Lección 41: Liberación Emocional Por John McCurdy

Afirmación del día 10/12/11

Me entrego a la realidad espiritual de mi Ser, y permito que la magia de la Vida me acompañe en todo momento
Unidiversidad de Luz

Lección 41: Liberación Emocional Por John McCurdy 1

Lección 41: Liberación Emocional

Por John McCurdy

Traducido por Maribel González – marigo28@gmail.com

Queridos creadores,

 

Casi todo humano en la Tierra es esclavo de sus emociones. Así que en esta lección deseamos hablar de la naturaleza de las emociones, y de cómo liberarse a sí mismo.

 

Miren, a lo largo de su existencia en la Tierra, e incluso antes de venir a la Tierra, ustedes crearon aspectos de sí mismos. Crearon aspectos para muchos propósitos diferentes. Cada vida que han vivido es un aspecto de ustedes, de su alma. Sus recuerdos y sus historias siguen siendo parte de ustedes. En esta vida han creado muchos, muchos aspectos.

 

Crean aspectos para llevar a cabo cosas diferentes. Envían una parte de ustedes a su trabajo todos los días, porque si enviaran a todo su sí mismo allí se volverían locos. Estuvieran locos del aburrimiento. No serían capaces de hacer el trabajo, así que sólo envían una parte de ustedes allí.

 

Han creado aspectos que son expertos en hacer cosas diferentes. Hay un aspecto de ustedes que es el amante. Hay un aspecto de ustedes que es un artista. Hay un aspecto de ustedes por cada habilidad que han aprendido.

 

Queridos amigos, crear aspectos es una parte tan, tan maravillosa de ser un creador. Pero a veces esos aspectos, esas partes de ustedes, se pierden. Si fueron abusados de niños,  es muy probable que crearan un aspecto. Separaran una parte de ustedes para tener esa experiencia, para que el resto de ustedes no tuviera que lidiar con ello. Así que le dijeron a esa parte que se fuera. Dijeron, “Yo no quiero sentir eso ya. ¡Duele demasiado! No quiero sentirlo, así que vete y nunca regreses.”

 

Eso ha ocurrido muchas veces en tu vida querido amigo. Incluso si no hubieras sido maltratado físicamente de niño, ha habido muchos traumas en tu vida. Muchas veces en que tuviste miedo, y separaste una parte de ti. Ha habido muchas experiencias que fueron dolorosas, y separaste esa parte de ti y le dijiste que se fuera para no tener que sentir ese dolor más.

 

Pero queridos amigos, todos son partes de ustedes. Todos están allá afuera en alguna parte. Todos todavía están doloridos, y todos todavía quieren volver a casa, necesitan volver a casa. Y más que nada querido amigo, tú necesitas que vuelvan a casa, porque no puedes ser completo sin ellos. Son parte de ti, y ahora es el momento, ya que estás despertando del sueño, ahora es el momento que deben reintegrarse de nuevo en ti.

 

Entonces, ¿qué tiene que ver esto con las emociones? Bueno queridos amigos, la mayoría de las personas piensan en las emociones como sentimientos, pero en realidad no lo son. Generan sentimientos, crean una ilusión de sentir, pero en realidad no son sentimientos en absoluto. Estas cosas que llaman emociones, como el temor, la duda incluso, la ira, hasta la felicidad, y la tristeza, todas son emociones. No son sentimientos reales.

 

Un sentimiento es una sensación en su cuerpo. Puede ser físico o puede ser no-físico, pero sigue siendo una experiencia. Una experiencia en el momento. Una sensación, en el momento, en su cuerpo.

 

Pero lo que sucede, queridos amigos, es que cuando tienen una experiencia, digamos que alguien los pincha, sienten esa sensación en su cuerpo, la compresión de su carne, el dolor, e instantáneamente su mente se pone a trabajar tratando de averiguar lo que acababa de suceder. Y entonces, todos esos aspectos de ustedes aparecen intempestivamente. Todos dicen, “¡Sé lo que pasó! ¡Sé lo que pasó, porque me pasó una vez!”

 

Y su mente escoge el que se siente el más parecido, e introduce ese aspecto de ustedes y dice, “Cuéntame tu historia.”

 

A menudo hay muchos aspectos, con muchas historias diferentes que están relacionados, o al menos que su mente piensa que están relacionados con lo que acaba de suceder. Así que su mente escucha todas esas historias de todas esas cosas terribles que ocurrieron en el pasado, y su mente dice, “¡Corremos grave peligro!”

 

Entonces su mente inunda su cuerpo con químicos, químicos diseñados para prepararlos para protegerse, para luchar, o para huir o esconderse. Y entonces sienten las sensaciones en su cuerpo que son creadas por esos químicos, esas drogas, así que piensan, “¡Oh, estoy sintiendo algo! ¡Esto no se siente bien! ¡Necesito protegerme!” así que su mente inunda  su cuerpo con incluso más de esas drogas, y si el proceso continúa se acumula, hasta que ustedes son un desastre histérico. Y cada uno de ustedes ha experimentado eso, queridos amigos. Cada uno de ustedes conoce a alguien que está tan atrapado en sus emociones que apenas pueden funcionar en la vida.

 

Así que queridos amigos, si quieren liberarse de sus emociones, lo primero es reconocerlas por lo que son. No son más que historias. Cada emoción que alguna vez han tenido ha venido de uno de sus aspectos. No de ustedes, no de algo real. No de nada presente. Sus emociones siempre vienen de sus aspectos. Las emociones vienen de sus historias, porque cada aspecto tiene una historia.

 

Ahora bien, las historias son cosas muy buenas también. En cierto sentido se podría decir que las historias y los aspectos son la misma cosa, pero no del todo. Ustedes crean un aspecto al crear una historia, y luego al poner una parte de ustedes en esa historia.

 

Así que todos estos aspectos que están allá afuera dolidos, cada uno tiene una historia, y cado uno piensa que es esa historia. Cada uno está atrapado en el interior de su propia historia, y cuando a ustedes les sucede algo que se siente similar a una de esas historias, ese aspecto aparece intempestivamente. Y todo su miedo, y todo su dolor, todo se desborda dentro de ustedes. Entonces retoman la historia. Entran de nuevo en ella, o inventan una nueva historia que en realidad es sólo una repetición de esa. No importa, es lo mismo. Terminan de nuevo en esa historia, sintiendo el dolor, tratando de arreglarlo, y entonces están atascados ahí.

 

Ah, y no siempre es dolor. La felicidad es una emoción también. La felicidad viene de una historia. Proviene de un aspecto de ustedes que no está completamente integrado. Ahora, hay una forma de felicidad, que nos gustaría llamar gozo, eso está más allá de la historia. Proviene de su cuerpo, de quienes ustedes son. Es su estado natural, y está presente cada vez que salen de las historias.

 

Pero todos han experimentado la intensa felicidad de estar con un amante, de algo bueno que está sucediendo en su vida, de alguna historia que está ocurriendo en su mente, y en su sueño. Eso no es algo malo, queridos amigos. Ninguna de estas cosas es mala. Son experiencias, experiencias maravillosas. El problema es cuando se quedan atrapados en ellas.

 

Todos ustedes han tenido la experiencia de estar intensamente felices por algo, y luego estrellarse en la intensa desesperación. Eso se debe a que no era el gozo verdadero al que se estaban enganchando. Era la emoción. Era la historia con la que se estaban identificando, y tarde o temprano cada historia se sustituye por otra historia. Tarde o temprano cada historia cae a pedazos. Tarde o temprano cada historia los decepciona, porque las historias tienen comienzo y final. Y cuando su felicidad se basa en esa historia, entonces cuando termina la historia la felicidad se sustituye por otra cosa. Y entonces se sienten mal.

 

El verdadero gozo no tiene historia. El verdadero gozo simplemente es. Pero para encontrarlo hay que salirse de las historias. Hay que dejar ir las historias. ¡Ah, son maravillosas! Siempre las recordarán, pero hay que salirse de ellas. No son ustedes, no son reales. Simplemente son parte del sueño. Durante mucho tiempo han estado identificados con esas historias, pero no son ustedes, queridos amigos.

 

Así que liberarse de sus emociones, de la prisión de sus propias emociones, es reconocer que no son suyas. Vienen de sus aspectos. Cada emoción, sin excepción, viene de sus aspectos no integrados, queridos amigos. Vienen de sus historias, de las historias con las que se han identificado y de las que luego trataron de escaparse.

 

Ahora, hemos hablado mucho de esto en este curso, de cómo traer estos aspectos a casa, de cómo amarlos, y ahora vamos a ponernos un poco más específicos. Ustedes pueden reconocer sus aspectos por las emociones que están experimentando, y luego los pueden traer a casa. ¿Cómo? Dejando ir la historia. Dándose cuenta de la historia que se está ejecutando.

 

Cada vez que estén sintiendo una emoción, hay una historia. Si se sienten enfadados, vean de qué se trata. La ira siempre es por algo. La felicidad siempre es por algo. La tristeza es por algo. El temor es de algo, algo a lo que le temen. Y todo es historias, queridos amigos.

 

Cuando se sienten enojados, noten de qué están enfadados, y luego dejen caer la historia. Regresen a ustedes.

 

Ah, su mente quiere salir y solucionarlo. Su mente quiere resolver la situación. Su mente quiere encontrar una solución, pero eso sólo perpetúa la historia, queridos amigos. En su lugar, vuelvan a su cuerpo. Respiren profundamente, hasta abajo hacia su vientre. Y sigan respirando, hasta abajo hacia su vientre.

 

Sientan los sentimientos en su cuerpo. Sientan las sensaciones de los químicos que inundan su cuerpo, de esas drogas de enfado. Siéntanlas a medida que fluyen por su cuerpo, y cada vez que encuentren a su mente regresando a la cosa por la que están enfadados, traigan su atención de vuelta a su cuerpo y a su respiración.

 

Si están tristes por algo, noten la historia. Alguien se marchó de su vida. Quizás murieron, quizás un amante se marchó. Sea lo que sea, noten la historia, y vuelvan a su cuerpo. Respiren profundamente, hasta abajo a su vientre, y sientan las sensaciones en su cuerpo sin palabras, sin una historia.

 

Ustedes son plenos y completos, queridos amigos. No hay separación en la vida o la muerte. Simplemente hay un cambio de un estado a otro. No hay nada de qué estar triste. Si perdieron algo, será reemplazado por algo nuevo y mejor, si lo permiten.

 

Pero incluso eso, queridos amigos, es una historia. Así que vuelvan a ustedes. Vuelvan a su cuerpo, a este momento, a la sensación de su respiración en su cuerpo. Sólo sientan su respiración mientras se mueve por su cuerpo. Dejen ir hasta las sensaciones de esos químicos, y comenzarán a desvanecerse. Sólo tráiganse a sí mismos a esta sensación de su respiración mientras se mueve por su cuerpo.

 

Mientras lo hacen, se van a encontrar equilibrándose. Van a encontrar que su cuerpo se equilibra conforme esos químicos se desvanecen, conforme las historias se desvanecen, y se van a encontrar libres una vez más.

 

Ah, pero entonces su mente va a saltar. Va a decir, “¡Pero qué pasa con fulano! ¿Qué pasa con el hecho de que murieron? ¿Qué pasa con el hecho de que alguien dijo algo que me hirió? ¿Qué debo hacer al respecto?” Y de repente están de vuelta adentro. Están de vuelta en la emoción.

 

Esos aspectos, queridos amigos, están muy apegados a sus historias. No las van a dejar ir fácilmente. Así que ustedes vuelven a su respiración. Se recuerdan a sí mismos que es sólo una historia. Se traen de vuelta a la sensación de su respiración. Se permiten tener los sentimientos.

 

Queridos amigos, nunca pueden detener una emoción tratando de arreglarla, tratando de escaparse de ella. Todo lo que hacen es hacerla más grande. Pueden reprimirla por un tiempo, pero se hace más y más grande y se los come por dentro. Y entonces explota, y arruina su vida.

 

Para liberarse tienen que entrar en la emoción, pero no en la historia. Sientan la emoción. Sientan los sentimientos que la rodean. Sientan los sentimientos en su cuerpo. Permítanse tenerlos, pero traigan su atención de vuelta a su respiración. Noten la historia y traigan su atención de vuelta a su respiración, porque la historia no es real, queridos amigos. No es quienes ustedes son.

 

Puede tomar algún tiempo. Puede que tengan que llorar, puede que tengan que golpear algo. Eso está bien, encuentren algo seguro a que pegarle. Déjense llorar, pero vuelvan a su respiración. Sientan la respiración. Siéntanse respirando hasta abajo en su vientre, y todas esas sensaciones, todos esos impulsos, hasta las lágrimas, van a empezar a desvanecerse.

 

Y si lo permiten, la historia se desvanecerá. Esa parte de ustedes volverá a casa. La historia se convertirá en un recuerdo que realmente no tiene significado, sólo una experiencia, sólo un recuerdo de una experiencia a lo largo del camino que no significa nada acerca de ahora o acerca de quiénes son ahora, ni siquiera acerca de las otras personas en su vida. Y es probable, queridos amigos, que van a encontrar a esas otras personas empezar a tratarlos diferente, porque ustedes son diferente. Y ustedes son el creador de su vida, y están creando algo diferente.

 

Pero siempre y cuando se aferren a esa historia, siempre y cuando se aferren a la idea de que alguien les hizo algo malo, o que ustedes perdieron algo, o que algo puede hacerles daño, entonces están atascados. Están atrapados en esas emociones de ira y tristeza y temor.

 

Incluso cuando sienten felicidad, queridos amigos; oh puede ser algo maravilloso, pero es importante reconocer la historia. Una historia feliz puede ser maravilloso, hasta que se identifican con ella tanto que cuando termina se sienten heridos. Así que cuando se sienten felices, siéntanlo. Disfrútenlo. Pero vuelvan a ustedes, vuelvan a su respiración. Sean conscientes de la historia, y tengan claro que es sólo una historia. Es sólo una experiencia de este momento. No es quienes ustedes son. Y vuelvan a su respiración, a las sensaciones en su cuerpo, y estén presentes allí.

 

Oh, allí de nuevo su mente tratará de aferrarse a esa felicidad. Ese aspecto feliz va a decir, “¿Por qué no querrías estar feliz? Oh, queridos amigos, pueden estar felices. Pero reconozcan la historia, el aspecto, la parte de ustedes que está desequilibrada.

 

Estar desequilibrado no es algo malo. Toda la vida se trata de estar desequilibrado y encontrar su equilibrio de nuevo. Cuando caminan, es cuestión de sacarse de equilibrio de una forma que sea equilibrada. Así que disfruten del desequilibrio, pero no dejen que sea quienes ustedes son. Disfruten de la felicidad, experimenten la ira y el temor, y la pena, pero no los  dejen ser quienes ustedes son.

 

Sean el observador, no el actor. Entren a su cuerpo. Estén presentes con ustedes, y observen las emociones a medida que vienen y van. Entonces serán libres. Ya no serán controlados por sus emociones. Seguirán estando ahí, seguirán teniendo las experiencias, pero ya no los controlarán. No impulsarán su vida. No los mantendrán atascados. Sólo serán experiencias en el camino, y ustedes serán libres de elegir su vida y sus respuestas desde un lugar totalmente nuevo.

 Somos completos.

  —
Yo Soy la que Yo Soy, Maribel de Dominio Soberano.

Lección 41: Liberación Emocional Por John McCurdy 2

El curso “Convertirse en el Creador que se Es” CREADORAZGO 101
Por Jonh McCurdy
www.creatorship101.com
Traducido por Maribel González

Link de Lecciones Del curso “Convertirse en el Creador que se Es” Por Jonh McCurdy, para descargar:

http://www.4shared.com/folder/3_MvShb5/LeccionesCoCrear.html

*******

¡¡¡Gracias Maribel Gónzalez!!! Por la traducción de este Material, desde su original en Inglés, Bendiciones por su servicio amoroso para los de Habla Hispana.

Este audio es un servicio Amoroso de la WEB Angeles Amor, ORG Página WEB: soyespiritual.com

Para el uso de los de habla hispana en la expansión de la información desde la fuente amorosa para toda la humanidad, Bendiciones para los que la escuchan con amor y Luz


Visita Wadie.com

Campanas-de-Navidad-Animaciones-005

Lección 41: Liberación Emocional Por John McCurdy 3

Lección 41: Liberación Emocional Por John McCurdy 4

«•°..Manifiesto Paz y Armonía en el Planeta.  Yo Soy el Que Yo Soy ..°•»


Lección 41: Liberación Emocional Por John McCurdy 5

Bendiciones para todos Namasté

“La Espiritualidad más expandida es el

AMOR en VERDAD Iluminado”

angelReboteando

♥ Ángeles Amor Ilimitado e Incondicional ♥

Menú de cierre

Comparte con un amigo