Los pensamientos negativos no sirven para nada. Cero. Ninguno. No… uno. ¿Sabes qué más?

El pensamiento negativo no tiene nada que ver contigo como persona. Los pensamientos tóxicos no definen tu carácter y no pueden determinar tu destino. Nosotros determinamos el poder de cada pensamiento negativo. Desafortunadamente, a menudo concedemos demasiada influencia a los pensamientos negativos – y esto es lo que causa daño.

El Buda dijo una vez: “Tu peor enemigo no puede dañarte tanto como tus propios pensamientos descuidados.”

Fíjense en la palabra desprotegida en las enseñanzas de Buda. Como sucede con la mayoría de las cosas que pertenecen a la mente, Buda es una vez más supremamente sabio. A veces los pensamientos negativos tienen una tendencia a quedarse por ahí – esto es cuando el reencuadre cognitivo (es decir, la”reestructuración cognitiva”) es esencial.

La Dra. Alice Boyes, ex psicóloga clínica y autora de The Anxiety Toolkit, describe la reestructuración cognitiva como “una parte esencial de la Terapia Cognitiva del Comportamiento (TCC)”, que, según el Dr. Boyes, “es uno de los tratamientos psicológicos más eficaces”.

No, usted no necesita participar en la TCC para aprender la reestructuración cognitiva.

De hecho, en este artículo, vamos a enseñar algunos fundamentos de la reestructuración cognitiva. Si bien es posible que no se convierta en un experto en la técnica, se marchará informado y, lo que es más importante, empoderado.

HAY 5 MANERAS DE ENMARCAR LOS PENSAMIENTOS NEGATIVOS:

1. OBSERVA EL PENSAMIENTO NEGATIVO

Siéntese en el fondo de su mente y simplemente observe el pensamiento negativo. (Piensa en cómo verías a un pájaro revolotear en un tejado.)

Los pensamientos negativos son generalmente producto de distorsiones cognitivas, o patrones de pensamiento irracionales, algo reconocido por psicólogos y psiquiatras de todo el mundo. Usted no requiere psicoterapia o medicación – sólo necesita observar un pensamiento y luego verlo disiparse.

Lea:   Tener un hijo varón es conseguir un príncipe azul eterno

2. CUESTIONAR CUALQUIER QUEJA

Las quejas son patrones de pensamiento excesivo, por ejemplo, “Tengo este problema, que puedo resolver si sigo pensando en ello”. A menos que usted esté comprometiendo activamente el lóbulo frontal de su cerebro, es decir, tratando de resolver un problema, la mayoría de las reflexiones no tienen sentido.

La pregunta entonces se convierte en “¿Cómo puedo reformular estos pensamientos?”

He aquí un curso de acción sugerido:

a) Crear dos columnas en una hoja de papel. Etiqueta la primera columna “Pensamiento” y la segunda columna “Solución”.

(b) Cuando aparezca la queja, anote la hora. Escriba cualquier cosa útil en la columna “solución”.

(c) Al final del día/semana/mes, cuente el número de veces que el pensamiento apareció y cualquier perspicacia.

¿Hay algo de valor? Si no es así, relea el número 1.

5 Hábitos que Apagan a los Pensamientos Negativos

3. DETERMINAR LA EVIDENCIA

Otra manera de reformular sus pensamientos es evaluar la evidencia detrás de ellos.

Por ejemplo, si siempre estás pensando”Nunca tengo suficiente dinero”, puede ser útil evaluar la evidencia y llegar a una solución (si es necesario).

Una vez más, creará dos columnas. En la Columna (A) escriba cualquier prueba que demuestre que usted “nunca tiene suficiente dinero”, por ejemplo, el saldo de su cuenta bancaria, siempre pidiendo dinero, etc. En la Columna (B) escriba cualquier evidencia objetiva que demuestre lo contrario, por ejemplo, tener refugio, comida, ropa, etc.

¿Qué información se transmite a través de este ejercicio? ¿Puedes decir con un 100 por ciento de honestidad que “nunca tienes suficiente dinero”? Si es así, ¿cuál es el próximo curso de acción? ¿Crea un presupuesto y limita sus gastos?

Lea:   7 Señales Que Demuestran Que Tienes Dotes Espirituales Y No Te Das Cuenta Todavía

4. PRACTIQUE LA ATENCIÓN PLENA

¿Qué mejor lugar para mencionar la atención que después de hablar del dinero – un factor de estrés casi universal?

Christopher Bergland, tres veces campeón del triatlón Triple Ironman y científico, explica que el prestar atención es “mucho más básico de lo que la mayoría de la gente se imagina”. Bergland desglosa su enfoque de la atención plena en tres pasos: “Detente. Respira. Piensa en lo que piensas. Cualquiera puede usar esta simple técnica de prestar atención durante todo el día para mantener la calma, la concentración, el optimismo y la amabilidad”.

Las prácticas y técnicas de meditación estructuradas de mindfulness, como la Reducción de Estrés basada en Mindfulness (MBSR, por sus siglas en inglés) existen para aquellas personas que buscan un entrenamiento más formal.

5. ENTENDER LA IMPERMANENCIA Y LA NEUTRALIDAD

Hablamos de esto durante la introducción, pero vale la pena repetirlo: los pensamientos negativos son fugaces y temporales; sin ningún poder real propio.

No importa qué pensamientos negativos cruzan tu mente, es crucial entender estos conceptos. De hecho, puedes incluso crear y recitar una máxima, por ejemplo, “Este es un pensamiento negativo. Observaré pero no atacaré, ya que huirá rápidamente”.

Una manera estupenda de demostrar la impotencia de un pensamiento negativo es distraerte. Haz algo que ocupe tu mente, para que no haya lugar para los pensamientos negativos.

Te deseamos paz, felicidad, amor propio y autocompasión.

Menú de cierre

Send this to a friend