image

En estos días diversas personas me dicen que estoy naciendo o renaciendo, porque me ven diferente, porque he elegido estar bien a pesar de las adversidades de la vida, porque prefiero sonreír constantemente y sacar fuerzas de mi interior en lugar de elegir hundirme cuando las cosas no van como yo quisiera, porque sé que si mostramos nuestra cara más amable a los demás, los demás nos devolverán esa amabilidad.

Sin embargo no siempre es fácil, yo puedo escribir infinidad de cosas intentando que todos nos atrevamos a mirar de una vez por todas en nuestro interior y sacar fuera lo mejor que tenemos dentro, pero a veces cuesta…. ¡Y cuánto! Aun así sé que no hay que desfallecer, nunca. Podemos decidir levantarnos y continuar. Dar lo mejor de nosotros mismos. Empezando por ayudarnos en primera persona.

No siempre es fácil. A veces contesto que si estoy renaciendo, llevo demasiado tiempo en el canal del parto, siento como si estuviese encajada y tuviese demasiadas dificultades para salir al exterior, para conseguir ser quien quiero ser realmente, con esa autenticidad que anhelo desde hace tanto y tanto tiempo…

Conclusión: Si yo hago todo lo que puedo por salir y sigo encajada, necesito ayuda para ver la luz, no puedo sola. En el caso del bebé que está a punto de nacer, son los médicos quienes le ayudan a venir a este mundo, y sobre todo, los esfuerzos y el empuje de la mamá. No siempre hay médicos, pero siempre hay una madre que hace todo lo posible para que su hijo pueda ver la luz.

Sígueme en Facebook

Hoy le pido a la madre naturaleza que me ayude, que me dé fuerzas para ver la luz, para ser la luz… Es hora de vivir, pero vivir plenamente, teniendo el valor de ser de una vez por todas… Yo misma.

Hagamos todos el esfuerzo, pidamos ayuda si no podemos solos… Y entre todos lo conseguiremos.

Menú de cierre

Join our list

Subscribe to our mailing list and get interesting stuff and updates to your email inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

Comparte con un amigo