La pureza de tus pensamientos

Decidle a alguien que debe trabajar sobre la pureza y podéis estar seguros de que no seréis comprendidos: inmediatamente pensará que queréis imponerle privaciones y, particularmente, privaciones en el campo sexual. En efecto, a menudo se confunde no sólo pureza y castidad, sino también castidad y continencia, cuando en realidad la pureza no concierne tanto al plano físico: es una virtud del corazón y del alma que encontramos en hombres y mujeres que son padres y madres de numerosos hijos, mientras puede faltar a otros que pretenden huir como de la peste de las tentaciones de la carne. Es evidente que la pureza afecta también en el campo sexual, pero cuando hablo de pureza, me refiero sobre todo a la pureza de los pensamientos, de los sentimientos, de los deseos, porque ahí es donde empiezan los desenfrenos que después van a producir desórdenes en el comportamiento sexual.

sosteniendo rosa blanca

La pureza es un dominio muy vasto que debemos estudiar en los tres planos físico, afectivo y mental. En el plano físico es la base de la salud; en el plano afectivo proporciona las condiciones para recibir y manifestar el amor; y en el plano mental proporciona las condiciones para recibir y manifestar la sabiduría.

Omraam Mikhaël Aïvanhov

También en soyespiritual.com:   Cuando el pasado te bloquea
Cerrar menú

Comparte con un amigo