Ejercicios y Longevidad

La prolongación de la vida ha sido una constante preocupación del ser humano. Por ello, a lo largo de su devenir ha auspiciado todo tipo de tendencias, con o sin base científica, orientadas a este objetivo.

Estos datos justifican que en los últimos años haya calado en amplios sectores de la población la creencia de que la práctica de una actividad física o deportiva puede aumentar la longevidad.

Si bien no existen todavía estudios exhaustivos que permitan demostrar la existencia de una relación entre ambos, aunque en un trabajo epidemiológico muy serio de la Universidad de Harvard se constata dicha relación, lo cierto es que estamos asistiendo en los últimos años a un incremento notable del número de personas que efectúan algún tipo de actividad física.

A ello contribuye, sin duda alguna, que la medicina y la sociedad de los países desarrollados han constatado que la vida sedentaria tiene efectos perniciosos para la salud, favoreciendo la presentación de determinadas enfermedades (obesidad, arteriosclerosis, cardiopatía coronaria, etc.), mientras que la práctica de un ejercicio físico regular, controlado por profesionales competentes, mejora las condiciones de nuestro organismo, fundamentalmente las morfológicas, funcionales y mentales.

señoras deportistas

Las primeras, se manifiestan en los diferentes componentes del aparato locomotor (huesos, cartílagos de crecimiento, articulaciones y músculos).

En los huesos está demostrado que la falta de actividad en las personas que han tenido que soportar largos periodos de inmovilización, bien en la cama por enfermedad o en el espacio como sucede con los astronautas, debilita la composición de su tejido y favorece la reducción de su densidad (osteoporosis).

Por el contrario, la reanudación de la actividad física corrige estas alteraciones, las disminuye cuando se presentan en las mujeres después de la menopausia y repercute positivamente en los niños en los cartílagos de crecimiento de los huesos, favoreciendo su desarrollo e incrementando la talla del cuerpo.

También en soyespiritual.com:   Despertar del Cáncer. El Cáncer es mi Maestro.

Fuente: CNN

Cerrar menú

Comparte con un amigo