¿Practicas el materialismo espiritual?


¿Sigues buscando el propósito de tu vida? ¡No vas a creer lo que la ciencia de la Numerología puede revelar sobre ti!

Así es, la numerología de tu fecha de nacimiento, independientemente del mes en que hayas nacido, puede revelar información sorprendente sobre tu personalidad.

Desbloquea ahora los mensajes ocultos en tu Código de Personalidad con tu informe personalizado con más de 200 páginas con secretos sobre tu fecha de nacimiento.

Haz CLIC AQUÍ para aprender lo que la Numerología dice sobre tu vida usando sólo tu Nombre y Fecha de Nacimiento.


El término “materialismo espiritual” fue utilizado por primera vez por Chogyam Trungpa Rinpoche para caracterizar la búsqueda del éxito monetario mientras se realiza la práctica espiritual.

Su descripción no es nueva; más bien, es una reiteración de una noción que ha sido expresada durante años por líderes espirituales y enseñanzas de sabiduría. Las visiones del mundo espiritual y materialista son las dos perspectivas principales.

El mundo es creado por una conciencia celestial, según una persona espiritual, mientras que un materialista cree que la propia materia es la fuente de toda la existencia.

El segundo punto de vista implica que la conciencia es el resultado de causas físicas, aunque deba reconocer la existencia de la conciencia: “al menos yo soy consciente y quizá un puñado de mis compañeros”. Aunque sólo haya una ligera diferencia filosófica entre estos dos marcos de vista, dan lugar a formas muy distintas de ver el mundo.

Conozca la diferencia entre espiritualismo y materialismo

El primero valora todo como una manifestación inteligente del Infinito que está vivo y es consciente. El otro ve el universo como algo pasivo, muerto y desconectado de uno mismo. Los materialistas buscan un proceso a través del cual la materia inconsciente pueda convertirse en viva para comprender la vida desde dentro.

Incluso creen que pueden ser capaces de producir vida dentro del laboratorio con el brebaje químico adecuado. Nuestras posiciones en el mundo físico están determinadas por nuestros egos; somos una madre, una hija, un hermano, un rico, un pobre, un mendigo y un ladrón. El ego se empeña en distraernos de nuestra conciencia del Ser dentro del dominio superconsciente definiendo nuestros deberes en el mundo consciente.

El materialismo espiritual no es saludable

Todos estos términos describen esta condición superconsciente, que nos mantiene vinculados al Yo superior y, en consecuencia, a nuestra conexión mística con lo que sea que identificamos como Dios. Incluyen el Testigo, el Morador, los Pensamientos sin Pensador y la Mente Única.

Si no tenemos fe en Dios como tal y somos ateos, entonces podemos ver esto como una definición de nuestro vínculo con nuestra naturaleza superior, que abarca nuestra conciencia moral, nuestro ethos personal y social, y nuestro compromiso filantrópico en la comunidad.

El punto de vista opuesto, sostenido por un número cada vez mayor de personas, ve un creador divino en la raíz de toda la creación. Entienden que la conciencia es la raíz del mundo y que todo el cosmos es sólo una consecuencia del Creador.

La conciencia de Dios “engaña” a nuestros sentidos para que crean que este universo es sustancial cuando vibra en la frecuencia adecuada. Nuestros ojos, oído y otras percepciones están “afinados” para experimentarlo como sólido, aunque no sea en absoluto sustancial.

Veríamos las cosas de forma excepcionalmente diferente si nuestros sentidos estuvieran calibrados de forma distinta. Podríamos tener la capacidad de mirar a través de la materia sólida como una máquina de rayos X. Si tuviéramos la sensibilidad necesaria, podríamos incluso ver el movimiento de las moléculas de aire y escuchar la melodía de los electrones que giran.

Y si tuviéramos aún más sensibilidad, podríamos ver la conciencia y la energía que crean los átomos. Un maestro autorrealizado actúa de esta manera. Nuestras actitudes se reflejan en nosotros por el cosmos. Todo reaccionará ante nosotros con armonía y amabilidad si consideramos todo como parte de nuestra realidad personal más amplia. Haremos de todo el planeta nuestro amigo.