La paz a través de las personas: en Belén y alrededor del mundo

belen

Miércoles 1 de mayo de 2013

La semana pasada realicé un tour espiritual por Israel con algunos de nuestros estudiantes de alrededor del mundo. Visitamos muchos lugares, incluyendo la Cueva de Majpelá en Hebrón, el lugar de descanso de los patriarcas y las matriarcas (de la Biblia), y la Idra Raba, el lugar en el que Rav Shimón bar Yojái reveló el Zóhar, el texto principal de la Kabbalah.

En Belén, visitamos la Iglesia de la Natividad, donde tuvimos un almuerzo con el sacerdote a cargo de la iglesia, el gobernador de Belén y muchas otras personas increíbles de diferentes credos y caminos de vida. Juntos hablamos sobre la paz, la tolerancia, la dignidad humana y la chispa de Luz que existe dentro de todos nosotros sin importar quiénes somos, en qué creemos o de dónde venimos.

He mencionado esto antes, pero no podremos traer paz a este mundo o crear cualquier cambio verdaderamente duradero a menos que podamos estableces un vínculo con las personas basado en la chispa del Creador que está dentro de cada uno de nosotros. Ya sea que oremos acostados, de pie o de rodillas, necesitamos llegar al punto en el que podamos estar juntos sin odio en una habitación.

La Biblia nos relata una historia sobre cómo los descendientes de Noé querían crear una torre para alcanzar las puertas del Cielo. Pues bien ¡aquí tenemos un enorme proyecto! ¡Imagina construir una torre hasta el Cielo!

Al final, lo único que los detuvo fue el Creador bajando y confundiendo sus discursos, creando múltiples idiomas para que no pudieran comunicarse. En otras palabras, la gente estaba tan unida en sus intenciones y tan enfocada en sus acciones que casi lograron que lo imposible ocurriera.

Cualquier asociación de personas es poderosa, incluso si a veces existe por razones negativas. Un grupo de de individuos con suficiente deseo puede hacer cualquier cosa. Así que en estos tiempos caóticos, vamos a pensar en cómo podemos afectar el mundo si vinculamos nuestras creencias de conciencia para acobijar este mundo con energía positiva. Si podemos juntarnos en nuestra espiritualidad y en nuestra meta de crear dignidad humana para todos, entonces juntos podemos mover montañas.

Que esto sirva de recordatorio de que vivimos en un tiempo de caos potencial que requiere más de nosotros y de nuestro trabajo espiritual. Cada uno de nosotros es un individuo único. Pero si por esta semana, cada uno de nosotros eleva tan siquiera a otra persona, y luego esa persona se voltea y eleva a otro, para el viernes habremos afectado a miles de personas, si no a más.

Y esa, mis amigos, es una verdadera bendición. Si podemos sentir a aquellos a nuestro alrededor y extender amor en vez de juicio, podemos crear unidad entre las personas y nuestras palabras y acciones se reflejarán alrededor del mundo.

Con amor

Karen Berg

Cerrar menú

Comparte con un amigo