Imagínate por un momento que existe "alguien"

que es el responsable de hacerte feliz.
Su intención es: darte todo lo que necesitas,

concederte todo lo bueno que deseas,

resolver todos tus problemas, conseguirte

buenos amigos, buscarte pareja y en general

"hacerte muy feliz".
¡Buenas noticias, esa persona existe!
Esa persona… ¡ES JESUCRISTO!,

pero Él actúa a través de lo que hay dentro de ti…

de lo que hay en tu corazón, y lo más importante…
solamente si tú lo dejas, porque ¡Él jamás obliga!
Entonces, tú eres la única persona responsable

de hacerte feliz. La felicidad es algo que sale de ti

y no depende de factores externos ni de otras personas.

Piensa en lo siguiente: No te quejes de nada,

si lo que te molesta tiene solución ¡arréglalo!,

si no, ¡olvídalo!
Tú eres capaz de cambiar cualquier situación.

Ten pensamientos positivos. Busca buena compañía

y aléjate de los pesimistas. No le des vuelta

a los pensamientos tristes, busca lo alegre y lo sano.
Enfrenta tus problemas como retos a vencer.

Sé entusiasta y optimista en todo lo que hagas.

Llena tu mente de buenas noticias. Disfruta

lo que tienes y se agradecido. Siéntete vivo,

Sígueme en Facebook

observa lo hermoso que hay a tu alrededor y disfrútalo,

esta ahí para ti. Dale a las cosas su justa importancia

y no te preocupes por tonterías. No critiques.

¡Perdona!, el rencor es una pérdida de tiempo

y terrible para tu salud. Sé comprensivo con la gente.

Sobretodo no pierdas las verdaderas amistades

ya que son un tesoro.
La felicidad no es un destino,

¡es un camino!

Menú de cierre

Join our list

Subscribe to our mailing list and get interesting stuff and updates to your email inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

Comparte con un amigo