El mapa de las emociones

image

“La ansiedad puede ser experimentada como un dolor en el pecho, el enamoramiento puede desencadenar cálidas sensaciones placenteras por todo el cuerpo”. Palabras más, palabras menos, centímetros más arriba o abajo, casi todos podríamos aprobar esta afirmación. Claro que en este caso deriva de una investigación científica, realizada por investigadores de la Universidad de Aalto, Finlandia, quienes desarrollaron un completo mapa de las emociones humanas, puntuando con colores el modo y la intensidad en que dichas emociones se manifiestan en el cuerpo. Los resultados de la investigación demostraron que las emociones más habituales tienen un efecto muy fuerte y claramente reconocible en el cuerpo de las personas que las viven, y que va más allá de las diferencias culturales: estos patrones de sensaciones se repitieron casi idénticos en habitantes de Europa Occidental y de Asia. Esto implica que más allá de los componentes culturales y de contexto, las sensaciones corporales ligadas a la experiencia emocional tienen una base biológica. Es decir que estas emociones no solo tendrían un “correlato” en el cuerpo, sino que bien pueden ser generadas por el propio cuerpo; hacer el mismo camino en sentido inverso (primero la sensación de felicidad, luego la felicidad, por ejemplo).

Uno de los autores del artículo lo explica de esta manera: “las emociones se ajustan no sólo a nuestro estado mental, sino también a nuestros estados corporales. De esta manera nos prepara para reaccionar rápidamente ante los peligros, pero también a las oportunidades como las interacciones sociales placenteras. La conciencia de los cambios corporales correspondientes puede desencadenar las sensaciones emocionales conscientes, como el sentimiento de felicidad”. En las imágenes elaboradas por el equipo de la Universidad de Aalto pueden observarse los efectos físicos de las sensaciones de ira, miedo, asco, felicidad, tristeza, sorpresa, ansiedad, amor, depresión, desprecio, orgullo, vergüenza y envidia; marcándose con rojo las zonas más activas y con azul las menos. Vale la pena evocar estas sensaciones, al menos por un momento, para ver hasta qué punto coinciden sus efectos corporales con los indicados en la investigación.

Varias fuentes.

Visita Wadie.com

Haga click sobre la imagen para ampliarla.

Menú de cierre

Comparte con un amigo