La Navidad vino antes con la visita de estos ciervos

Lori Jones trabajaba en la tienda de regalos Horsetooth Inn and RV park, en Fort Collins, Rojo. La tienda está en plena naturaleza con lo que la visita de animales salvajes no es nada excepcional. Mas esta visita estaba como preparada.

O bien mejor dicho, entró directa en la tienda.

Lori cuenta que la cierva entró en la tienda y se dio una vuelta tal y como si fuera un cliente del servicio cualquiera.

– Era completamente increíble, la cierva miraba las lentes de sol y las bolsas de papas. No podía dejar de reírme, cuenta Lori a The Dodo.

Exactamente esta cierva no es completamente ignota. Es la matriarca de una familia de corzos bien conocida por los habitantes de la zona. Muchos de ellos, incluida Lori, han visto a la cierva en múltiples ocasiones cuando toda la familia está en comiendo en los prados.

Mas jamás la han visto ya antes entrar en un edificio – y menos todavía enseñar su interés por las compras.

Lori Jones intuyó que la cierva se había perdido y decidió asistirla engatusándola con unas almendras.

Y con eso todo estaba bien – pensó Jones.

Mas resultó que se había equivocado.– treinta minutos después volvió la cierva a la tienda mas esta vez trajo a su familia, cuenta Jones.

– Estaba en la oficina haciendo el inventario cuando de súbito la vi en la tienda otra vez. Y con ella había traido a sus 2 gemelos y a un cervatillo más pequeño que había adoptado.

Los cervatillos se quedaron aguardando en la puerta, cuenta Lori.

– Miraban desde la puerta y daba la sensación de que deseaban consultar ¿Puedo entrar?. Y respondí “no”.
– Era tan ameno, cuenta Lori riéndose.

También en soyespiritual.com:   Este joven estudiante de medicina decidió perder el tren a casa sólo para salvar la vida de un anciano

Lo que deseaba decir esta madre cierva cuando entró en la tienda jamás lo vamos a saber, mas los cotilleos afirman que seguro debía ver con las compras de navidad. O bien sencillamente fueron las almendras las que la embaucaron.

ciervos
Estos ciervos llegaron a la tienda

Una barra de almendra fue la solución esta vez – y Lori logró sacar a la madre y a los cervatillos de la tienda, nuevamente.

Entonces Lori dio unas palmadas a fin de que los corzos volviesen al bosque. Lori cuenta que le afirmó ” llévate a tus hijos a casa” y salieron corriendo cara el bosque.

Estos visitantes inopinados dejaron algo muy singular a Lori – una experiencia fantástica que recordará su vida.

– Ver a estos animales salvajes que viven en la zona, es algo totalmente fantástico y singular.

Comparte si te ha resultado entretenido ver a esta cierva con sus cervatillos – y olvídate del agobio de la Navidad durante un momento.

Fotos vía Cecile Juliette

Cerrar menú

Comparte con un amigo