7 maneras de afrontar el golpe emocional al perder el trabajo

Ser despedido puede ser brutal. Aunque no hay que tomárselo como algo personal -al fin y al cabo, la mayoría de los despidos son consecuencia de una coyuntura económica difícil o de recortes de gastos, y no un reflejo de tu rendimiento o ética laboral-, muchas personas que pierden su empleo se cuestionan su valor profesional y su autoestima.


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 200 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.


La ansiedad por el despido no es ninguna broma. Tener un trabajo -incluso uno de mala calidad que uno intenta desesperadamente dejar atrás y olvidar- suele proporcionar una sensación de propósito y estabilidad. Perder el empleo de un momento a otro puede trastocar tu vida por completo y, por supuesto, también está el golpe económico repentino que puede amenazar tu sustento.

En otras palabras, hay un montón de factores que pueden hacer que el despido sea realmente duro para la salud mental, como la pérdida de ingresos, de estatus, de estructura diaria, de apoyo social y, para quienes sienten que su trabajo les define, de autoestima y de identidad. Connie Wanberg, doctora en Psicología de las Organizaciones de la Escuela de Administración Carlson de la Universidad de Minnesota, explica a SELF que la búsqueda de empleo y la planificación del siguiente paso también conllevan incertidumbre y confusión. “El desempleo es un acontecimiento vital muy estresante y no todas las personas lo experimentan de la misma manera”, dice la Dra. Wanberg.

Si estás aquí porque fuiste despedido recientemente (o tal vez alguien que te importa perdió su trabajo), hay algunas maneras de lidiar con el estrés y la presión monumentales, y con suerte comenzar a sentirte al menos un poco mejor sobre tu repentina situación de desempleo.

Reconoce la pérdida y permítete llorarla.

El duelo es una parte natural de la curación de cualquier tipo de pérdida, incluido el trabajo. Es común experimentar reacciones típicas de duelo -incluyendo la negación, la ira y la depresión- después de ser despedido Linda Kim, MD, un psiquiatra y entrenador ejecutivo con la organización de salud centrada en la mujer Moon Mental Health, dice SELF. Dado que cualquier pérdida importante es mucho para procesar, es posible que necesites un poco de tiempo para reconocer lo que pasó y sentir tus sentimientos. Tómate un día, tres días, dos semanas -lo que necesites o puedas permitirte de forma realista- para pensar en el trabajo y en cómo te hizo sentir perderlo, sugiere la Dra. Kim. Después, ponle nombre a esos sentimientos, ya sea ansiedad, ira, estrés, vergüenza o bochorno. Este tipo de reflexión emocional no cambiará inmediatamente tus circunstancias, dice, pero se ha demostrado que etiquetar tus sentimientos específicos (en lugar de descriptores generales como “horrible” o “terrible”) reduce el estrés y puede ayudarte a pensar de forma más positiva y clara.

Es posible que sientas una presión inmediata para poner en marcha tu búsqueda de empleo y volver al trabajo, pero darte un poco de espacio para recuperarte del golpe emocional puede ayudar a aliviar el golpe. “Cuando sea posible, permítete un respiro, aunque sólo sean uno o dos días, para tomar aliento y centrarte en cuidar de ti mismo”, dice el Dr. Kim. Dar un paso atrás y realizar algunas actividades que te aporten alegría (como explorar la naturaleza o inclinarte por tu lado creativo) puede ayudarte a salir de tu cabeza y recuperarte, añade.

Intenta crear una nueva rutina que te siente bien.

No hay que avergonzarse por aprovechar el tiempo libre para dormir hasta tarde, ver la última temporada de White Lotus o retomar una vieja afición, pero añadir algo de estructura a tus días, aunque sólo sea apuntando algunas actividades, puede proteger tu bienestar tras el despido. Según el Dr. Wanberg, las rutinas pueden actuar como amortiguador del estrés y, al mismo tiempo, darte el apoyo que necesitas para cumplir tus objetivos diarios, lo que, en última instancia, te ayudará a mantenerte en el buen camino para conseguir antes un nuevo trabajo. De hecho, las investigaciones sugieren que las rutinas diarias pueden ayudar a dar sentido a la vida, reducir los niveles de estrés, regular el sueño y mejorar el estado de ánimo.

¿No sabes por dónde empezar? No lo pienses demasiado, dice, simplemente apunta algunas cosas que te gustaría hacer y cuándo te gustaría hacerlas. Por ejemplo, tal vez programes tu café matutino y navegues por los portales de empleo durante media hora mientras lo tomas, planifiques un paseo diario o una pausa en el gimnasio, y dediques unas horas a la semana a retocar tu currículum o a solicitar uno o dos trabajos.

Hay que tener en cuenta una cosa: La necesidad de rutina varía de una persona a otra. Algunas personas no tendrán problema en improvisar cada día, o puede que sólo necesiten un poco de estructura para no estar deprimidas, dice el Dr. Wanberg. Pruébalo y aumenta o disminuye la escala, dice, dependiendo de cuánto refuerzo necesites para sentirte relativamente contento y motivado para el futuro.

Procure mantener relaciones sociales.

Los estudios demuestran que las personas que han perdido su empleo tienden a aislarse y sentirse solas. El desempleo puede eliminar el sentido de comunidad que se obtiene en el lugar de trabajo. También existe un estigma importante en torno al desempleo, que puede hacer que las personas se sientan avergonzadas o fracasadas, lo que les lleva a retraerse aún más. También sabemos que las personas que tienen menos apoyo social, personal y profesional, son más propensas a sufrir problemas de salud mental como depresión y ansiedad.

Por otro lado, algunos datos sugieren que cuanto más apoyo social tienen los desempleados, mejor suelen sobrellevar las tensiones económicas, sociales y emocionales. Para combatir todos los efectos negativos que puede tener la pérdida del empleo, el Dr. Kim sugiere dar prioridad a relacionarse con otras personas. “Tras un despido, asegúrate de rodearte de tus seres queridos y programa reuniones periódicas para conectar con amigos, familiares y antiguos compañeros”, dice. Ve a una clase de ejercicios con amigos, comparte una comida con la familia o involúcrate con una organización comunitaria o grupo de voluntarios: estas actividades pueden ayudarte a sentirte conectado y cuidado, lo que puede reducir el estrés y aumentar tu autoestima.

Adopte una mentalidad realista.

Puede que tardes unos meses en encontrar un nuevo trabajo, así que prepárate para los contratiempos; por ejemplo, puede que no recibas respuesta de un reclutador o que se cubra un puesto en el que estabas muy interesado. Reconocer que es posible que no consigas el trabajo de tus sueños la semana que viene puede evitar que te sientas decepcionado cuando las cosas no vayan como esperabas. El Dr. Wanberg afirma que, mientras se está desempleado, puede ser fácil caer en una espiral de dudas y preocupaciones, sobre todo si se siente desmotivado en la búsqueda de trabajo o no consigue cerrar una entrevista o una oferta.

Si te sientes abrumado o temeroso mientras buscas un nuevo trabajo, intenta practicar la autocompasión y recuérdate a ti mismo que no pasa nada si tardas más de lo que esperabas en encontrar un trabajo que (1) te entusiasme y (2) cumpla la mayoría de tus requisitos en cuanto a salario y prestaciones. Independientemente de tu experiencia laboral, eso lleva su tiempo, y reconocerlo puede evitar que te desanimes. “Al final todo saldrá bien, pero es sólo un proceso”, dice el doctor Wanberg.

Ponte en contacto con algunas personas de tu campo.

Cuando te animes, también puede ser útil tantear a otras personas de tu campo. Los estudios demuestran que la creación de redes puede ayudar a las personas a fomentar el apoyo social y aumentar su autoestima y optimismo con respecto a su carrera.

El Dr. Wanberg dice que, a menudo, trabajar en red puede resultar abrumador y estresante, pero no tiene por qué ser así. No hace falta que te reúnas a diario con compañeros de trabajo y posibles empleadores, basta con que te pongas en contacto con algunas personas de tu sector, como antiguos colegas o conocidos, para que te informen sobre tu estrategia de búsqueda de empleo, te den su opinión sobre tu enfoque y tus objetivos, o incluso para que charlen sobre el futuro de tu sector. Recurrir a tus redes profesionales puede, una vez más, ayudarte a aumentar la confianza en ti mismo y a conseguir apoyo moral. (Las investigaciones sugieren que también podría acelerar la rapidez con la que consigues tu próximo trabajo).

Dedica tiempo a pensar qué quieres para tu futuro.

Pocas veces tenemos la oportunidad de pararnos y hacer balance de lo que realmente queremos hacer y conseguir en la vida. Una vez que se ha emprendido una carrera, es difícil cambiar de dirección o tener claro lo que hay que hacer para llegar a donde uno quiere. Al mismo tiempo, la identidad y la autoestima de muchas personas están profundamente entrelazadas con su trabajo. Quizá te preguntes: “Sin mi trabajo, ¿quién soy?

Por eso recomienda aprovechar el tiempo libre para conocerte a ti mismo y saber qué te hace ser, bueno, tú mismo. Prueba nuevas aficiones, matricúlate en un curso relacionado con tus aspiraciones laborales o con las habilidades que te gustaría adquirir, o retoma actividades y planes que quizá dejaste aparcados cuando tu trabajo ocupaba la mayor parte de tu tiempo. Tal vez quieras volver a estudiar, colaborar con una organización sin ánimo de lucro o desarrollar esa actividad secundaria que habías abandonado.

Explorar diferentes intereses puede ayudarte a descubrir lo que te apasiona, o lo que ya no te importa, y a establecer nuevos objetivos para tu futuro. Y sean cuales sean las aficiones que te llenen (tocar la guitarra, hacer campaña política, hornear galletas), intenta seguir con ellas cuando consigas un nuevo trabajo: mantener los intereses personales y las aficiones a lo largo de tu vida (y de tu carrera) puede aumentar tu autoestima y proteger tu bienestar general, dice la doctora Kim.

Si te entra el pánico, activa el nervio vago.

Durante los periodos de incertidumbre -por ejemplo, en caso de desempleo-, el cuerpo entra en modo de lucha o huida y las hormonas del estrés inundan el organismo, explica el Dr. Kim. Esta respuesta al estrés, mediada por el sistema nervioso simpático (SNS), puede desencadenar toda una serie de problemas de salud física y mental, desde el mal humor y la dificultad para tomar decisiones hasta el aumento de la frecuencia cardiaca y la tensión arterial.

El desempleo puede ser realmente desalentador. Si empiezas a sentirte abrumado por tu situación de despido, prueba a hacer unos minutos de ejercicios de respiración profunda. Las respiraciones profundas estimulan el nervio vago, que a su vez activa el sistema nervioso parasimpático (SNP) -la contraparte del SNS- haciéndole sentir más tranquilo y relajado. “Este proceso es la clave para reducir el estrés al instante”, afirma el Dr. Kim.

Por supuesto, todas las respiraciones profundas del mundo no van a hacer que perder el trabajo no sea un gran problema. Es totalmente normal sentirse triste, dolido, confuso y/o cabreado si te acaban de despedir. Algunas de las estrategias de autocuidado anteriores pueden ayudarte a sobrellevarlo pero, como ocurre con la mayoría de las pérdidas en la vida, el tiempo será probablemente el mejor sanador, dice el Dr. Kim. Tus sentimientos difíciles (y el desempleo) no durarán para siempre, así que haz lo posible por darte tiempo y espacio para llorar, curarte y planificar tu futuro. Al final te recuperarás, y puede que incluso mejores.