SHAUD 5: "El Sueño del Alma"

planeta

LOS MATERIALES DEL CÍRCULO CARMESÍ

La Serie de la Libertad

Presentando a ADAMUS, canalizado por Geoffrey Hoppe

Presentado al Círculo Carmesí
Febrero 2, 2013
www.crimsoncircle.com

Nota: Las ilustraciones, fotos y diapositivas de Adamus pueden ser vistas en la versión PDF o en el video.

Traducción: Irma Sztabinski irmasz@yahoo.com

Shauds en archivo Word: Manantial del Caduceo:

http://www.manantialcaduceo.com.ar/tobias/tobias.htm

Shauds en MP3 y videos doblados al español: Grupo33

http://www.grupo33.com.ar/shaumbra.html

Yo Soy el que Yo Soy, Adamus de Dominio Soberano.

Bienvenidos a la reunión. Bienvenidos a la Suprema Corte de la Iluminación (algunas risas). Ah, cada uno de ustedes aquí, la mayoría que están escuchando, han estado en el pasado en las cortes reales. Aquí tenemos la Corte de la Iluminación, llena de reyes y reinas, duques y duquesas. Llena de princesas y príncipes de la iluminación, de la libertad.

Uso el término un poquito en broma, porque todos ustedes han estado antes en las cortes, pero hablo muy en serio. Esta es una reunión muy especial. Cada mes cuando nos juntamos, es una reunión de la realeza, los que están estableciendo las modas y tendencias para la iluminación, los que están guiando a la conciencia de la iluminación en esta nueva era. Esta Suprema Corte de la Iluminación en el Reino de la Libertad. ¿Hm? ¡¡Ahh!! Sí (la audiencia está de acuerdo). Así que, bienvenida Su alteza (riendo y dirigiéndose a Linda).

Sueños

En nuestra última reunión hablamos de los sueños. Yo dije que si ustedes iban a tener un sueño, una visión o una aspiración, lo trajeran aquí o lo dejaran ir. Hm. Un rollo grueso. Un rollo grueso, porque al parecer era cálido e indistinto tener estos sueños otras- multi-dimensionales. Al parecer era lindo tenerlos allá afuera donde no estaban sometidos a todas las dificultades, todos los traumas y los dramas de esta realidad. Así que dije introdúzcanlos o desháganse de ellos.

Un gran desperdicio de energía tenerlos allá afuera en alguna parte. También una gran decepción, de alguna manera, y ello creaba tanta división dentro de ustedes, porque tenían su realidad cotidiana y luego tenían su mundo ensoñado-de ensueño. Es hora de reunir esos.

Si van a tener visiones, sueños, aspiraciones, deseos del corazón, maldición, introdúzcanlos aquí o déjenlos ir. En serio. Es un enorme desperdicio de energía. Crea un aspecto cuando tienen los dos distintos… Oh, estupendo. Sí, café con crema, por favor. Ah, sí.

LINDA: Con gusto.

ADAMUS: Sí, sin azúcar.

LINDA: Oh, ¿ningún dulzor para ti? Ohhh.

ADAMUS: Yo soy suficientemente dulce tal como están las cosas.

LINDA: Ohhh.

ADAMUS: Pero apúrate, apúrate Linda, necesitamos que el micrófono vaya pronto por ahí. Más rápido, más rápido (risas). Ooh, ella está acostumbrada a esto, vive con él (risas de Adamus y la audiencia).

Sueños, una cosa maravillosa, pero les incumben a ustedes, se necesita que ustedes empiecen a introducir esos. ¿Se dan cuenta de cuántos sueños humanos están allá afuera en alguna otra parte? Está ocasionando un montón de tráfico congestionado afuera en los otros reinos. Tantos sueños, tantos… (Linda le trae el café). Gracias.

LINDA: ¿Es demasiado caliente para ti?

ADAMUS: Nada es demasiado caliente para mí (risas). ¿Te refieres a ti o al café, querida? (Más risas de la audiencia y de Adamus).

¿Dónde estábamos? Sueños. Sueños.

¿Se dan cuenta de la tremenda congestión allá afuera? ¿Se dan cuenta de… (Mueve el atril hacia el estrado). Gracias. Yo mismo podría haberlo hecho (riendo).

¿Se dan cuenta de cuántos niños se irán a la cama hoy en la noche con sueños de una vida mejor, mejor educación, mejor comida, mejores padres, mejor todo? ¿Se dan cuenta de cuánta gente mayor se irá a la cama hoy en la noche soñando que habían tenido una vida mejor, que habían hecho más cosas? ¿Y se dan cuenta de una de las cosas más comunes con los ancianos, cuando saben que están comenzando a hacer su transición, es que se dicen – aquí tengo que lograr mi posición apropiada – se dicen, “Desearía no haberme…” – qué, Jane? “… tanto en mi vida. Desearía no haberme… ” ¿Qué?

JANE: Oh, preocupado.

ADAMUS: ¡Preocupado! ¡Pensaste que te habías salvado de una situación difícil! (Risas). Acabamos de brincarnos un mes para que pudieras preocuparte más de que yo llegara y te preguntara sobre ello (Adamus y la audiencia ríen). Eso es lo que ellos dijeron. Dicen: “Desearía no haberme preocupado tanto”. Así que por favor no tengamos ese diálogo dentro de 72 años cuando estés lista para irte. Ve, ahí mismo quité la preocupación. “¡Oh! setenta y dos años”, dice ella. “No tengo que preocuparme por nada”. No. Ellos lo hacen. Yacen en la cama y dicen: “Desearía no haber pasado tanta de mi vida preocupándome por las cosas, estando restringido por las cosas, escuchando lo que otros…”. Esa es una de las cosas más comunes justo antes de que ellos crucen a otro lado. Hmm. Hmm.

Tantos humanos irán a la cama hoy en la noche y soñarán. Soñarán con una vida mejor, un entendimiento de sí mismos mejor, mejores relaciones con otros. Soñarán con las cosas que realmente les gustaría hacer, ya sea una creación, un proyecto, ayudar a otros, pero sueñan con ello, y cuando se despiertan en la mañana regresan a sus rutinas, regresan a su vieja manera de hacer las cosas.

Es tiempo, con un muy especial grupo de seres regios como tú misma, de que tendamos un puente sobre eso, que introduzcamos esos sueños, y de eso hablamos el mes pasado. Solo introduzcan los sueños que de verdad, de verdad, de verdad quieran manifestar. Los otros, suéltenlos. Solo introduzcan los sueños que ustedes se atrevan – se atrevan… oh, es bueno verte de regreso querida (hablándole a Edith y besando su mano; aplauso de la audiencia).

EDITH: Gracias.

ADAMUS: Te ves divina. Divina. Eres divina.

Así que una de las cosas que estamos haciendo en esta corte real… me gusta eso. Por mucho tiempo me gustaron las cortes. Ciertos atributos extraños de ellas, por supuesto, pero había tal… ah, tanto alborozo, tanta diversión, tanto trasfondo de la dirección. De manera que, y tú también fuiste una (a Linda; ella ríe con disimulo y Adamus se ríe). Y ella se ríe.

De manera que se trata de introducir esos sueños en lo que ustedes verdaderamente quieren manifestar, y ser suficientemente valientes y audaces para insistir en ello, para hacerlo real.

Ahora bien, puede que suene bonito, pero eso es un poco atemorizante. Como platicábamos el mes pasado, a veces es más fácil mantener el sueño afuera en alguna otra parte. Entonces nunca tienen que estar decepcionados por él. Entonces nunca tienen que tener su sueño sujeto a la dureza de esta realidad. Entonces siempre pueden soñarlo y no tener que afrontarlo en realidad.

Así que ello pide la pregunta, ¿por qué soñaron esto en primero lugar? Lo que haya sido su sueño. ¿Por qué lo soñaron? ¿Era una pasión del corazón? ¿Era una distracción para la mente? ¿Era algo que está profundo, profundo dentro de su alma y su alma está queriendo tener ese sueño, para experimentarlo en esta realidad? ¿Cuál era el sueño? ¿De dónde vino? Y ello pide la pregunta, entonces, sobre la pasión. Pasión.

No es la mente la que crea la realidad. Punto. No son sus pensamientos los que crean la realidad. La mente sabe cómo maniobrar dentro de la realidad. Sabe cómo evitar ciertos aspectos de la realidad que ella quiera. Pero la mente no crea la realidad.

Ahora bien, durante los últimos 80 a 100 años, ha sido popular pensar eso, pero la palabra clave es “pensar”. Todas estas – en las que algunos de ustedes participaron – clases de control mental y clases de creación mental, y si fueran tan efectivas, ya no habría más clases. Todos las hubieran tomado y estarían haciendo lo que quisieran. Pero estas cosas de la mente, los pensamientos que fluyen a través de su mente no tienen pasión en ellos.

Aquí adentro (el corazón), hay un sueño, una aspiración real, a veces viene del alma, a veces del sí mismo, a veces del sí mismo alma, y tiene una pasión adherida a él, y esa pasión es la que introduce los sueños a esta realidad. Esa pasión es la que penetra a través de las barreras, y hay muchas barreras que zanjar al introducir sus sueños. Esa pasión es la que atrae energía, y la energía entonces ayuda a manifestar y hacer reales sus sueños.

Entonces ¿qué son los sueños, las aspiraciones, los deseos, las visiones? ¿Qué son esas cosas que les traerían tanta alegría, les traerían tanta felicidad y una sensación de realización? ¿Qué son esas cosas que se abrirían paso por algunas de estas barreras? Estas barreras de, oh, ya sea sus aspectos o su conciencia humana, son como anillos sobre anillos rodeando y de hecho a veces sofocando estas pasiones.

¿Qué Tal Sus Sueños?

Hoy vamos a hablar un poquito más de eso, pero yo hago la pregunta ahorita – y Linda con el micrófono por favor – desde nuestra disertación del mes pasado sobre los sueños, ¿qué han aprendido o experimentado respecto a sus sueños en el último mes? Por favor Linda.

LINDA: ¿Escojo a alguien?

ADAMUS: Voluntarios.

LINDA: Okey, voluntarios.

ADAMUS: ¿Qué han aprendido, comprendido o experimentado respecto a sus sueños?

SCOTT: Yo pienso que para mí es, puesto que ahora mismo tengo muchas cosas en movimiento, y es acerca del tiempo que paso en esos sueños introduciéndolos a la realidad y haciéndolos mi propio mundo contra pasar tiempo pensando acerca del mundo de otras personas. Eso es lo que ha sido mi tema recurrente este mes. Y entonces lo primero… justo después del último Shaud la primera semana más o menos estuvo enfocada no en eso, pensando en los mundos y realidades de otras personas , y las últimas semanas han estado enfocadas más en qué es lo que yo quiero crear y dejar que eso fluya a través.

ADAMUS: ¿Y qué es?

SCOTT: Solo tengo un montón de ideas en movimiento con el rollo de mi sitio web (riendo).

ADAMUS: ¿Y qué vas a introducir? ¿Qué vas a dejar ir? Una cosa. ¿Qué vas a introducir?

SCOTT: (Haciendo una pausa). Hm…

ADAMUS: ¡Tuviste un mes! (Algunas risas). Un mes. ¿Qué quieres, una vida o dos? Un mes. Este no es un rollo trivial aquí.

SCOTT: Bueno, estoy lanzando mi sitio Noticias Creativas de Colorado.

ADAMUS: Bien.

SCOTT: Así que esa es la cosa principal.

ADAMUS: Bien. Bien. Gracias. Respiración profunda. Bien. Excelente. Excelente. ¿Y estás listo para introducirlo de la manera en que sabes que realmente puede ser hecho? (Él asiente con la cabeza). Bien. Okey, entonces introdúcelo.

Ahora bien, va a tener algunos, mm, tú los llamas desafíos; yo las llamo diversiones (risas). Va a… cuando entran los sueños, hacen su camino a esta realidad y son atropellados y empujados por ti, por otros, tienen que ajustarse a esta realidad muy, muy distinta. Pero cuando la pasión está ahí, se energizan y se realizan. Ahora bien, ¿qué sucede si se realiza?

SCOTT: Espero que lo haga, puesto que he trabajado en él por mucho tiempo.

ADAMUS: Pero eso plantea un punto que, y nuevamente, cuando entramos en esta escapada del sueño y de hecho finalmente a la libertad de los sueños, también existe una tendencia de que a la gente le gusta trabajar en las cosas más que materializarlas. Y de hecho, una vez que es materializada, luego a menudo hay una sensación de aburrimiento o, peor aún, un deseo de destruir lo que acaban de construir. Los niñitos construyen castillitos en el arenero y luego crean guerras y los destruyen. Así que este es un punto muy, muy importante en entender por qué quieres introducir eso a la realidad y qué va a suceder una vez que lo logres. Hm. Bien. Gracias.

Siguiente. ¿Qué aprendieron, experimentaron o llegaron a entender de los sueños en este último mes?

TESS: Oh, yo pienso que permitir con facilidad.

ADAMUS: Sí.

TESS: Yo realmente quería mi propia habitación para el viaje a Egipto.

ADAMUS: Sí.

TESS: Y estaba en una lista de espera, y entonces llegó.

ADAMUS: Bien. Excelente.

TESS: Y tuve un momento en que dije: “¡Oh, no! ¡El dinero! Quizá debiera tener una compañera de cuarto”. Pero no, yo sabía todo el tiempo que solo por alguna razón quería honrarme con este viaje y esta habitación, y lo hice. Y hubo ese un minuto de cuestionarme, y acabé con ello.

ADAMUS: Y ese es un buen punto, porque cuando tu sue… solo toma un momento, todos ustedes. Solo sientan sus sueños más grandes. No tu propio cuarto en Egipto…

TESS: Sí, ese era…

ADAMUS: … pero ese es un bonito ejemplo cotidiano. Aunque no es un mal sueño, sí.

TESS: Sí, para mí el viajar.

ADAMUS: Sí, viajar. Bien. Tomen un momento y solo sientan hacia adentro, sientan la pasión en su sueño.

Ahora bien, aquí añadiré una nota al margen: Su sueño. No dije su crear-la-realidad-para-el-sueño-de-otro. Ahí es donde, nuevamente, la gente se confunde mucho o se mete en problemas, porque en el instante en que empiezan a intentar soñar por otros, están mezclando conciencias y energía. Generalmente no funciona tan bien. Pero es una cosa muy difícil. Existe tal deseo de decir: “Sí, pero yo, tú sabes, quiero que mis hijos y mi familia sean felices”. Olvídenlo. En serio. No depende de ustedes. Va a ser un sueño muy frustrante.

Así que tomen un momento. Su sueño, para ustedes. Sientan la pasión por un momento.

(Pausa)

Y luego imaginen que empieza a acercarse más y más, lo cual está haciendo.

(Pausa)

Empieza a llegar a su realidad. Una cosa curiosa sucede. Primero, se siente muy bien empezar a tenerlo acercándose más y más, y luego repentinamente, cuando se dan cuenta de que podría suceder, entonces el miedo y el pánico pegan. Luego es todo el “¿qué voy a hacer respecto al dinero?”; todo el viejo condicionamiento humano que entra y, de alguna manera, casi empieza a empujarlo fuera. Casi empieza a decir: “Mejor lo mantengo en el mundo ensoñado-de ensueño antes que introducirlo a esta realidad”.

Luego la mente brinca – o los aspectos o como sea que los quieran llamar – y empieza a decir: “Pero ¿y si no funciona? ¿Y si fallo en ello? ¿Y si lo acerco de verdad y luego algo ocurre? ¿O alguien lo roba o yo lo saboteo? Solo lo mantendré en el ensoñado-de ensueño por mucho tiempo”. Casi, de alguna manera, ustedes piensan que casi está mejor allá afuera, puesto que luego cuando tienen unos cuantos momentos para sí mismos, solo pueden soñar acerca de sus sueños mejor que vivirlos.

Pero, en esta nueva era, Nueva Energía, ya no funciona. No será. O sueltan los sueños o los introducen a casa. Felicitaciones por tu propia habitación. ¿Te importa si paso y te visito? (Algunas risas). Solo para decir hola.

Entonces, bien. Siguiente. ¿Qué aprendieron, experimentaron con los sueños este mes? Y, por cierto, fue un buen mes de sueños. Un montón de razones – astrológicas, yo, otras razones – pero muy buen mes para experimentar los sueños. ¿Sí?

TERRY: Yo seguí trabajando en introducir el sueño de casi ilimitada abundancia, y lo que hice concretamente es conseguir algunos libros sobre…

ADAMUS: Tengo de detenerte. ¿Por qué casi ilimitada? (Algunas risas).

TERRY: Uhhh…

ADAMUS: Eso suena limitado. De veras, (risas).

TERRY: Esa es una buena pregunta.

ADAMUS: Sí.

TERRY: Pero sí…

ADAMUS: ¿Por qué no ilimitada?

TERRY: Yo intentaba obtener abundancia ilimitada.

ADAMUS: Sí. Bien.

TERRY: Y a fin de hacer eso, compré algunos libros grabados en cinta.

ADAMUS: ¿Míos?

TERRY: Warren Buffett.

ADAMUS: ¿Mi clase de abundancia?

TERRY: Um, tú sabes, compré…

ADAMUS: ¿Me parezco a Warren Buffett?

TERRY: Compré el libro de la chica que escribió el libro que fue presentado aquí, pero ella quería que hiciéramos un montón horrible de tarea.

ADAMUS: Sí, sí.

TERRY: Así que solo pasé del capítulo uno.

ADAMUS: Pero ella es tan dulce. Está sentada aquí mismo (risas).

TERRY: Y me encantó el libro. Me encanta el libro.

ADAMUS: ¡Uno de esos momentos embarazosos! (Más risas).

TERRY: Oye, estoy siendo honesto sobre él. Me encanta el libro, y tarde o temprano haré la tarea.

ADAMUS: Sí.

TERRY: Pero era más fácil conseguir…

ADAMUS: ¿Y cuál era el nombre del libro? – un poco de publicidad comercial barata aquí (alguien grita “Abundancia Consciente”).

ADAMUS: ¡¿Abundancia Consciente?! ¡¿Cambiaste el título?! (Riendo).

TERRY: Dinero Consciente.

ADAMUS: ¿Ves con lo que tengo que lidiar aquí? Dinero consciente. Micrófono por favor, por un momento.

TERRY: Entonces, sí. Sí adquirí ese libro.

ADAMUS: Solo el micrófono para Patricia para que pueda dar una…

PATRICIA: ¡¿Abundancia?! ¡¡Dinero!!

ADAMUS: ¡Dinero! Dinero.

LINDA: Oh, ¡ponte de pie!

ADAMUS: Dinero.

LINDA: ¡Ponte de pie! ¡Queremos sentir!

ADAMUS: ¿Cuál es el título de tu estupendo libro?

PATRICIA: Dinero Consciente.

ADAMUS: Exactamente.

PATRICIA: Y gracias por tu amable respaldo de él…

ADAMUS: Sí.

PATRICIA: … el cual Vicky me asegura que está en el video.

ADAMUS: Bien.

PATRICIA: Gracias. ¡Tuve récord de ventas en noviembre del mejor libro de todo el lanzamiento de libros de la plataforma de lanzamientos de Shaumbra! (Aplausos de la audiencia).

ADAMUS: De Shaumbra, sí.

PATRICIA: Tantísimas gracias.

ADAMUS: Bien.

PATRICIA: ¿Puedo contar mi sueño?

ADAMUS: Claro, pero tan pronto como dejes que Terry termine.

LINDA: Sí. Okey, estoy regresando a ti.

ADAMUS: Bien.

TERRY: Entonces, sí. Y me encantó Abundancia Consciente, solo sugiero… (Risas). Dinero Consciente.

ADAMUS: ¿Dónde está la cámara? ¡¿Ves con lo que tengo que – ves con lo que tengo que lidiar?! ¡Amo a esta gente pero…! Adelante. Dinero Consciente.

TERRY: Necesitamos este Dinero Consciente en cinta grabada.

ADAMUS: Sí.

TERRY: Realmente es… pienso que en el mundo moderno, es duro conseguir el tiempo, pero todos están manejando por ahí todo el tiempo.

ADAMUS: Buena idea:

TERRY: Entonces…

ADAMUS: Como fue narrado por Adamus (risas).

TERRY: Por supuesto. Absolutamente.

ADAMUS: Bien. Entonces ¿qué aprendiste?

TERRY: Bien. Entonces lo que yo estaba intentando es vencer la resistencia al respirar o escuchar esta charla de Warren Buffett sobre este estilo de vida inimaginable para muchos de nosotros, para mí, y también de dónde venía él y toda su historia y luego lo que hace de escoger buenas compañías. Lo mismo que dice tu libro. Él es mucho de encontrar buenas compañías, e invertir en ellas.

ADAMUS: ¿Qué aprendiste?

TERRY: Aprendí a empezar a estar más cómodo con esta idea de que yo ciertamente podría empezar ahora mismo e invertir e introducir…

ADAMUS: Uh oh.

TERRY: …la abundancia.

ADAMUS: Ven acá arriba, Terry (Adamus y la audiencia ríen). El dilema del visitante (Terry se dirige al frente).

Entonces Terry, déjame comenzar diciendo esto. Primero que nada, la libertad es una actitud. Eso es todo. Y podrías reemplazar la palabra libertad, iluminación, ascensión. Todo es lo mismo. Tienes que ser libre para ser iluminado y ser ascendido. Todas son lo mismo. Son una actitud. Eso es todo. Ninguno de ustedes puede estudiar su camino hacia ello. Pueden experimentar su camino hacia ello, pero no estudiar. Es una actitud. La Maestría es una actitud. Eso es todo. Aquí hemos hablado antes de ello. Caminan como un Maestro, y repentinamente, empiezan a sentirse como un Maestro y tienen un botín de Maestro (la audiencia ríe cuando Adamus está demostrando). Y tienen la mirada en sus ojos como un Maestro, y comienzan a sentirse como un Maestro en su corazón, porque en su corazón lo son. Es todo el resto de esos deshechos lo que lo cubre con una capa. Se han olvidado de ser un Maestro.

La Maestría, la iluminación son una actitud. Es una gran actitud (alguien dice: “¡Oh sí!”). ¡Oh sí! ¡Oh sí! ¡¿Dónde está Yoham cuando los necesito?! Puedo oír la canción entrando en escena. La abundancia es una actitud. Veamos tu actitud de abundancia. Cámara ahí mismo (Terry adopta una postura de actitud abundante; risas y aplauso de la audiencia).

Sí, es una desenvoltura. Es como una vestimenta energética. Vas al clóset de los atuendos energéticos y miras y dices: “Ah, hoy quiero una apariencia de abundancia”, y vistes eso. No estoy hablando literalmente, sino que estoy hablando de la manera en que te levantas en la mañana. Portas esa actitud de abundancia. Y una cosa curiosa, todas las partes tuyas no abundantes empiezan a sentirse un poquito más importantes, o se echan a un lado. Se marchan.

TERRY: Sí.

ADAMUS: Es una elección, pero en realidad es una actitud. Entonces es – vamos a tener una clase de abundancia – pero solo va a ser acerca de asentados con nuestra actitud.

Saben, cuando los Maestros Ascendidos, cuando holgazaneamos, tenemos nuestro propio club – tenemos muchos clubs, de hecho – y holgazaneamos y es justamente así (se sienta en su silla con una actitud; risas). Es una actitud. Yo soy un Maestro Ascendido (continúa demostrando; más risitas). Es justamente así. Es una actitud.

De manera que todos hagamos la abundante – adelante y pónganse de pie – hagamos la actitud abundante (la audiencia se pone de pie). Ahora, saquen todo de su cerebro, porque el cerebro solo les va a decir que es otro día y otra batalla. Logremos la actitud.

Tomen una respiración profunda. Es ustedes. Está en su centro. La abundancia está ahí. Ahora súbanla a su cara, en su cuerpo, y solo como que mueven (la audiencia empieza a moverse). Sí, eso es todo. Solo muévanse como abundantes. Todos tienen abundancia ilimitada. Abundancia ilimitada. Solo están en la facilidad y la gracia. Hagámoslo, Terry. Hagámoslo. Abun… sí. Justamente así. Es una actitud. Actitud. Sí. Bien. Bien. Gracias.

Y recuerden eso, tan tonto como pueda parecer. ¿Por qué estudiar un montón de libros de Warren Buffett? Un hombre maravilloso, pero tú no eres Warren Buffett. ¡Tú eres Terry!

Así que camina de regreso a tu silla – no, aquí en solo un momento; espera un segundo, espera, todos siéntense, por favor – camina de regreso a tu silla con la actitud abundante (Terry y Adamus ríen). Ahora bien, de inmediato estás pensando demasiado. Al instante deberías haber estado caminando por ese pasillo como “Yo soy dueño de este lugar. Estoy caminando sobre oro, bailando sobre diamantes”. (Adamus está demostrando). En serio, ¡eso es todo lo que hace falta! Adelante Terry.

TERRY: Está bien. Esto será un poquito de abundancia pirata.

ADAMUS: Bien.

TERRY: Porque me gustan los piratas (alguien dice “Aargh” cuando Terry empieza a demostrar).

ADAMUS: Ah, ¡ya está!

TERRY: ¡Aargh!

ADAMUS: ¡Aargh! ¡Aargh! (Aplauso de la audiencia).

TERRY: ¡Oro! ¡Oro!

ADAMUS: Gracias. Gracias por complacerme y brindarles a todos una buena risotada y una buena lección. Buena experiencia, sí. Pero de hecho, la abundancia es solo una actitud, como lo es la maestría, como lo son tus sueños. Sí, empiezas a acompañar esos sueños, estando en esos sueños. No manteniéndolos allá afuera, sino solo estando en ellos aquí mismo.

Es un principio muy natural, espiritual, universal. Si lo actúas, lo eres. Es así de simple. Y luego descubres, primero que nada, que todo lo que tienes ahora mismo es solo un gran acto, lo cual está bien. Pero mira qué gran trabajo estás haciéndole. Luego te das cuenta de que puedes empezar a actuar cualquier cosa que quieras. Puedes empezar a actuar sano, fuerte. Puedes empezar a actuar claro, como que realmente sabes lo que quieres. Puedes empezar a actuar, y te das cuenta de que puedes cambiar el acto cuando quieras. Cada día puede ser un nuevo acto. ¡Esa es la dicha de la libertad! Cualquier cosa que quieras – todo es un acto. Es un gran acto, un acto divino. Es muy, muy real. No estoy diciendo que sea inventado o falso. Para nada.

Todo lo que hace un Maestro Ascendido es solo un acto en aras de la actuación o experimentar o solo ser, porque cada vez que actúas, cada vez que actúas, es una expresión de ser-dad, una expresión de ti mismo. Una expresión jubilosa. Cada vez que actúas, cuando lo haces sin contenerte, sin límites, al principio pone sobre la mesa el asunto de la confianza. ¿Puedes confiar en ti mismo para actuar como algo que no has sido condicionado a ser? ¿Puedes confiar en ti mismo solo para actuar como cualquier cosa y que siempre vas a regresar a tu Yo Soy-dad? Pero después de que te des cuenta de, “Lo hago. Yo puedo. Puedo actuar abundante. Puedo actuar como cualquier cosa que quiera. Siempre incluyo o porto la Yo Soy-dad, nunca voy a perder eso”, ahora puedes actuar jubilosamente, sin abandono, de forma temeraria si quieres.

Ustedes pueden actuar de maneras fenomenales, pero ahora mismo, tienden a mantenerlo en verdad, realmente ajustado. Tienen un acto prosiguiendo y ha estado prosiguiendo por mucho tiempo (risas). Y si hay una cosa que me gustaría hacer, es moverlos más allá de ese acto. No precisamente estamos tratando de hacer un acto mejor. No precisamente estamos tratando de efectuar este viejo acto, solo darle una refrescadita. Estamos tratando de ir más allá, penetrar a través de las barreras para que ustedes realmente puedan sencillamente ser expresión. Ese es el gozo. Siguiente. Sí, ¿qué aprendieron este último mes sobre los sueños?

PATRICIA: ¡Ah! Lo que aprendí este último mes sobre los sueños es que mi sueño no tiene nada, aparentemente, que ver con mi trabajo, mi misión, mi propósito, o alguno de esos rollos.

ADAMUS: Bravo. Un Premio Adamus para ti.

PATRICIA: Oh ¡gracias!

ADAMUS: Sí. Sí (algunos aplausos).

LINDA: ¡Vaya! Has sido tacaño con esos. Este es el primero en meses y meses.

ADAMUS: No ha habido muchos.

LINDA: No. ¿Tienes algo de dinero en tu bolsillo?

PATRICIA: Oh, no necesito el dinero.

LINDA: No, ¡yo quiero el dinero! (Risas) ¿De veras?

PATRICIA: Bueno, estoy prac… Estoy siendo prac… Estoy actuando abundante.

LINDA: Sí, lo estás.

ADAMUS: Sí. Ah bueno. Eso es exactamente – “No necesito el dinero” – y entonces cuando dices eso, una cosa curiosa sucede, Cauldre va a su bolsillo y saca solo para ti mil victorias.

PATRICIA: ¡Oh! ¡Y victorias!

ADAMUS: Victorias coreanas.

PATRICIA: ¡Vaya! (Adamus ríe) ¡Banco de Corea! Gracias.

ADAMUS: De manera que tienes un Premio Adamus y una victoria coreana.

PATRICIA: ¡Vaya!

LINDA: ¿Una qué?

ADAMUS: Bueno, valen un dólar, solo mil victorias.

PATRICIA: Quizá esto signifique que voy a ir a Corea.

ADAMUS: Quizá.

PATRICIA: Pero ese no es mi sueño.

Continúa …

Cerrar menú

Comparte con un amigo