La política

naciones unidas

El tema que hoy comenzamos son los paradigmas, ya vimos que son esas ideas u opiniones que los demás dicen y que terminan por imponerle al mago el concepto de lo que debe y lo que puede ser real.

El primer paradigma que condiciona la realidad es La Política: hemos permitido que los políticos decidan no sólo el destino de la nación que gobiernan sino también la vida de las personas que conforman esa nación. Un juego en el cual aceptamos entregarles, por medio de un voto, nuestro poder de decisión y nuestra responsabilidad como ciudadanos.

Una vez elegimos a los que regirán el destino de nuestra nación y de paso el nuestro, nuestra participación se limita, si acaso, a quejarnos de sus errores o a aplaudir sus aciertos. Es decir, de ahí en adelante ellos deciden mi vida porque democráticamente les cedí mi poder.

Los políticos toman decisiones que nos afectan a todos, promulgan leyes que no sólo rigen sino limitan nuestros derechos y nos eximen de nuestros deberes como seres conscientes y responsables. Qué fácil resulta quejarse, criticar y hablar en corrillos de lo mal que estamos; qué fácil es depositar un papel en una urna cada cierto tiempo y elegir a unos cuantos chivos expiatorios a los cuales poder culpar por nuestra indiferencia.

¿Conocemos a nuestros candidatos? ¿Nos tomamos el tiempo para analizar sus programas de gobierno? ¿Cómo decides tu voto? No es nuestro criterio el que vota sino el paradigma que nos imponen la publicidad, los medios, los manejadores de imagen, los comentarios casuales de nuestros allegados, el partido, la tradición… qué sé yo.

Nos enteramos de la situación de nuestro país por las noticias, un punto de vista sesgado, acomodado y disfrazado. Un punto de vista único que nos condiciona ¿a todos?

No, el mago vive en el país que elige para vivir y no me refiero a que decida viajar a un país del primer mundo o radicarse en una isla del Caribe. Si el mago, en su realidad propia, así lo decide, puede vivir en un país prospero, pacífico y desarrollado. Un país lleno de gente evolucionada, satisfecha, amable, emprendedora, consciente y responsable.

En resumen el mago no vive en el país que el paradigma le informa, vive en el país que la realidad que ha creado elige, su percepción de lo externo está condicionada sólo por el estado interno de su ser, cambia el filtro y decide ver sólo lo bueno, lo bello, lo valioso, todo aquello que hace de su país el ambiente perfecto para alojar su propia realidad.

Nos vemos pronto con un nuevo paradigma…

Diana Rodríguez Angulo

Escritora

Visita mi blog y si resuena contigo suscríbete a sus contenidos, deja tus comentarios o sugiéreme temas que quieras leer:

http://dianarodriguezangulo.blogspot.com/

Cerrar menú

Comparte con un amigo