Consejos para el Desarrollo Personal

CONSEJOS PARA EL DESARROLLO PERSONAL

DEL SER HUMANO NUEVO

Alexiis, 25 de noviembre, 2007

 

           Si es tu intención, tu sentir, que debes cambiar tu manera de ser por una más armónica, sincera y madura, pues no esperes por ese mañana que nunca llega, eres capaz de hacerlo en el mismo momento en que sinceramente te lo propongas.

           Consulta con tu Ser Superior si es necesario disminuir tu ración de alimento a la mitad, si eso es suficiente, además procura que este sea natural. Siempre acostúmbrate a consultar a tu Ser Superior, que muchas veces se manifiesta en nosotros como intuición, o simplemente la sensación de que algo que hacemos o tenemos que hacer está bien o está mal.

           Siguiendo con esta forma de encarar nuestra vida te aconsejo que: camina más, haz algo con las manos.

           Destruye todo lo que tus pensamientos estén maquinando contra ti mismo o contra el prójimo y reconstrúyelo totalmente nuevo, TU PUEDES, solamente te han hecho creer lo contrario, por eso no puedes. No te olvides que tus pensamientos tienen un enorme poder y por ello todo lo que piensas en positivo, atrae lo positivo y en cambio lo que piensas en negativo también lo atrae a tu vida.

           Habla lo menos posible, sobre todo de ti y menos de la vida de los demás. Vive tu propia vida, deja y aprende a aceptar la vida de los demás. No eres dueño de nadie y nadie es dueño de ti, a no ser que tú así lo aceptes, recuerda que tú eres dueño de no ser dueño de ti mismo, eso depende de ti. También tienes que recordar que eres un Ser de Luz, que Tú También eres Dios y como tal eres capaz de realizar todo, absolutamente todo, ya sea para bien o para mal. Es tu Libre Albedrío el que la vida sea un paraíso o un infierno para ti.

           Escucha a todos, pero no solo con los oídos sino también con tu corazón, si es que no has permitido que esta civilización los haya destruido por completo, tanto a tus oídos, como a tu corazón. Sin embargo, ha llegado el momento en el que todos, absolutamente todos tenemos que abrir nuestro corazón y nuestra mente, pero lo que prevalece es el corazón. Hasta ahora la humanidad ha vivida dominada por la mente, pero ahora tiene que vivir de acuerdo a los dictados del corazón. No quiero decir que hay que desterrar la mente, no, sino que la mente tiene que estar al servicio del corazón.

           Mira a solas con frecuencia el horizonte, esa amplia línea donde el cielo y la tierra se unen, así no te olvidarás de que es posible esa Unión, y siendo posible esa unión, también aprenderás que todos en el planeta y en el universo somos Uno, no hay separación, no estamos separados de nada. Es por ello que cada acto nuestro, cada pensamiento, se va esparciendo como ondas en un estanque por todo el Universo. A muchos nos cuesta comprender que si hacemos algo que no está bien, que ese pequeño acto puede perjudicar a alguien a miles y miles de millas de distancia.

           Lo importante es comprender que somos forjadores de nuestro propio destino ya que la energía que emitimos, de una forma u otra regresa a nosotros y por consiguiente si enviamos amor, cosechamos amor, pero si enviamos ira, repentinamente sin saber por qué, nos vemos enfrentados por alguien que descarga su ira en nosotros. Estas son leyes universales, no son hechas por la humanidad, y por consiguiente tenemos que incorporarlas y aprender a conducirnos de acuerdo a ellas.

           Piensa alguna vez si todo lo que posees te es necesario para vivir y piensa además si la felicidad consiste en tener o en aprender a gozar de las cosas que nos rodean. Tenemos que comprender que cada cosa física, material, que tenemos, contiene energía, y si, como muchos tenemos la costumbre, por ejemplo, de guardar ropa que durante años no utilizamos, esa energía se estanca y ya no es buena. Es por ello que hay que acostumbrarse a que cosas que durante más de dos años no se utilizan, a regalarlas, porque con este acto reactivamos la energía y bendecimos a algún otro hermano al que le pueda hacer falta esa prenda que nosotros tenemos guardada sin utilizar.

           Acepta a todos tal cual son, no pretendas imponer el cambio de nadie, aún si te lo piden. Nosotros no tenemos que gritar nuestra verdad de los techos, sino que tenemos que irradiar luz con el ejemplo de vida, y si alguien viene y quiere saber por qué tienes esa paz y alegría de vivir, entonces con toda suavidad y gentileza comienza de a poco a contarle lo que has aprendido, sin forzarlo de golpe, ya que se atragantaría y no serviría de nada.

           Piensa solamente si algo de lo que haces o la manera en la que lo haces está destruyendo tu serenidad y tu alegría, recuerda que ambas son muy importantes para el bienestar de los que te rodean, tu PUEDES si te lo propones, ser un SER HUMANO NUEVO. Dónde comenzar sino en ti mismo, adelante, PUEDES.

           Sabes perfectamente que nos encontramos en la Nueva Era y ello significa que todos nosotros, sin excepción, tenemos que cambiar en nuestra forma de pensar, actuar y de comportarnos y fundamentalmente, tenemos que aprender, si es que no lo tenemos incorporado, el amarnos a nosotros mismos, ya que si no nos amamos, con todos nuestros defectos, tanto físicos como emocionales y mentales, poco podemos hacer para ayudar a otros. Solamente podemos ayudar a nuestros hermanos desde nuestro propio amor y ello también significa el aceptarnos, aunque físicamente tengamos problemas de gordura, de tamaño, de las mil y una cosa que nos objetamos a nosotros mismos. Lo principal es lo que sentimos en nuestro corazón y eso es lo que tenemos que dejar salir afuera, porque ello es la Luz del Ser Divino que somos.

           Basta de argumentos intelectuales, basta de conversaciones especulativas. Es necesario estar muy alerta para no mencionar lo viejo que está dentro de nosotros lo que nos destruye por querer ignorarlo. Debemos no enredarnos con lo viejo, ni siquiera con las palabras, conscientemente tenemos que enfrentar lo que no nos gusta, aceptarlo, atravesarlo y luego liberarlo, porque como ello también es energía, especialmente energía estancada, tiene que ser liberada para entrar nuevamente al flujo energético del universo.

Demos a nuestra nueva modalidad palabras pausadas, con ritmo humanos, no con el ritmo de las máquinas que nos rodean. Di palabras amables tanto en su manera de decirlas como en su manera de contener esperanzas y positividades. Acepta a todos tal cual son, que es la mejor manera de permitirles que cambien, si es que así lo desean. Recuerda que el cambio es asunto de cada uno, las formas de cambio ha de encontrarlas uno, ya sea sólo o con la ayuda de alguien. Aceptando al individuo tal cual es, le permitirás que sea sincero.

Sorprende a los que te rodean con ternuras imprevistas. Sonríe, que nada es tan serio como una sonrisa. Todos sabemos que a nivel científico ha quedado demostrado que cada sonrisa activa músculos y células en todo el cuerpo, y las sonrisas que brindamos hoy, serán los bienes que cosecharemos mañana. La sonrisa es el mayor beneficio que tenemos en la vida y es totalmente gratis, no nos cuesta nada, y tiene tanto poder que actúa sobre una persona enfurecida como si fuese un aceite vertido para calmar las aguas.

No vivas pendiente del reloj que llevas en el brazo, o el del escritorio o en la pared. No te olvides que más allá de nuestra tercera dimensión no existe tiempo ni espacio, así que el reloj y el tiempo son inventos humanos para encajonarnos más en nuestra vida. Trata de acostumbrarte a no precisar por ejemplo del despertador, el cual, por más suave que sea, te hace estremecer al sonar. A la noche, antes de dormir, háblale a tu Ser Superior que necesitas despertarte a tal y cual hora, y verás que con el tiempo el despertador resulta totalmente innecesario.

Esto que comento lo he comprobado y hace años ya que no necesito que suene el despertador, aún si por algún caso raro me tengo que levantar a las cuatro de la mañana, o la hora que sea, me lo propongo y seguro que me despierto tranquila y relajada unos minutos antes. Puedo confiar plenamente en ello. Así que, si yo lo he logrado, tú TAMBIÉN lo puedes lograr, y es de gran beneficio para todo el ser el que no se interrumpa el sueño de golpe con el timbre del reloj.

Entra en tu casa sin preocuparte de que sea tuya, piensa que todo ello es algo que el universo nos PRESTA para esta vida, porque en realidad no es que seamos dueños de nada, y es así que el día que trascendamos, no vamos a poder llevarnos nada de lo que creemos que nos pertenece. Todos los bienes materiales no son eternos, lo que sí es eterno es el amor, la alegría, el vivir disfrutando de cada segundo de la vida, esas experiencias sí quedan implantadas en nuestra alma y nos acompañarán eternamente.

Por ello no tiene sentido andar buscando con sed insaciable elogios, ganancias y fama, son cosas pasajeras, lo importante es el bien que podamos hacer con ello, cómo podemos ayudar a nuestro entorno, a la Madre Tierra y a nuestros hermanos humanos. Eso es lo que vale en la vida.

Nunca permitas que ni las religiones, políticas, falsas promesas de esta civilización, apaguen la luz que hay en tu interior. Eres capaz de decidir desde adentro, a ser objetivo sabiendo en realidad quién eres, ya que recuerda, que siempre depende de ti el que jueguen contigo o no.

No importa lo que hagas, pero busca por todos los medios que te agrade. En la misma rutina puedes encontrar ORO si has dado la necesaria voltereta interior, el esencial salto mental. No te aísles, aproxímate a todos los que la vida pone en tu camino y acéptalos como son, pero tú permanece viviendo de la NUEVA manera, entre ellos. No temas ser diferente, no temas ser igual, simplemente NO TEMAS.

Todas las cosas, personas o circunstancias son importantes si ellas nos vuelcan a una mayor toma de conciencia a un mejor despertar. Todo aquello que nos adormece o nos distrae de lo que acontece Aquí y Ahora, destruye lo más sutil y esencial que hay en el ser humano.

Todo problema que no sea abordado con quietud y atención, trae consigo confusión y oscuridad. No consientas con discusiones de modalidades agresivas u ofensivas, sólo en serenidad se ve lo que Es y lo que no ES para ese momento de tu crecimiento. Además, algo que hace años he aprendido es que “la mejor forma de ganar una discusión es evitándola” (Dale Carnegie – Curso de Relaciones Humanas).

Les puedo decir con toda sinceridad que esto lo he puesto en práctica ni bien lo aprendí en 1965, ya que en aquel entonces mi mamá vivía con nosotros y la discusión era constante con ella, por haber sido las dos diametralmente opuestas, como el día y la noche. He luchado mucho contra eso y me ha costado muchos sinsabores hasta que la práctica me ha demostrado que una persona que quiere discutir y no recibe respuesta de la otra parte, bien pronto se desinfla. Luego a lo mejor es posible tratar el asunto en una forma cordial.

El Ser Humano de la Vieja Energía que vive en tu interior, puede tener en apariencia cualquier edad, puede ser hombre o mujer. Ha encajonado al tiempo y ha dividido a la Tierra. Tiene reglas fijas, moral fija (aunque no la respete), una iglesia determinada, o bien algo que la sustituya, partido político determinado, un trabajo que lo aburre, seguro de vida y deseando asegurar la vida vive semi-muerto. Va a la guerra cuando se lo ordenan, pero no sabe casi nada de lo que es la vida; rara vez le han hablado seriamente sobre ella.

Otra característica que tiene es que odia el silencio, ya que él le muestra su verdadero rostro y teme verse tal cual es. Da cuando le dan, sonríe cuando le sonríen, ama cuando lo aman. Se entretiene consumiendo: reuniones, moda, conversaciones estereotipadas y superficiales y hasta va al psicoanálisis porque es moda.

Posterga, siempre posterga, cree vivir cómodo, aunque sea terriblemente desdichado y está totalmente insatisfecho secretamente.  No sabe, porque nadie se lo ha enseñado, que depende de él mismo el que su vida cambie, que le puede dar sentido, amor y alegría, puede aprender a disfrutar de todo lo que se le brinda gratuitamente. Puede aprender a apreciar a la Madre Tierra , a todos los elementos, a todos los reinos, simplemente usando su mente y su corazón para averiguar qué es lo que hay detrás de todo ello.

Especialmente el hombre que se llama ‘civilizado’, que vive en las grandes urbes, el que estudia y estudia para poder ostentar cada vez más títulos que atestiguan que ha aprendido tal o cual cosa, pero con esto, especialmente en la parte de la medicina, se ha llegado a tal especialización que ya no existe el buen ‘médico de la casa’ que conocía toda la historia familiar. Hoy en día si alguien tiene un problema física, por ejemplo que le duela un dedo, tiene que ir al “dedólogo”, sé que es un poco exagerado, pero en general es así.

Ahora, lamentablemente, todos esos estudiosos han aprendido muchísimo acerca del cuerpo humano, de las ciencias, religiones y todo lo demás, pero lo fundamental no lo han aprendido, no han aprendido lo que realmente es el amor incondicional, la compasión, el interesarse en forma desinteresada en otro ser humano. Sé que no puedo generalizar porque por suerte hay cada vez más gente despertando a lo que podríamos llamar el servicio desinteresado, muy bien para ellos. Ellos sí tienen metas que van más allá de lo que pueden adquirir con buenos sueldos o en el mercado bursátil. Sus metas son las de ayudar a la humanidad a darse cuenta de cuánto mejor pueden estar. De cuánto hay que hacer para ayudar a la Madre Tierra. (No voy a seguir enumerando esto ya que es un tema que me toca muy de cerca y no es la finalidad de este mensaje)

No te sientas culpable, pues la culpa y el castigo son también rasgos de la Vieja Energía que habita en tu interior. Tú PUEDES comenzar a descubrir en tu INTERIOR al Hombre de la Nueva Energía , obsérvate atentamente y no seas más cómplice con los rasgos viejos que se manifiestan en TI.

No busques mecanismos de justificaciones o argumentaciones intelectuales y anímate a ser más autocrítico hasta llegar a la raíz de tus conductas viejas. No trates de ser un teorizador de la Nueva Energía , si tus conductas siguen siendo de la vieja, mira que la vieja energía nos hace creer que somos astutos y muchas veces se disfraza de sabia para hacernos creer que estamos en el CAMBIO y así perdurar ella.

DESPIERTA. Obsérvate como estás adormecido por las situaciones cotidianas. Por las palabras sin sentido. Por el ruido. Con tu estado de alerta comprenderás en un solo momento hacia donde marchan los conceptos viejos. Con esa misma LUZ verás la urgencia de dar un vuelco a tus palabras, a tus acciones, a tu pensar de cada instante. Sin duda hallarás también la necesidad de SERENIDAD para no dejar dentro tuyo ningún eslabón que te ate a las cadenas del Hombre de la Vieja Energía. Harás a tu alrededor, poco a poco, un Mundo Nuevo, el que se construye a cada momento. Tu nueva LUZ será tan fuerte que nunca más podrás creer lo que te han impuesto, que naciste débil y que no se puede hacer el Cielo en la Tierra.

Lamentablemente esta es una enseñanza que nos ha sido inculcada fundamentalmente por las distintas religiones, las cuales utilizaban este lema como un tipo de amenaza para que la humanidad se comportase de acuerdo a los lineamientos establecidos por los Señores de las Religiones, los que se creían los únicos autorizados a estar en comunión con Dios.

Hoy en día sabemos que todos somos una parte, una pizca de lo que se llama Dios, somos un Ser Divino, que tiene toda la capacidad inherente en su interior, lo único que tiene que hacer es despertar y aceptar la grandiosidad de ser quién realmente es.

No esperes a que comience tu vecino, ni tu amigo, ni tu padre, ni tu hijo, comienza por TI MISMO, AHORA. Es urgente que renazcan en ti mismo a cada instante las energías del Hombre Nuevo de todas las épocas de la historia. Es urgente que liberes todo lo que tienes de viejo, que va surgiendo sorpresivamente desde tu propio ser, pidiendo que finalmente lo liberes.

El hombre con la energía vieja no está satisfecho con el Nuevo Mundo. El Hombre con la Energía Nueva es atacado por el hombre y mundo viejos.  Si continuamos por el viejo sendero ello nos lleva hacia la automatización, la rigidez de conceptos, la prohibición, la intolerancia, la autoridad, la guerra, el despotismo, la enfermedad individual o social; o la de regenerarnos nosotros mismos para que se construya un Sendero nuevo hacia la comprensión real, la conciencia de madurez individual y como consecuencia social, la cooperación nacida desde el corazón, la PAZ real, la no-violencia y la salud real, que es la que empieza desde el pensar.

Hemos aprendido que todos tenemos la capacidad de la auto-sanación, sin embargo ello solamente es posible en el momento en que aceptamos que somos Creadores, que somos creadores y forjadores de nuestro propio destino y como tales, tenemos la capacidad de hablar con nuestros cuerpos, órganos, átomos que contienen todos, absolutamente todos, el anteproyecto de nuestra vida entera, y si les explicamos que de aquí en adelante nosotros como los Creadores pretendemos que cada parte de nuestro cuerpo físico actúe de acuerdo a lo establecido antes de nacer, curando así nuestros problemas físicos o enfermedades.

Como tantas veces, cuando trato de recomendar algo, esto lo he puesto a prueba en forma constante desde que he iniciado mi camino espiritual y sinceramente he obtenido unos logros fabulosos. Mi pobre cuerpo tuvo que trabajar mucho ya que comencé a tomar las riendas a una edad avanzada y con un cuerpo bastante deteriorado. Todavía me falta algo para solucionar pero estoy totalmente segura de poder lograrlo. No se olviden de bendecir al cuerpo por todo el servicio que les ha ido prestando, es fundamental el reconocer esto.

Demos afecto, amabilidad y respeto a todo y a todos, porque es el remedio principal y por sobre todo porque hemos heredado muy poco de ello. No hay caminos ni métodos mejores que el de empezar a caminar por la necesidad de cambiar lo viejo que vamos reconociendo dentro nuestro. Los métodos llegan cuando primero nos hemos comprometido con nosotros mismos al cambio.

El Hombre Nuevo no desea el cambio, va más profundamente, lo REALIZA. Dice que no, sencilla y amablemente a todo aquello que da origen en su interior al hombre viejo. Sin ninguna regla, salvo la del amor y de la alegría, vive de acuerdo a lo que le dictamina su corazón, sin buscar ejemplos ni darlos, a no ser que se lo pidan, realiza el cambio en si mismo, serena y tenazmente.

El HOMBRE NUEVO puede ser hombre o mujer. Puede tener reloj, puede no tenerlo, pues su mente se ha liberado del tiempo. Puede tener o no tener, también se ha liberado de ambas cosas. Vive en el mundo, en cualquier país, pero no pertenece ni a uno ni a otros.

No prepara revoluciones grupales armamentales. Realiza la revolución en SI MISMO, lo cual es más valiente y mucho menos cómodo, la única revolución directa, la que se hace en la calle, en la casa, en el trabajo, en todo momento, hasta en el mismo lecho antes de morir, si no comenzó antes.

No pide reglas, ni las dicta. Su templo está dentro de su piel y dentro del templo está AQUELLO que no intenta intelectualizar pero sí escuchar, su VOZ INTERIOR o VOZ SILENTE o YO REAL.

Es un gran político. Construye la Nueva Humanidad , la UNIDAD , a la cual todos anhelamos y de la que cada vez vamos tomando más y más conciencia. Hace esta construcción con cada gesto amable, con cada auténtica sonrisa, con cada mirada profunda y sincera; en cada acción, en todo instante y en todo lugar.

Se aleja del ruido. Conoce su tiempo interno y lo respeta. Impide con tranquilidad que se lo alteren. Sabe que lo alteran las conversaciones superfluas, la competencia desleal, las justificaciones, las condenaciones y todo lo que destruye sin dar a cambio algo mejor.

Se acepta tal cual es. Sabe que estando vivo puede cambiar y ser lo que sea necesario en función de una mayor CONCIENCIA.

Puede ser esposo o esposa, puede no serlo, en cualquier caso acepta la libertad del otro. No impone, propone. Si convive con otros aprendió a respetar los deseos de ellos sin que ello signifique que él se deje esclavizar, porque bien sabe que ‘el ser humano es libre hasta para ser esclavo’.

El HOMBRE NUEVO está solo y lo sabe, solo aún en la multitud, dado que lamentablemente mucha gente no ha llegado todavía a despertar y por ello considera que él es para decirlo suave ‘un bicho raro’. Él también sabe que su destino es el destino de todos, por eso se da cuenta de que con su propia realidad encontrada y su propio encuentro con el SI MISMO, recién ha comenzado a regenerarse y liberarse la Humanidad entera.

El HOMBRE NUEVO es de todos los tiempos y se halla dentro nuestro y es misión primordial la de descubrirlo, que es descubrirnos y darle su lugar.

EL HOMBRE NUEVO ESTÁ VIVO DENTRO DE TODO SER.

EL SABER DE SU EXISTENCIA ES COMENZAR A “ENCONTRARNOS”.

 

También en soyespiritual.com:   ¿Tiene alguna de estas 10 características? Podrías ser uno de los 144.000 trabajadores de la luz que profetizaron que salvarán al mundo

Tags: , , , , , , , , ,

Cerrar menú

Comparte con un amigo