La clave del éxito no es la actitud positiva. Saber esto te ahorrá dinero

Se pensaba que la clave del éxito dependía de la actitud positiva, sin embargo, se ha comprobado que eso es falso. La actitud positiva es importante, pero no es suficiente.

A pesar del pensamiento positivo y de ponerle todo el esfuerzo del mundo, hay muchas personas que no ven resultados. ¿Por qué? ¿A qué se debe? ¿Dónde está la falla?

Stephen Covey señala que el éxito depende, al menos, de un par de factores:

– Paradigmas (de allí deriva la mentalidad)
– Estrategias (El plan a ejecutar)

Entonces, ¿para qué sirve la “actitud positiva”?

La actitud positiva solo sirve “para hacer mejor lo que hacemos.” El gran detalle es que puedes estar haciendo lo equivocado. Es decir, puedes estar ejecutando brillantemente lo que nunca se debió ejecutar. Por eso Peter Drucker decía: “No hay nada más peligroso que un tonto motivado.”

No nos confundamos con la actitud positiva. El que tiene Actitud positiva solo tiene la garantía de disfrutar más. La pasa mejor. Se ha comprobado, incluso, que cuando tenemos actitud positiva nuestra salud mejora. Pero más, nada. No hay certeza de resultados.

Si queremos que este 2018 sea realmente un año explosivo, tenemos que ir a la raíz. Ir a los paradigmas. Un paradigma es como un mapa, un modelo. De ahí se desprenden las creencias. Si tienes paradigmas de pobreza, no puedes crear riqueza.

Recordemos aquella cita que dice que “Una creencia no es simplemente una idea que la mente posee, es una idea que posee a la mente.” Por eso repasa tus creencias: porque ¿De qué te sirve intentar correr o volar si vives con ataduras? ¿Por qué te desgastas intentando ver, si tienes una venda en los ojos?

También en soyespiritual.com:   ¿Quieres que la abundancia fluya en tu vida? Deshazte de estas 10 cosas

Voy a poner un ejemplo de cómo funciona un paradigma.

En el libro De Animales a Dioses se relata lo siguiente:

“Durante décadas, el aluminio fue mucho más caro que el oro. En la década de 1860, el emperador Napoleón III de Francia encargó que para sus huéspedes más distinguidos se dispusiera cubertería de aluminio. Los visitantes menos importantes tenían que conformarse con los cuchillos y tenedores de oro.”

SE PENSABA que el aluminio era mejor que el oro. Se pensaba. Se creía. Esa era la creencia dominante y por eso el emperador se comportaba de esa manera. Una creencia impulsa el comportamiento.

la clave del exito

Lo mismo pasa con nosotros. Nosotros tenemos creencias.

¿Qué piensa usted sobre el trabajo? ¿Qué piensa sobre los negocios? ¿Qué piensa sobre los bancos? ¿Qué piensa sobre su futuro? ¿Qué creencias tiene? ¿Qué es lo que está suponiendo?

Actuamos conforme dictan nuestras creencias. Nuestro comportamiento, nuestras actitudes, nuestros hábitos, todo depende de nuestras creencias.

La buena noticia es que podemos cambiar nuestras creencias. El problema es que muchos están empeñados en cambiar su actitud, pero no la raíz… entonces la actitud les dura un día, dos días, una semana, y luego vuelven a lo mismo.

¡Cambia tus paradigmas, cambia tus creencias!!

Comparte La clave del éxito no es la actitud positiva…

Cerrar menú

Comparte con un amigo