El Poder Interior

Por el Padre Lauro Trevisan



I Etapa: Liberación de la Mente

En la primera etapa, recorrerás los caminos de la mente, purificándola, abriéndola de par en par, para que la Luz Divina la alcance totalmente. En estos diez días tú te liberarás, acabarás con los complejos, con los sentimientos de culpa, con los miedos, con las preocupaciones, con los traumas,  con los problemas, con los nerviosismos, con la depresión y con los errores y pecados.





Día 8 Liberación de los Nerviosismos

Pongo ahora mi mente en reposo.

Respiro profundamente varias veces y siento que, en cada respiración, me vuelvo más y más tranquilo.

Respiro de nuevo y siento que el aire caliente de los pulmones está aliviando mis nervios.
Me siento suelto. Más suelto. Más suelto.

Las tensiones se aflojan.

Me concentro aún más en la respiración.

Me concentro ahora en mi cuerpo: ¿cuáles son las partes más tensas? Aflojo aquí
las tensiones de cada parte.
Me concentro en la mente. Estoy calmando este enjambre de abejas que está zumbando
en mi cabeza. Calmando más y más. Suelto  ahora todas las abejas de mi nerviosismo.
Mi mente quedó en silencio.

Siento el silencio en mí mismo.
No eran los nervios los culpables de mi nerviosismo, y sí mis emociones negativas,
mis pensamientos y sentimientos negativos. Mis nervios, hasta hoy, cargaron con la
culpa, sin culpa.
¿Por qué me pongo nervioso?

Cuando yo deseo un mundo de cosas y no las tengo, me pongo nervioso; cuando deseo
ser de una manera y no lo soy, me pongo  nervioso; cuando quiero que los otros sean
de una forma y no lo son, me pongo nervioso; cuando alguien dice algo que no me gusta,
me pongo nervioso; cuando tengo muchas cosas que hacer y quiero hacer todo al mismo
tiempo, me pongo nervioso… En realidad  soy yo quien está generando esas aflicciones
en la mente. No son los nervios los que me están perturbando, soy yo que estoy perturbando
los nervios.
Pero ahora veo claramente que, si es la mente la que produce el nerviosismo, la mente cura
el nerviosismo.

Deseo que la calma y la paz estén en mí.

Creo que el Poder Divino me hace llegar todo en el tiempo debido, por eso me mantengo
siempre tranquilo, confiado, positivo y despreocupado.
Sé que la tierra -como decía el Maestro-  pertenece a los tranquilos.

“Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra.”
Este es mi día de serenidad.
Y mi serenidad me concede también el reino de los cielos.
Proclamo mi calma definitiva.
Por el poder de la palabra, determino: Hágase la calma en mí.
Y la calma se hizo en mí. Aquí. Ahora. Y siempre, Siempre.


Recomendación: Lo más temprano posible lee el tema del día y déjate impregnar por su contenido. Relájate, mantén tu mente en reposo y recibe las fuerzas positivas que el
tema te irradiará. Vive la experiencia benéfica del mensaje. Repite la lectura del tema varias veces a lo largo del día (te recomiendo imprimirla) y permite que la acción del Espíritu Santo realice los resultados deseados. No pongas obstáculos de duda, de descreimiento, de desánimo, de pesimismo y de miedo.

Sígueme en Facebook

El Poder Interior del Padre Lauro Trevisan
Tomado: http://mx.geocities.com/adyluna1/algodemi.html

NOTA: Puedes crearte un Diario de Poder Interior, comprate un cuaderno para tal fin, y cada día vas copiando el texto de cada día que tienes que repasar durante todo el día, y al amanecer de cada día escribir el TEXTO del día correspondiente a la Liberación y puedes también agregar que vas sintiendo, con el proposito de Liberar TODO lo que llevas dentro en este diario Espiritual del Despertar de Tu Poder Interior. Así lo hago Yo, es solo mi recomendación cada uno es libre de hacer según su conciencia.



“La Espiritualidad más expandida es el

AMOR en VERDAD Iluminado”


angelReboteando

♥ Ángeles Amor Ilimitado e Incondicional ♥

Menú de cierre

Join our list

Subscribe to our mailing list and get interesting stuff and updates to your email inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

Comparte con un amigo