Agentes de la Policía italiana han comprado comida para una mujer hambrienta que intentó robar en una tienda de la ciudad de Recanti, informa el diario local ‘Cronache Maceratesi’.

La mujer, de 61 años, confesó a los agentes que había estado varios días sin comer y que no tenía dinero para comprar comida tras perder su trabajo y no tener una pensión (subsidio de jubilación) por su edad. Los policías una vez comprobaron sus datos en la comisaría, le compraron un almuerzo y le dieron dinero para que pudiera llegar a su casa. Además, contactaron con una iglesia, que le donó alimentos.

La corte de casación italiana ordenó el pasado mes de mayo que el robo de comida no se debe considerar delito, en caso de que la persona sea pobre y carezca de recursos para pagar los alimentos.

Fuente: RT

dootdorin / Pixabay
Menú de cierre

Envíaselo a alguien especial

cerrar
error: Content is protected !!

Send this to a friend