Si estuvieses en el vórtice el 70% del tiempo… (Abraham)

Invitado: ¡Pero, soy alegre!

Abraham: Disfrutas un porcentaje del tiempo.  Y piensas que disfrutas más de lo que en realidad lo haces, porque cuando lo haces te sientes mucho mejor que en esos tiempos cuando casi nunca lo hacías o eras alegre.  De modo que piensas que estás en el vórtice todo el tiempo. No lo estás.

Si estuvieses en el vórtice el 70% del tiempo, no tendrías ningún malestar físico en tu cuerpo.

c) Abraham-Hicks Publications
http://www.abraham-hicks.com
Extraído de un taller en San Antonio, TX
el 18 de abril del 2009
Traducción: Pilar del mar –
del grupo Yahoo: Creación Deliberada

(Gracias a DS/PI por compartir la cita en inglés.)

Nota de Pilar:

* El Vórtice: “estar en el vórtice” (“to be in the vortex”) o “entrar en el vórtice” (“to get into the vortex”) es una expresión que Abraham empezó a usar a menudo a principios del año 2009, aunque la usaban de vez en cuando antes también.
Según la circular de los Hicks del 5 de marzo de 2009, “entrar en el vórtice” significa básicamente los mismo que otras de sus expresiones tales como “entrar en alineación” (“to get into alignment”), estar uno “sintonizado, abierto y conectado” (“to be tuned in, tapped in, and turned on”); “entrar en la zona” (“to get into the zone”), “entrar en el depósito vibratorio” (“to get into the Vibrational Escrow”).
Básicamente quiere decir que uno está sintonizada con sus deseos y su “perspectiva más amplia” (o Ser Interior), sin resistencia o contradicciones o dudas. Es decir, que estás enfocada en lo que deseas y no en la ausencia de lo que deseas o en lo que NO quieres.  Estás permitiendo que tu deseo se manifieste.

* Enlaces del grupo a algunas citas de Abraham acerca del Vórtice (sólo para miembros) :

@}—>—>—-

Ahora, una cita previa y extra, muy poderosa también:

Abraham:
“No hay relación más importante que la relación entre tú, en tu cuerpo físico, aquí y ahora, y el Alma/Fuente/Dios del que procedes. Si antepones esa relación a todo lo demás, tendrás la estabilidad necesaria para abarcar otras relaciones. Tu relación con tu propio cuerpo; con el dinero; con tus padres, hijos, nietos, compañeros de trabajo, el Estado, el mundo…se sintonizaran pronto y sin problemas cuando hayas mimado esa relación fundamental”

Extraído del libro en español El Vórtice.

Primera Parte. (Subtítulo: Primero sintoniza, luego actúa)

Sígueme en Facebook

por Esther y Jerry Hicks www.abraham-hicks

© Todos los derechos reservados

Menú de cierre

Send this to a friend