A menos que el amor

Por Graciela Bárbulo
gracielabarbulo.com

Estoy encerrado en la ilusión de mí mismo. Todo lo que veo es lo que yo soy inconscientemente, e interactúo con ello desde mi consciente. Entonces, no lo reconozco como mío.

Todo lo que me rodea es la prisión en la que expiar la culpa de los pecados que creo haber cometido.

Cada problema que enfrento es la lucha con una contradicción de mi interior.

Cada muro insalvable es mi creencia en la incapacidad, mi juicio sobre mí mismo materializado.

Cada enemigo, un chivo expiatorio dándome la oportunidad de fusionar mis contradicciones.

Porque existe una fisura, cada vez más amplia, por la cual me deslizo hacia la Libertad de lo que Yo Soy, y cada paso que doy en esa dirección me abre la visión hacia mi propia trampa. Y en esa percepción estalla un haz de luz que diluye la fantasía.

Y no, no queda nada vacante en ese espacio. Está ocupado por lo que hubo antes, entretanto, y lo trasciende. Y en “eso” estoy Yo, tal cual Soy inicialmente, tal como olvidé, y en lo que vuelvo a realizarme.almas

Nada más, nada más que todo, que la unión de los opuestos, que la chispa de su fusión.

Nada más que Todo Lo Que Es.

Y allí, en la Luz, como Luz, en la disolución lógica de las formas proyectadas por los juicios, soy más que yo.

Porque allí, Hermano, te descubro una vez más, mientras vuelvo a sentir que eres Yo.

Y, de nuevo, tras eones de fantasía que han durado un solo instante, siento la ecuación:

Tú + Yo = Amor

Graciela Bárbulo

Visita Wadie.com

03/03/14

Menú de cierre

Comparte con un amigo