CÓDIGO POR KAI http://codigosdeluz1.blogspot.com
CÓDIGO POR KAI http://codigosdeluz1.blogspot.com

“33 pasos para reclamar tu poder interior” Stuart Wilde.
TRADUCCIÓN REALIZADA POR YARISA

PASO 10: CENTRAR LA MENTE

Centrar la mente es vital en el descubrimiento de uno mismo. Sin disciplina mental y sin control, la vida es una batalla perdida. Es como tener 40 pollos en un camión y que estén todo el rato revoloteando por allí dentro. Hay plumas por todos lados, y se produce una conmoción tremenda. De algún modo tienes que sentarlos en filas y mantenerlos quietos.

Centrar la mente es una disciplina que haces en estado de vigilia y también en estado meditativo. Cuando estás despierto es mayormente un asunto de entrenamiento, el mantenerse  observando la vida más que reaccionando a ella. La mente, percibiendo a través de los cinco sentidos, está programada para reaccionar. Así que alguien dice algo y la mente, indómita, responde, a veces de manera obvia, otras más sutilmente, enfado, felicidad, alegría, frustración, lo que sea.

Lo que vas a hacer como parte del centramiento es completar el proceso de separación entrenándote a ti mismo a no reaccionar. Necesitas tomar distancia, no implicarte; acción, no reacción. Tienes que comprar la solución en la vida, no la emoción. Aprender a ser un observador de la vida y un observador de ti mismo.

El ejemplo clásico que uso en mis conferencias es el modo en que la gente reacciona cuando empieza a llover. La lluvia es un maestro. Es perfecta para aprender a separarse. A la gente no le gusta la lluvia; reaccionan negativamente, a menudo se enfadan. Es cómico mirarlos seguir sus ñoñas rutinas mientras intentan esquivar las gotas de lluvia. Puedes reaccionar y hacer todas esas estupideces, o estar de acuerdo con  que llueva. La próxima vez que diluvie, ponte tu mejor ropa y el abrigo y tal vez invierte dinero en hacerte un peinado de moda y, justo cuando empiece a diluviar, sal fuera. No te resistas al frío. Experimenta la mojadura, el aguanieve, sólo dí “Eh, estoy aquí y llueve” La lluvia es normal; es un regalo. Tú estás paseando por la eternidad, inmortal e infinito y se te “mean” encima. ¿Y qué?

Practícalo, entonces podrás ir a cenar con la suegra o hablar con el director del banco del estado de tu cuenta o cualquier cosa que se te haga difícil. Por tanto si el coche no está en el aparcamiento cuando vuelves la próxima vez, sólo estate de acuerdo “no hay coche”, y di, “ ¡Oh, voy a hacer el paso del tigre ya que mi coche se ha ido!”.

La gente que encuentras regularmente, amigos, parientes, compañeros de trabajo que te molestan, gente que es particularmente incómoda de tratar, permíteles ser tus maestros. Cuando te vuelvan loco, úsalo como una prueba de tu compostura y fuerza. Da un paso atrás y observa; no reacciones. Poco a poco verás como, quizás, has dejado que otros ejercieran el poder sobre ti en el pasado porque sabían que podían pulsar en ti la tecla de reaccionar negativamente. Cuando no reaccionas eres libre; tendrás una percepción más clara de cómo manejarte mejor en situaciones personales difíciles. Tal vez lo que necesites es hacer horas de aeropuerto. Como digo en uno de mis libros, los aeropuertos son uno de los inventos más grandes del mundo moderno. Soy un gran creyente en los aeropuertos: no hay casi nada que no se pueda sanar con un poco de “aeropuerto”.

Vuélvete un observador silencioso de la vida y un compasivo observador de ti mismo. No eres tus emociones o tu cuerpo, o tu personalidad y su ego. Eso es sólo una parte de lo que eres. De hecho eres una energía divina que está evolucionando, operando a través de las complejidades del cuerpo, mente y emociones, para comprenderse a sí mismo como un ángel espiritual, un espíritu eterno que está creciendo y aprendiendo, calmadamente, en la infinitud y corrientemente llamado “ser humano”.

Ahora, volvamos a la parte obvia de centrar la mente, que nos lleva de vuelta, por supuesto, al estado meditativo. No soy capaz de ver cómo podrías alcanzar esa infinidad dentro de ti sin contemplación y meditación. De algún modo has de acceder a la mente subconsciente donde tus más profundos impulsos y urgencias residen. Si no miras la mente subconsciente y observas la programación social e intelectual que has recibido, nunca verás por qué las cosas son como son y cómo la complejidad más íntima de tus sentimientos se está proyectando en tu vida exterior. Nunca comprenderás apropiadamente cómo esos factores han dado lugar a las circunstancias de tu vida. Sin contemplación y sin mirar hacia dentro, vuelas a ciegas; no tienes modo real de entender quien eres.

Para la mayoría de la gente su experiencia de vida en el planeta es sólo externa. Observan los resultados de sus acciones únicamente desde el punto de vista del ego. Es una vida de confusión y dolor, y es a menudo, bastante triste. Ellos se convierten en víctimas de sus mentes. Culpan a otros cuando, de hecho, la respuesta yace en sus impulsos subliminales, deseos y miedos.

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   33 pasos para reclamar tu poder interior - Paso 13- Stuart Wilde

Intentan sanarse intentando eliminar sus reacciones: “Estoy asustado, será mejor hacer algo, comer chocolate, beber, tomar drogas, cualquier cosa para parar el sentimiento desagradable que estoy experimentando”. Pero sabes que no puedes sanarte a ti mismo dándole chocolate a tus miedos y reacciones. Un día has de descubrir de qué lugar de tu programación salen los miedos, entonces puedes eliminarlos.

“¿Por qué es que cuando veo un hombre con abrigo verde y paraguas, me asusto? preguntas. Porque cuando tenías cinco años, un hombre con abrigo verde y paraguas te hizo “Buuu” y te asustó. E, incluso aún cuando puede que no recuerdes el suceso, estás condicionado para reaccionar así ante los tipos que van de verde.

Todos los puzzles de la vida tienen una respuesta en la mente subconsciente. Lleva algo de tiempo llegar allí y sacarla, pero el proceso de mirar dentro deshace los nudos y las complicaciones que se han ido construyendo sobre ellos a lo largo de los años.

La meditación no tiene porqué ser complicada. Algunos te dirán que es nada menos que sentarse de piernas cruzadas en la posición del loto, haciendo “ooommm” en el templo. De hecho, cualquier meditación que es dolorosa o poco confortable de hacer está distrayéndome, desde mi punto de vista.

O.K., así que vas a ponerte tu bata y puedes poner el dedo gordo del pie en la oreja, gran trabajo. Cuándo lo ves desde el lado práctico, ¿cuántas veces en esta vida crees que necesitarás limpiarte los oídos con el dedo gordo del pie?. Con perdón, ¿eso para qué sirve?

De cualquier modo, ahí estás, todo contorsionado, y todo el mundo puede ver lo increíblemente espiritual que eres. (…) Todas las veces que pones en marcha una actuación para que los demás vean lo espiritual que eres, pierdes el hilo. El yo infinito es invisible. Cualquier tipo de meditación estará bien; no tiene que ser una gran actuación  a menos que tú realmente lo quieras así.

En cierto modo, la meditación es un proceso bastante cerebral, porque es el arte de pensar acerca de no pensar. Esto no cuadra con mucha gente, especialmente con las mujeres, quienes a menudo viven tanto de sus sentimientos que encuentran que no pueden meditar del modo tradicional. Por tanto, cada uno debería meditar a su propia manera, del modo que se sintiera confortable- durante un masaje o trabajo corporal, mientras juega con los niños, o en una actividad contemplativa. Todo está bien;  no pienso que haya sólo una manera.

Como parte de esta discusión sobre meditación, hablemos brevemente sobre ondas cerebrales. Cuando estamos despiertos, nuestro cerebro oscila aproximadamente a 14 ciclos por segundo o más. Esto no significa que tu cerebro entero está funcionando a esa frecuencia;  significa que esa es la frecuencia predominante en la banda de l as ondas cerebrales. Es conocida como estado beta; es el estado normal de vigilia.

Por debajo del estado beta está el estado alfa. Se sabe mucho acerca de él. Hay cantidad de información que puedes leer y cursos que puedes tomar para aprender a generar el estado alfa. Es un ligero estado meditativo, la banda de ondas de la intuición y algunas percepciones extrasensoriales. También es el estado en el que, al parecer, tienen lugar los sueños. Estás en alfa cuando tu cerebro oscila entre 7 y 14 ciclos por segundo. Es un estado muy regenerativo, muy bueno para la reducción de stress, meditación ligera, y permitirte disfrutar de la relajación psicológica.
Por debajo del estado alfa está la banda theta, que va de 4 a 6 ciclos por segundo. Theta es el estado de trance. Cuando tu cerebro esté en theta, serás capaz de sentir tu cuerpo físico, pero sólo mínimamente. En theta,  sales de la percepción del ego y te conviertes en la mente universal. Lo que encontré más fascinante acerca del estado theta es que no lleva mucho tiempo aprender a generarlo, especialmente si usas el metrónomo del que hablé.

Acceder a theta es una disciplina excelente, porque entras en meditación profunda;  lo que haces es sacarle el poder al ego. Le estás diciendo a tu personalidad, “Escucha, siéntate y cállate” . Seguro que al principio va a venir con pequeñas formas-pensamiento tales como, “Eh, necesitamos echar gasolina al coche”, y cosas por el estilo. Pero tu rechazarás esos `pensamientos que vienen. Dirás: “No acepto esta energía;  me las arreglaré con el coche luego. No acepto esa percepción; estoy cambiando mi foco. Gracias por avisarme de ese miedo, pero no acepto el miedo como una realidad en mi vida. Cuando necesite actuar lo haré”.

Cuando empiezas a tratar así a los pensamientos que surgen y a controlar el flujo de tu actividad mental, empezarás a alcanzar ese lugar profundo en tu interior que es santo y espiritual, el lugar donde entras y abrazas tu yo infinito. Pronto verás que no eres sólo tu propia mente, sino que formas parte de la molécula que es la mente global. Más allá de la molécula de la mente global está la molécula de la mente cósmica, que sería la mente de Dios, la mente de todo lo que existe-pasado, presente y futuro.  ¡Clic!, una puerta se abre y entras en el lugar exacto. Es un mundo mágico.
La meditación también te cambia psicológicamente. El cóctel químico de tu cerebro es resultado del modo en que te sientes, de tus emociones y actitudes. Esto se ha descubierto en los últimos diez años. Inicialmente se pensó que la forma de ser y las actitudes eran el resultado de la configuración química del cerebro, pero es ampliamente reconocido ahora que, de hecho, nosotros alteramos el cóctel químico de nuestro cerebro a través del modo cómo nos sentimos.

> TAMBIÉN PUEDES LEER:   33 pasos para reclamar tu poder interior -Paso 7- Stuart Wilde

Los químicos en tu cerebro reaccionan a la emoción. Por tanto, una persona que es neurótica o histérica cambiará gradualmente su mix químico en el cerebro, y él o ella será cada vez más histérico. Si eres ligeramente psicótico y te permites a ti mismo estar así por un período de tiempo, la composición química de tu cerebro cambiará para reflejar cómo te sientes. De modo análogo, si eres muy negativo, el cóctel cambia y te haces cada vez más negativo.

Si empiezas a entrar en tu casa espiritual, tu lugar de serenidad, el cóctel de tu cerebro empezará a cambiar y será cada vez más sereno. Las endorfinas empezarán a dispararse, te haces cada vez más feliz, el nivel de serotonina cambia, y la calma desciende sobre ti. De repente empiezas a convertirte en una persona reposada, cambiando la naturaleza psicológica de tu cerebro.

Aceptando una disciplina meditativa y haciéndola durante 24 minutos al día, empezarás a afirmar, “Estoy  al mando. Estoy estableciendo control sobre mí mismo, mis emociones, mis ideas y mi intelecto. No soy mi ego, estoy a cargo de mi vida”. Lo que dices realmente es “No soy mi personalidad. Por supuesto que he de operar a través de mi personalidad, pero no soy sólo mi personalidad y sus deseos y reacciones. Soy un ser infinito observando mi personalidad”.

Así que, halla un momento bueno para meditar, preferiblemente por la mañana, antes de que el resto del mundo se haya levantado, pon tu metrónomo a funcionar y siéntate. Al principio será algo frustrante, porque no experimentarás nada en particular. Pero, poco a poco, vas a ver manchas de colores frente a tus ojos. Déjalas pasar.

Luego vendrán a ti los símbolos. Entrarás en lo que parece ser otros mundos y otras dimensiones. Las palabras se dejarán caer en tu mente, no desde tu consciente sino desde tu subconsciente. Una nueva enseñanza se abrirá para ti. Es genial, como volver al colegio; hay una tremenda excitación en descubrir quien eres.

El maestro, el maestro sobrenatural, es interior. Pero es a través del ego, yendo al fondo de tu mente subconsciente y pasando a través de ella, a esos reinos cósmicos del Ser, donde tú encontrarás la energía sobrenatural. Te enseñará y te mostrará. A veces, lo que te enseñará es muy práctico, como información acerca de tu salud, finanzas o relaciones. Otras veces te mostrará patrones generales que desarrollar en la vida diaria. Algunas veces te ayudará a entender la evolución humana y el destino general del mundo o te dará una percepción más elevada, o una explicación de la posición en que generalmente te encuentras.

Este es un tiempo muy heroico para estar en la Tierra. Hay una cantidad tremenda de creatividad, cambio y posibilidades. Eres parte de ello. Es una era verdaderamente maravillosa. Tu decisión de estar aquí ahora, en este tiempo maravilloso fue uno de los movimientos espirituales más geniales que hayas hecho.

A través de la disciplina de la meditación te liberas a ti mismo. Esto no sucede en 10 ó 15 minutos. La meditación es un proceso que vas a trabajar para el resto de tu vida. Puede que no en la misma duración de 24 minutos cada día. A veces la meditación puede ser de 5 ó 10 minutos en el autobús, yendo al trabajo, o en un avión de un sitio a otro. Quizás algunos días puedes estar demasiado ocupado para molestarte en poner el metrónomo,  pero pararás y saldrás de tu coche y te sentarás al lado de la carretera en algún lugar, en un campo o debajo de un árbol, y estarás allí, en silencio.

En consecuencia, el paso 9 de los 33 pasos es “El poder viene de la disciplina”. El paso 10 es “Centrando la mente”. Sin estos dos pasos, no tienes muchas posibilidades, porque te sentirás inspirado durante un momento, luego poco a poco el ego ganará de nuevo y volverás adonde estabas. Por lo tanto, meditación, centramiento y reflexión; trabajar sobre uno mismo, e intentar comprenderse es el acto de reclamar que el Poder te enseñe. Graciosamente te enseñará. Está feliz de hacerlo.

“33 pasos para reclamar tu poder interior” Stuart Wilde.
Colaboración y traducción amorosa de Yarisa
Sobre Stuart Wilde ir a www.stuartwilde.com/ (Está en inglés)



Menú de cierre

Send this to a friend