borracho“Los medios a los que recurren de inmediato los humanos para deshacerse de una pena, no son, a menudo, más que meros paliativos. Beber porque acabáis de descubrir que habéis sido traicionados por vuestra mujer o por vuestro marido, sin duda alivia, pero ¿por cuánto tiempo? Algunos vasos de alcohol sólo adormecen el dolor durante algunos instantes, el despertar es todavía más sombrío y tampoco sirve de gran ayuda salir corriendo en busca de amigos para vaciar vuestro corazón. Cuando después de una o dos horas, los dejáis creyendo haberos desembarazado de vuestra carga, ésta no tarda en regresar todavía más pesada y habiendo agobiado inútilmente a vuestros amigos. Por otro lado, no os digo nada nuevo, posiblemente ya habéis hecho varias veces esta experiencia.

Entonces, a partir de ahora, empezad por tratar de disgregar vosotros mismos esta bola que oprime vuestro corazón. Si la transmitís a otros, corréis el riesgo de que os la devuelvan mucho más grande que antes: ¿cómo queréis que os ayuden? No se encuentran en vuestro lugar, y además, ellos también tienen sus propias preocupaciones. Diréis: «entonces, ¿qué debemos hacer?» Llamad a la esperanza, a la fe y al amor y decíos:

«Dios me ha creado a su imagen. Tengo dentro de mi toda la luz, todos los recursos para superar esta prueba». No digo que lo consigáis de inmediato, pero con esta certeza podréis empezar a rehaceros. “

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Menú de cierre

Send this to a friend