momentos-1024x768

A lo largo de las semanas anteriores hemos pasado por un proceso de juicio. Empezó en el mes de Virgo, donde vimos lo que necesitábamos cambiar de nosotros mismos. En Rosh Hashaná, los primeros dos días del mes de Libra, plantamos semillas para el Año Nuevo. Durante los Diez Días de Limpieza y en Yom Kipur revisamos nuestro trabajo y encontramos más cosas que transformar en nuestro interior.

Por decir lo menos, ha sido un tiempo desafiante. Siempre resulta difícil observar lo que necesitamos cambiar. Afrontémoslo, a nadie le gusta ver que es una persona enojada, o celosa, o insegura. No es un proceso agradable.
Esta semana el ritmo ha cambiado. Rosh Hashaná y Yom Kipur crean una energía muy intensa, por lo que ahora podemos tener la tendencia a relajarnos. Forma parte de la naturaleza humana caer en esta trampa después de haber realizado un trabajo tan duro.

Pero no caigas; nuestro trabajo todavía no ha terminado. Ahora estamos entrando en la segunda parte de todo el proceso de la festividad. Durante la primera parte del proceso, sellamos la cantidad de Luz que vamos a obtener en el año venidero. La pregunta es: ¿queremos obtenerla con dificultad y juicio, o con facilidad y misericordia?

¿Qué es la misericordia? La misericordia nos permite tener tiempo para cambiarnos a nosotros mismos, sin juicio. Es el tiempo entre la causa y el efecto. Todo lo que creamos, lo obtenemos. Cuando entregamos negatividad, ésta vuelve a nosotros. Cuando amamos, este amor vuelve a nosotros. Si no hubiera misericordia, sentiríamos los efectos positivos o negativos de nuestras acciones de forma inmediata.

También puede que te sientas un poco “raro” estos días. Esto se debe a que hemos recibido una enorme cantidad de Luz y cuando guardamos esta Luz sin compartirla, creamos un cortocircuito. Así que para equilibrarnos tenemos que compartir.

La energía de la Luz es compartir, así que para obtener la Luz debemos compartir. Es como las relaciones: tienes que seguir dando para poder recibir.
Para la mayoría de nosotros es difícil entender lo que es compartir de verdad. ¿Es compartir decirle a alguien lo que hace mal? ¿O es compartir no decir nada? ¿Cómo lo sabemos? No siempre está claro cómo ser compasivos y actuar sin juicios.

El Zóhar dice que la energía de Sucot (el nombre kabbalístico para esta época) es la energía de la misericordia.

Los próximos cinco días entre Yom Kipur y Sucot nos dan la oportunidad de experimentar qué es compartir de verdad, simplemente compartiendo sin calcular. ¡No pienses en ello! No pienses en a quién estás dando ni qué le estás dando; simplemente hazlo.

La manifestación de toda la Luz en tu vida tiene lugar ahora.

Y todos los actos de compartir que hagas ahora se quedarán contigo en tu cuenta de banco espiritual. Durante estos días, hasta el 20 de octubre, tenemos la oportunidad de llenar nuestra cuenta del banco espiritual. Puedes llamarla la cuenta para los días lluviosos. Tener la suficiente energía en esta cuenta bancaria es lo que evitará que nos encontremos en el sitio equivocado en el momento equivocado. También es de donde puedes pedir prestado durante el año en los momentos de dificultad.

Esta semana permítete inyectar Luz en la Vasija que has construido. Hemos pasado las semanas anteriores eliminando nuestra negatividad. Hemos lanzado toda la basura, ahora estamos limpios. ¿Y ahora qué? ¡INTRODUCE LA LUZ!

Todo lo mejor,

Yehuda

Secuencia de los 72 Nombres conectada a esta semana

La Luz Purificadora destierra las ominosas fuerzas invisibles y desactiva las influencias dañinas que acechan de cerca, incluyendo ésas que habitan dentro de mi. El stress se desvanece. La presión es liberada. El equilibrio y la energía positiva impregnan mi ambiente.

Menú de cierre
error: Content is protected !!

Send this to a friend