Dios había

escogido al Arcángel Miguel para que velara

por determinadas fuentes de agua,

especialmente aquellas que tenían

propiedades curativas. Esta creencia puede

provenir del hecho de que tradicionalmente

se considera que Miguel es un Ángel

protector especial de los judíos, quienes

asociarían esta protección con todos los

fenómenos naturales de su mundo.

Parece que esta asociación todavía va más

lejos. La tradición considera que Miguel es

el Ángel del Éxodo, que condujo al pueblo de

Israel a través del Mar Rojo y que, cuando

moisés golpeó la roca en el desierto, hizo

que de ella manara agua para calmar la sed

de los israelitas. En ambos casos el agua es

una fuente de vida y de seguridad para el

pueblo judío. Por consiguiente, puede ser

que la asociación de Miguel con la curación

a través del agua se inicie aquí.

Un interesante pasaje del evangelio de San

Juan también habla de las curaciones de

Miguel a través del agua: “Hay en Jerusalén,

junto a la puerta de las Ovejas, una piscina

llamada en hebreo Bezatá, con cinco

soportales. En estos soportales había muchos

enfermos, ciegos, cojos y paralíticos que

aguardaban el movimiento de las aguas. Pues

un Ángel del Señor descendía de tiempo en

tiempo a la piscina y agitaba el agua. Y el

primero que, después de movida el agua,

entraba en la piscina, quedaba sano de

cualquier enfermedad que tuviese”. (Juan 2,

2-4).

La tradición judía suele asociar al Ángel

del Señor que agitaba las aguas con Miguel y

al verdadero sanador con Rafael.

¿Por qué se considera que Miguel cura a

través del agua? Parece que las aguas

termales y otros lugares parecidos debían

protegerse, tanto de desastres naturales

como sobrenaturales, porque eran muy

valiosos para la humanidad. Sólo el más

poderoso de los protectores era capaz de

hacer algo por estos lugares sagrados tan

importantes. Por este motivo, se consideró

que Miguel era el Ángel que debía velar por

estos lugares de sanación.

Esta creencia todavía se conserva en muchas

partes del mundo, como por ejemplo, el

Centro Médico San Miguel de Newark, Nueva

Jersey, que se fundó en 1867 y es uno de los

muchos hospitales dedicados al Arcángel.

También se considera que Miguel es el Ángel

que conduce a las almas de los que han

muerto hacia el otro mundo. Es el patrón de

los hospicios, y cuando conozcamos a alguien

cuya vida en este mundo está llegando a su

fin, podemos pedirle a Miguel que le

acompañe en su viaje al más allá.

EL ARCÁNGEL RAFAEL

Su nombre significa “EL RESPLANDOR QUE

CURA”, y tal como lo indica su nombre en

hebreo, es el sanador por excelencia:

“Rapha” (que cura) + Él (Dios). La raíz de

su nombre significa mucho más que la simple

curación física. Incluye todo tipo de

arreglo o reparación, desde zurcir unos

calcetines hasta purificar el agua o

arreglar cualquier defecto de un producto.

Podemos observar que la esencia del nombre

Rafael implica un cambio para mejor, la

restauración de algo para que recupere su

estado original, ya sea en relación con

nuestro ser físico o con nuestra

espiritualidad.

Se dice que Rafael que es el guardián de los

espíritus de los seres humanos, no de sus

cuerpos. Y esto es lo que corresponde al

Sanador de Dios, porque todas las curaciones

se inician en el espíritu, incluso las

curaciones de enfermedades físicas. La mayor

parte de la curación que necesitamos es la

curación del espíritu o de aspectos

relacionados con el espíritu, el

pensamiento, las emociones y las relaciones

personales.

La tradición cabalística ha asociado a

Rafael con el planeta Mercurio, del cual es

Arcángel dominador. También para los

griegos, Mercurio era el señor de la

medicina, pero descubriremos que es una

relación que funda sus raíces en la

antigüedad más remota.

Es conocido por ser el príncipe-jefe que

gobiérnale segundo cielo, jefe del Orden de

las Virtudes, guardián del Árbol de la Vida

en el Edén y, por reconocimiento propio, uno

de los siete Ángeles del Trono. Esto es lo

que revela a Tobías en el Libro de Tobías.

En este relato, viaja disfrazado en compañía

del hijo de Tobías, sin darse a conocer

hasta el fin del viaje. Rafael enseña a

Tobías que ha capturado un enorme pez, cómo

utilizar cada parte del animal, “el corazón,

la bilis y el hígado.. son necesarios para

medicinas útiles..y las agallas son buenas

para untar los ojos en los que hay una

manchita blanca, que resultarán curados”.

Por cierto, la carrera de Rafael parece

salpicada de misiones médicas. Curó el dolor

de la circuncisión a Abrahán, que no había

sido sometido a este procedimiento de niño.

Rafael fue luego enviado por Dios a curar el

muslo del pobre Jacob, maltratado por

Samael. Y también se aseguró que Él dio a

Noé, después del Diluvio, un apreciadísimo

“libro médico”.

De Él se ha dicho que es “una de las cuatro

presencias puestas por encima de todas las

enfermedades y de todas las heridas de los

hijos de los hombres” (Enoc 1), y en el

“Zohar” es el “encargado de curar la tierra…

la tierra que brinda un lugar al hombre, a

quien también cura de sus enfermedades”.

Si bien oficialmente es una Virtud, se dice

que tiene las seis alas de un Serafín, pero

al mismo tiempo pertenece a los Querubines,

las Dominaciones y las Potestades. También

se dice de Él que es el más divertido y

sociable de toda la grey angélica, y a

menudo aparece representado charlando

alegremente con algún confiado mortal. Su

carácter risueño se debe posiblemente al

hecho de ser Regente o Ángel del Sol.

Lo más importante que aprendemos de Rafael,

y por extensión de todos los que sirven a

Dios, es que no vienen a nosotros por propia

decisión, sino por voluntad de Dios. Esperan

que se les trate con el respeto que merecen

tan grandes mensajeros, pero jamás aceptarán

agradecimiento o gloria por sí mismos, sino

para Dios, que es quien les envía. Debeos

recordar esto cuando intentamos establecer

una relación recíproca con nuestro Ángel de

la Guarda , porque si Dios no proporciona

vida y profundidad a esta relación no será

nada satisfactoria.

Rafael es además el guardián de la

investigación científica, de los

conocimientos aplicados a la materia. Este

gran Ser conoce cosas que para los hombres

serán aún desconocidas por milenios. Cuando

llegue el momento hará descender, por medio

de sus legiones, ideas e intuiciones en la

mente de individuos predispuestos.

Si el corazón y la mente de los científicos,

de los médicos, de los investigadores

estuviesen abiertos a esta realidad, Rafael

podría hacer confluir sobre ellos estos

dones de conocimiento que puede hacer llegar

sólo gota a gota. Si en verdad es tan

difícil para los hombres de ciencia creen en

la existencia del Ángel, prueben al menos a

dejar abierto un pequeño portillo a la

posibilidad, a la trascendencia. Prueben, al

menos, a enviar una sonrisa afectuosa, no

despreciativa, hacia esta gran Energía de

poder y de conocimiento. Prueben, en el

secreto de su corazón, donde nadie viene a

apuntarles con el dedo o a reírse de ellos,

prueben a dejar una pequeña posibilidad a lo

maravilloso y a lo imponderable que, como

bien saben los investigadores, aletea

siempre, inalcanzable, en torno a cada

microscopio…

Rafael es el dominador de la constelación

zodiacal Virgo. Según la astrología

tradicional, Virgo está dominada por

Mercurio, y bajo este signo tenemos los

mejores custodios de la salud, enfermeros,

farmacéuticos, investigadores, científicos.

Mercurio es el custodio de la inteligencia,

de la investigación científica y de las

indagaciones. Pertenece al elemento Tierra y

como tal domina también la Tríada de los

signos que a ella pertenecen: Virgo, Tauro y

Capricornio.

La influencia de Rafael es fortísima,

también en la constelación de Géminis,

dominaos ellos por Mercurio. En este signo

estimula la facultad intelectiva, pues los

Géminis son pocos propensos al sacrificio y

al espíritu de servicio activo que está, por

el contrario, muy desarrollado en Virgo.

PROGRAMACIÓN ANGÉLICA Nº 6

Limpieza del Alma

Imaginemos a la Energía Cósmica como un

enorme diamante, con infinitas facetas

cortadas a la perfección. De cada faceta

emana un esquema de luz singular, más

hermoso y magnífico que cualquier color

visible en la tierra. La luz de cada faceta

se concentra en cada ser humano. Es la luz

del don que tenemos para ofrecer al mundo;

es la luz que nos une a Dios y a los demás

seres humanos. Todos formamos parte de un

espectro de colores hermosos. Cuando tenemos

la libertad de ser nosotros mismos, la luz

nos emana del alma en forma de un esquema

brillante y singular. La luz brilla con más

intensidad cuando somos realmente nosotros

mismos.

Una forma de reconocer el lodo o el polvo

que opaca nuestra luz es mirarnos con

honestidad e identificar los esquemas que

nos provocan la duda y la infelicidad. Para

ello, vamos a tomarnos un momento para

meditar.

Ingresamos en el estado de relajación y,

cuando estamos listos, comenzamos a ir hacia

adentro y a conectarnos con el color de

nuestra luz. Quizás no lleguemos a ver un

color definido, así que nos concentraremos

en nuestro propio centro de energía, la

fuente del yo.

Les pedimos a los Ángeles que nos muestren

parte del lodo o el polvo que oscurece

nuestro brillo. Prestemos atención, y cuando

la mente registre algo que queramos

eliminar, vamos a visualizar a los Ángeles

limpiadores como frotan el lugar con una

solución limpiadora y el lodo se desvanece

en el universo para ser transmutado. Seamos

creativas, y si registramos las experiencias

en un diario, podemos anotar ésta para poder

releerla de vez en cuando.

Los Ángeles nos ayudan a ser auténticos y

fieles a nosotros mismos. Y lo hacen de

maneras variadas, ya que poseen el programa,

o plano, que nosotros ayudamos a crear antes

de llegar a esta existencia. Cuando nos

alejamos demasiado del centro, los Ángeles

dejan huellas sutiles para recordarnos que

debemos volver al camino y ser nosotros

mismos, algo que no siempre resulta fácil.

Cuando nos enfrentamos a situaciones

rutinarias, por lo general comenzamos a

comportarnos como si hubiéramos conectado el

piloto automático. El auto descubrimiento es

lo que nos permite descubrir quienes somos y

cuáles son los programas automáticos que

operan en nuestras vidas. Cuando descubrimos

un esquema, nos damos la oportunidad de

seguir aplicándolo o no. E inclusive, cuando

decidimos continuar, el esquema cambia

porque ya somos conscientes de lo que

estamos haciendo.

El propósito de esta práctica es que

lleguemos a ser auténticos: la broma está en

que no existe un truco ni una clave especial

para llegar a ser auténticos. La

autenticidad evalúa lo que de singular tiene

cada ser humano. Así que tal vez sea

necesario que cada uno realice alteraciones

en las prácticas aquí presentadas para

adaptarlas mejor a su alma.

La autenticidad proviene del verdadero

conocimiento de uno mismo. “Conócete y

sabrás cómo vivir”, reza el dicho. Cuando

llegamos a conocernos, sabemos cómo

entregarnos. Si no podemos entregarnos, nos

veremos atrapados en la obsesión por

nosotros mismos y, conociéndonos, esa

obsesión nos jugará una mala pasada. Si esto

sucede, conviene que nos tranquilicemos y

que les pidamos a los Ángeles que nos

recuerden quienes somos y cuál es nuestra

misión aquí.

Entonces HAGÁMOSLO y pasaremos el mejor

momento que pudiéramos imaginar.

Cuando somos verdaderamente nosotros mismos,

transmitimos un mensaje de amor que genera

una reacción en cadena positiva en el

universo. El simple hecho de pasar caminando

junto a alguien en la calle podría cambiar

la vida de esa persona. Podemos ofrecerles a

otros seres humanos la experiencia angélica

sin saberlo, así como recibimos experiencias

de ciertas personas y nos preguntamos si se

trata de Ángeles.

A veces cuando intentamos enviar mensajes,

el destinatario no los recibe; y luego,

cuando ni siquiera lo intentamos, el mensaje

le llega con gran nitidez. Enviar

transmisiones positivas irradiando nuestra

luz y la luz de los Ángeles es una forma de

estimularlas. Por ejemplo, podemos enviar

conscientemente bendiciones en rayos de luz

o en alas de Ángel a cierta persona, lugar o

grupo.

También podemos transmitir el mensaje de que

queremos atraer a nosotros a las personas

que más nos necesitan y a quienes más

recitamos en la vida. Este pedido recibe una

atención natural cuando expresamos al mundo

que nos rodea quiénes somos realmente.

Estemos alerta y seamos conscientes de lo

que transmitimos, y recordemos: cuando nos

acosen las dudas, actuemos con dulzura, y

transitaremos un programa de encanto y

alegría.

* * * * *

MATERIAL TOMADO DE LA WEB
DESCONOZCO SU AUTOR
COMPARTIENDO CON AMOR

Tags: , , , , , , , , ,

Cerrar menú

Comparte con un amigo