JESUCRISTO REDENTOR MÍO

“En verdad, en verdad te digo:

Estarás Conmigo en el Paraíso”

De unas entrañas virginales ha nacido en Belén el Hijo de Dios hecho hombre. Lo cubren pobres pañales, ha nacido en Belén, y JESÚS lleva por nombre.

A la hora de la partida, llorosa le dice su Madre: Vas a morir hijo mío, crucificado por la redención del genero humano.

Las ofensas recibidas pagarás con tu sangre. Ayer por Dios Padre fue creado, hoy mueres de su propia mano.

Dulce Madre Mía, me duele verte padecer, pero mi Padre Su Sentencia ha dado. Para eso he nacido Madre Mía, y con humildad yo habré de obedecer. El día que Él disponga, moriré crucificado.

De sus doce Apóstoles lava y besa los pies, JESÚS que de Dios Eterno ha nacido, a Su Semejanza y con Su mismo Poder.

Así, lava y besa los pies de aquel traidor mal nacido, que por treinta monedas, pronto lo ha de vender.

En el huerto, de rodillas a su Padre está orando, aquel que seguido era por gran concurrencia, se encuentra solo en su agonía.

De ver llorar a Dios, el suelo está temblando,pues como hijo que es del hombre, así pide al Padre Eterno su benevolencia, más

¡Hágase Tu Voluntad y no la Mía!

En una columna, en la casa de un Juez, se encuentra Jesús, atado con un cordel.

¿Cómo es posible Señor, hacerle esto a Cristo Rey?

Quinientos soldados tiran a la vez y con mil azotes desollan su suave piel.

¿Cuándo se ha visto Señor, que los esclavos azoten al Rey?

Señor de la Escalera, que fuiste por gran artista esculpido, perdona mi infamia y mi pecado por los cuales ofendido e injuriado fuiste, vendado, por bocas blasfemas escupido y en vez de perlas y zafiros, de juncos y espinas coronado.

Su cuerpo toda una llaga, de sangre roja su vestidura, de espinas sus sienes coronadas, Jesús vituperado y escarnecido, es asomado al balcón, para que el pueblo vea su postura.

Aquel que con su sangre lavó nuestros pecados es considerado entre rateros y bandidos.

De rodillas, cargando en sus hombros la Cruz en que habrá de redimirnos, va el Hijo de Dios hecho Hombre. Tan débil está, que varias veces por tierra da, con su rostro cubierto de sangre, la cual ha de cubrirnos.

Por ayuda recibe palos, golpes e insultos de su obra: EL HOMBRE.

Por dos soldados el Cristo amado es desvestido, a sus tirones se abren las llagas ya secas por el viento. Es tendido en la Cruz, ya no puede esperar del cielo su grandeza.

Son estiradas sus manos tan queridas para que alcancen los barrenos hechos a tiento; sus manos y pies clavados fueron y al levantar la Cruz, dio en el pecho su cabeza.

Estando Jesús en la Cruz, se hacen muchas conjeturas:

“Que de la Cruz se baje, si es el Hijo de Dios”

¿Si salvó a tantos, por qué Él no puede salvarse?

Siendo pleno día, el cielo se encuentra a oscuras, la tierra se abre, los Cielos retumban acongojados.

¡La Sentencia del Dios Eterno está a punto de cumplirse!

Jesús en la Cruz, entre Dimas y Gestas, a través de las tinieblas, su cansado mirar dejó fijo en su primo Juan, y en su amantísima y angustiada Madre.

Les dijo así, al ver que su fin estaba cerca:

Madre ¡He ahí a tu Hijo!

Juan ¡He ahi a tu Madre!

¡Oh dulce Jesús, ya que por mí estás clavado en la Cruz; si a Dimas que era un ladrón le concediste el Paraíso y tu Perdón, concédeme amantísimo Maestro, querido Jesús, Tu Perdón, Tu Ayuda, y Tu Bendición, que soy un vil e infame pecador.

CONSUMADO ES

“Sed perfectos, como en los Cielos

vuestro Padre es Perfecto”.

El Padre Universal, siempre se expresa de manera personal y absoluta a través de su Hijo Eterno.

Aquel que siempre ha sido, que es y que siempre será, El Verbo Radiante, Viviente, Divino y Eterno de Dios.

Dios el Padre, es Espíritu, y el Hijo Eterno, es la Revelación personal de ese Espíritu.

Dios el Padre, es Amor, y el Hijo Eterno, es el Amor del Padre en acción.

Es a través del Hijo Eterno, que el Padre se revela a sus criaturas, y la personalidad perfecta del Hijo, nos revela un Padre Perfecto, Divino, Universal y Eterno.

El Hijo Eterno es la Personalización Espiritual de la Realidad Divina e Infinita. Es la fuerza que cohesiona; es el control de la gravedad espiritual que atrae hacia Sí todas las personalidades. Es el dominio Espiritual y Eterno de todos los valores espirituales.

Es el Custodio Divino del Plan Univesal del Padre: “Elevar a los seres materiales del tiempo, a la Perfecciòn de la Eternidad”

¡El Hijo Eterno es la Plenitud de la Absolutez de Dios!

El Hijo Eterno no puede fragmentarse como lo hacen el Padre y el Espíritu Infinito; pero tiene la capacidad de auto otorgarse y se auto otorga, como Espíritu Ilimitado.

El Hijo Creador Pardisíaco, se va auto otorgando a través de los universos del tiempo y del espacio, participando en experiencias de toda naturaleza.

Plano tras plano se auto otorgó nuestro Cristo de Amor, hasta llegar al plano material en el cual se revela en la carne en JESÚS DE NAZARET, El Hijo del Hombre.

Y a través de una vida de amor, humildad y servicio, haciendo siempre Su Voluntad, que era la Voluntad del Padre, y bebiendo hasta la última gota de la copa de materia, llegó a ser para todas las criaturas:* El Camino, la Verdad y la Vida

* La Puerta abierta que nada ni nadie puede cerrar.En el cerro de la calavera, El Gólgota, en presencia de legiones de seres celestiales y las almas de los muertos, nuestro Cristo de Amor crucificado en la cruz de materia, termina su carrera sublime de auto otorgamientos. Exhalando su último aliento, balbucea:¡CONSUMADO ES!

Regresa a la Derecha del Padre, donde recibe el Reino, el Poder y la Gloria.¡LA SUPREMACÍA ABSOLUTA!

TOMADO DE LA WEB
AUTOR DESCONOCIDO POR MI
COMPARTIENDO CON AMOR

 
Menú de cierre

Send this to a friend