niño espiritual

“Hay que estudiar con atención y con mucho amor todas las manifestaciones del niño pequeño, incluso en aquél que aparentemente es el menos despierto, porque su espíritu, que no
está totalmente encarnado en él, vive en parte fuera de su cuerpo, y ve y siente lo que los adultos ya no ven ni sienten.  Cuando los padres, los psicólogos, los pedagogos posean ciertos
conocimientos iniciáticos, serán capaces de estudiar realmente la vida de los niños. Leerán en el libro de su alma todo lo que, hasta una cierta edad, viene a reflejarse. Descubrirán lo
que los niños saben en su inconsciente hasta una profundidad insospechada. Tal vez algunas madres se sentirán confusas al comprobar que con su bebé, se les revela toda la vida del
universo; y en este sentido, se puede decir que son las alumnas de sus hijos. El resto, que ejercen solamente como institutrices, no aprenderán casi nada. Una madre llena de amor, de atención y de sabiduría, recibe toda una iniciación en el transcurso de los primeros años de vida de su hijo. “

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Menú de cierre

Send this to a friend