¡La Tierra clama nuestro amor!

En el universo es vista como uno de los planetas más bellos, pero nosotros hemos olvidado que es nuestra Madre y no la hemos valorado, pero aún estamos a tiempo de hacerle sentir todo lo que hay en nuestro corazón para ella

Aunque la Madre Tierra nos dio la vida y todas las condiciones para que creciéramos y nos desarrolláramos, lo que últimamente le hemos dado a cambio son maltratos muy grandes, provocados porque hemos dejado de sentirla con el corazón.

La tierra ahora está agonizando y se siente muy triste por todo lo que está pasando. Es por ello que tenemos que darnos cuenta de que estamos en un lugar hermoso que necesita de nuestra protección.

Los mismos Maestros de Sabiduría la ven como uno de los planeta más bellos del universo, pero nosotros no nos hemos detenido a percibirla con los ojos el corazón y por eso es que hemos llegado al punto de casi deshacernos de ella.

La Tierra es un planeta que tiene cosas que ni nos imaginamos, nos tiene guardadas sorpresas increíbles y hermosísimas y cada uno de nosotros debería de tener la facultad de conocerlas.

Como dicen los Maestros, estamos viviendo aquí, pero de forma limitada porque, por ejemplo, vemos a los animales estudiando cómo se mueven, su organización, su hábitat, lo mismo para las plantas o los elementos, pero no tenemos una conciencia de corazón de ver realmente qué es lo que nos rodea. No hemos entrado realmente a ver cómo es que sienten los animales, las plantas, la naturaleza, cuál es su mundo.

No tenemos ni idea de la verdadera forma de vida de la naturaleza, por ejemplo, del mundo marino, que es increíblemente bello. Los biólogos marinos u oceanógrafos saben que es un mundo increíble y conocen “todo” lo que hay, pero lo que saben no es ni el principio de TODO lo que encierra en realidad.

Tenemos aún mucho por descubrir en esta Tierra y al hacerlo nos vamos a ir dando cuenta del inmenso amor y respeto que hemos mantenido dormidos, pero que de verdad sentimos en nuestro corazón por ella y eso le va a ayudar a que pueda recuperarse.

Un consejo, antes de leer este texto lo mejor es entrar en contacto con algún elemento de la naturaleza, como encender un incienso, una vela, tocar el agua o una planta, porque así al leerlo van a tener otra visión de lo que se está explicando.

La razón es que al tocar a un elemento se activará la energía de la Tierra y será como hablar un mismo idioma y captar no sólo las palabras, sino lo que hay más allá de ellas.

Además del pensamiento ecologista

Es verdad que últimamente vemos una postura más ecologista reflejada en los medios de comunicación, tratando de que la gente se preocupe más por el planeta, pero eso es poco desgraciadamente respecto a lo que debemos de hacer.

Hablando con mi Maestro, un ser de gran sabiduría y amor llamado Nintan, le he externado que hay muchos proyectos en favor de planeta por parte de grupos ecologistas y que eso puede generar un cambio positivo. Aunque él me ha explicado que:

“Esa ayuda es poca aun cuando haya difusión y promoción de crear una conciencia, diciendo ‘no tiren basura’ o ‘no usen productos que dañen al planeta’, etc., pero eso no es suficiente.

“Es como decirle a un niño ‘no pises ahí o no hagas esto’, y él no va a obedecer, lo va a seguir haciendo aun cuando se le diga que no, ¿por qué? Porque para que haya en realidad un cambio y que todos puedan saber por qué es que no deben tirar basura y demás, es que se debe de enseñar a quién están afectando.

“Por lo general ven que están afectando a una masa de materia, que es el planeta, pero no están viendo que están afectando a un ser vivo. Incluso si es una gran materia, tiene vida, una personalidad propia, tiene sentimientos y ustedes no lo han visto así.

“La mayoría de sus antepasados sí la veían así, ellos tenían un respeto muy grande por su planeta, pero ustedes a través del tiempo lo han olvidado y no se quieren dar cuenta de que a quien están afectando es a su propia madre.

“Es muy difícil lo que te voy a decir, pero en realidad es así, es como si tú en este momento estuvieras sobre tu madre y estuvieras escupiéndoles, le estuvieran arrojando desechos encima, estuvieras abriéndoles las entrañas para meterle cáncer y enfermedades. Imagínate lo que sería eso.

“Es así como tienen que ver a la Madre Tierra, porque eso es lo que están haciéndole. La están mutilando poco a poco, la están afectando porque han cerrado todos su sentidos importantes. No escuchan el llanto de la Tierra, pero nosotros sí la escuchamos y es muy triste ese llanto, es muy doloroso.

“Es un llanto de dolor, pero no por el dolor físico, que sí lo sufre, pero es por el dolor que siente de que sus propios hijos sean lo que le están haciendo esto”.

Alimentémosla con amor

Todas las personas de este planeta tenemos esta gran tarea de despertar, porque es hora de preocuparnos de que estén pasando cosas terribles a nuestra Madre Tierra.

En días anteriores mi Maestro me comentó que, más allá de toda explicación científica que se le pueda dar, el que haya erupciones de volcanes y terremotos es porque algo está pasando con el planeta.

Para que lo entendamos mejor, es como si una persona está sufriendo mucho estrés y lleva una alimentación deficiente, esto se le reflejará de inmediato en su cuerpo, su piel se agrietará, por ejemplo. Es lo mismo que le pasa a la Tierra debido a alimento que recibe. El alimento diario que recibe es todo lo que le damos, nuestras acciones ¿y qué es lo que le estamos dando?

Los Maestros comentan que desgraciadamente en este planeta son muy pocas las personas que al levantarse le dan amor a la Tierra, que la besan, que le dicen lo que uno le puede decir a una mamá, “te quiero mucho, gracias por todo lo que me das”.

Tampoco son muchos lo que a lo largo del día tratan bien lo que es parte de ella, como la naturaleza. Todo esto sería un buen alimento para la Tierra.

En cambio lo que le estamos dando en la actualidad son sólo problemas, preocupaciones y contaminación de todo tipo, negatividad que al recibirla provoca que su materia responda, aun cuando ella no lo quiera. Como cuando sentimos un piquete de algún insecto en el brazo e instintivamente tratamos de quitarlo de encima.

Una inclinación con gran significado

Para lograr este cambio necesario podemos empezar con lo mínimo, con darle más amor.

Una forma de poder transmitirle este amor a la Tierra es adoptando posturas que vemos en algunas religiones. Una es cuando al empezar a rezar la gente se inclina con las plantas de las manos y la cabeza hacia el piso. Esto, aunque se interpreta como la veneración a un dios, en realidad no es así.

La raíz de esa posición de empezar el día de esa forma es para saludar y darle amor a la Madre Tierra, es para darle el cariño y las gracias por esta ahí.

Al hacer esta inclinación lo que logramos es que estos canales tan importantes que tenemos en la planta de las manos y en la frente, entren en contacto con el planeta, no con lo que hay en la superficie, como sus capas, sino con la energía de la Tierra, con su corazón.

Simplemente al hacer esto, estaremos abriendo nuestros canales para recibir lo que la Tierra nos manda, que es una energía de amor del que sólo una madre puede dar a un hijo.

Nosotros al recibirlo tendremos la seguridad de que todo lo que hagamos ese día estará impregnado de ese bello amor. Si rezamos o meditamos después de haber saludado a la Tierra, lograremos hacerlo en un nivel más alto y con una conjugación más cercana a este planeta, lo cual también le ayudará.

Al hacerlo, notaremos de inmediato su efecto, incluso nuestros sueños serán más claros y recordaremos los encuentros que tengamos con nuestros ángeles y Maestros.

Esto es debido a que con este saludo reactivamos nuestra energía, lo cual es necesario para que al regresar del nivel astral al físico, tengamos lo necesario para enlazar los dos sentimientos.

Si nuestro cuerpo físico sólo se nutre de los alimentos, no tendrá la energía precisa para saber lo que hace el cuerpo astral. Por eso al activar esa conciencia mediante la comunicación con los elementales se logran conjugar ambos cuerpos y vamos a recordar nuestros sueños.

Es fácil darse cuenta, por ejemplo si algún día de repente logramos recordar algún sueño, sólo tenemos que hacer memoria y ver que el día anterior seguramente estuvimos cerca de alguna planta, del mar, en el campo, usando fuego o agua, y nos daremos cuenta de que ese chispazo de recordar un sueño fue gracias a la ayuda de uno de los cuatro elementos.

Los antepasados la respetaban

Las culturas del pasado tenían una veneración y amor grandísimo por este planeta, realmente lo cuidaban. Ahora nosotros estamos haciendo lo contrario.

Pero podemos cambiar y para hacerlo es posible empezar por las pequeñas cosas, como ese saludo del que hablábamos, que no cuesta nada y que significa tanto. Con el simple hecho de darle las gracias y decirle todo lo que nuestro corazón siente por ella, estaremos recibiendo un gran beneficio y la Madre Tierra también.

Podemos empezar a retomar también la importancia de los cuatro elementos, como hicieron nuestros antepasados. Es importante porque al acercarnos a ellos estaremos comunicándonos con la Tierra. Le estaremos dando una importancia para que ella también pueda resurgir y luchar contra todo lo que le estamos haciendo.

Mi Maestro Nintán me comentó recientemente que con mucha tristeza y dolor vieron cómo en un lugar de Medio Oriente había una especie de gruta en donde escuchaban el dolor de la Madre Tierra.

Cuando algo sí pasa, los Maestros que están en el planeta van hacia esos sitios; me dijo que entonces fueron a ese lugar y entraron a la gran gruta, que era en realidad un sitio sagrado, reconocido ya desde el pasado por varias de las civilizaciones que vivieron ahí.

Se dieron cuenta, además, de que era uno de los puntos más sagrados también para entrar al centro de la Tierra. Así que para ellos fue muy triste porque percibieron que diferentes miembros del gobierno habían estado ahí, tratando de conocer los secretos de los antepasados, pero no sólo eso, si no que trataron de perforar sus paredes para llegar al centro.

Al hacerlo lastimaron muchísimo a la Tierra, a ese canal de comunicación tan importante hacia el corazón de nuestra Madre y como no pusieron entrar dejaron algo que la dañó aún más.

Los representantes de los gobiernos saben de alguna forma que ellos no son bienvenidos porque no lo hacen con el corazón, no lo hacen realmente para ayudar, sino con el afán de tener más poder. Ellos no quieren que su corazón les diga que la Tierra está viva, que la están dañando, aunque sí lo sienten.

A pesar de eso, puede más su ambición, así que lo que hicieron en esa gruta fue dejar un arma química para que contaminara todo y que se quedara en un estado deplorable y que eso tóxico entrara hasta las entrañas del planeta para que lo dañara, como venganza porque no pudieron llegar hasta su centro. Simplemente la dejaron con el fin de hacerle daño.

Mi Maestro Nintancito me lo contó muy triste. A él le tocó ir a ese lugar y ver cómo sufría la Tierra. Él junto con otros Maestros tuvieron que hacer un gran ritual para tratar de alguna forma quitarle todo eso, para que no pudiera llegar a lugares donde en realidad la dañarían y sería su fin.

¿Qué hay en el interior de la Tierra?

Hay muchas teorías que hablan de lo que compone a este planeta, como decir que el centro es un magma que nutre al planeta por las capas, pero para los Maestros esto no es así y algunas personas de la Tierra lo han comprobado.

Hace muchos siglos una persona en Italia estaba muy intrigada por conocer cómo estaba formado el planeta. Dedicó su vida a ver lo que había en el interior de la Tierra. Entró por cuevas y grutas, pero nunca halló una respuesta.

Sin embargo, ya casi al final de su vida dijo: “Dios mío, no he logrado encontrar lo que quiero, porque eso que está dentro es más importante que lo que está afuera, yo lo sé. Mi vida va a acabar y lo único que me queda es preguntarle a la misma Tierra a ver si me responde”.

Este señor se acostó en el piso del bosque, boca abajo, con los brazos y las piernas extendidas y se puso a hablarle a la Tierra, pero al tiempo se quedó dormido.

Fue así que “soñó” que era llevado de la mano por una mujer muy, muy bonita a un lugar fantástico donde había una gran bola de energía. Ella entonces le decía:

“Eso es lo que hay dentro de esta gran Madre. Ella tiene un lugar para todos ustedes, para todos los que con su corazón quieran entrar hacia ella, porque ahí van a encontrar todo lo que están buscando”.

En ese momento el señor se asustó y se alegró tanto al mismo tiempo, que se despertó y al hacerlo vio que a su lado estaba esa bella mujer que había soñado.

Sígueme en Facebook

“¿Quién eres? ¿eres la mujer de mis sueños?”, le preguntó.

Ella le dijo:

“Sí, soy esa mujer que estuvo en tu sueño. Pero también soy tu madre, soy tu madre Tierra, y quiero que sepas que dentro de mí hay muchas cosas y que todos ustedes tienen que luchar por entrar algún día a conocerlas”.

Aun viéndola él creyó que estaba medio loca por creer que ella era la Tierra. Pero en su corazón sintió que era verdad y se dedicó a crear una teoría de que este planeta era hueco y que a las próximas generaciones les tocaría el poder entrar a descubrir las maravillas que había en su interior.

Pero los científicos de la época dijeron que no, que la Tierra no era hueca, sino sólida y que era impenetrable. Hasta la fecha se dice que es imposible llegar lejos por la temperatura tan alta que tiene el magma.

Los Maestros dicen que no es así, que tenemos que regresar a considerar la teoría de ese italiano, que tenemos que preocuparnos por tener una comunicación con la Tierra, para poder a conocer todo lo que en realidad hay, y de no conformarnos con lo externo.

Claro que para llegar a lo interno tenemos que apreciar y valorar lo de fuera, porque si no no podremos jamás ver lo de dentro.

El aura de la Tierra

Si conocemos las diferentes religiones o filosofías, vemos cómo los seres iluminados están cubiertos por una luz alrededor. Todos los seres que han dejado algo bueno para este planeta se representan con esa luz.

Pero en realidad todos tenemos esa energía que es parte de nosotros. Lo mismo pasa con la Tierra, es lo que conocemos como la atmósfera.

Cuando una persona está enferma, su energía o aura es mínima, porque tiene unas especies de hoyo. Esto es lo que tiene nuestro planeta, su energía está totalmente dañada, perforada. La capa de ozono está bombardeada por todos lados y está a punto de extinguirse.

Lo bello es que esa capa se puede nutrir y se pude regenerar, pero sólo con el AMOR de todos nosotros, solamente nosotros somos capaces de hacer algo por la Tierra a través de los cuatro elementos.

No debemos de olvidar que en estos momentos la Tierra, nuestra Madre, está pasando por mucho dolor. Por eso es que los Maestros del Universo están preocupados de que nosotros podamos tener conciencia de esto.

Pero esperan que sea una conciencia real, no de mente. Porque de nada sirve que seamos muy ecológicos reciclando, si en realidad no controlamos también lo que pensamos y sentimos.

¿Sientes un vacío dentro?

La mayoría de los habitantes del planeta siempre sentimos un vacío dentro. Aun quien se dice  feliz porque tiene todo, una buena familia, ayuda a los demás, cubre su lado espiritual, sentirá que algo le falta y será así hasta que no pueda unirse con los elementales y con la Tierra.

Siempre vamos a sentir que algo nos falta y será ese acercamiento.

Es muy difícil que los Maestros vengan a decirnos la importancia de los cuatro elementos y de la Tierra, nosotros mismos tenemos que descubrirlo, será entonces cuando llenemos ese vacío, porque nos convertiremos en el quinto elemento.

En nosotros está hacer algo, en nosotros está acercarnos a su corazón y decirle con todo nuestro amor: “Madre mía, recupera todo tu fuerza sagrada, juntos estamos en esta lucha de amor y lograremos de nuevo ser uno, con la gracia y la magia de los cuatro elementos. Recuerda que te amo y que cada día te lo demostraré con mis acciones y sentimientos”.

Entonces la Tierra sabrá que sus hijos no la han olvidado, que seguimos respetándola y que al fin hemos despertado para de verdad sentirla como lo que es, nuestra Madre Tierra.

Flora Rocha

Fundación Sabiduría del Corazón

www.sabiduriadelcorazon.org

 
Menú de cierre

Join our list

Subscribe to our mailing list and get interesting stuff and updates to your email inbox.

Thank you for subscribing.

Something went wrong.

Comparte con un amigo