Hay una razón por la que a los perros se les llama «los mejores amigos del hombre». Según una encuesta, la gente que tiene perros tiende a ser mucho más feliz en comparación con los dueños de gatos. Pero promover una buena salud mental no es el único beneficio que los perros pueden tener en su vida!

Según la encuesta realizada por la GSS, el 36% de los propietarios de perros se declararon «muy contentos», mientras que sólo el 18% de los propietarios de gatos dijeron lo mismo. Sorprendentemente, la gente que tenía un gato y un perro también se describía a sí misma como menos feliz en comparación con los dueños únicos de un perro. Los dueños de perros también mencionaron que realmente disfrutan pasar tiempo con sus perros y que su compañía les ayuda a pasar por momentos difíciles. Así que es como tener un miembro más de la familia!

Pero todavía puede haber una conexión con otros factores.

Sin embargo, la razón de tales niveles de felicidad puede estar relacionada no sólo con el hecho de tener un perro. La investigación mostró que las personas que escogieron perros eran más propensas a ser fáciles de tratar y extrovertidas. Así que su personalidad podría ser también lo que afecta su percepción del mundo y los hace más satisfechos con la vida.

Los altos niveles de actividad física también pueden contribuir a la sensación de felicidad. El estudio encontró que los dueños de perros, en promedio, caminan más de 21 millas a la semana, lo cual es 7 millas más que la gente que no tiene un paseo para perros. Los dueños de perros también son más propensos a realizar actividades físicas al aire libre e interactuar con otras personas durante sus paseos, lo que los hace sentir más conectados con la comunidad. Suena como un buen bono, ¿verdad?

Es probable que los dueños de perros se casen y tengan una casa. El estudio también mostró que las familias con niños eligen a los perros como su mascota con bastante frecuencia. Estar en una relación seria y tener personas cercanas en las que confiar hace que una persona se sienta más segura en la vida, lo que mejora y afecta dramáticamente el bienestar y el estado fisiológico de la persona. Y tener un perro aumenta el número de emociones positivas en la vida diaria.

Gracias al apoyo social y al aumento de la actividad física, los dueños de perros tienen menos probabilidades de morir de enfermedades cardiovasculares. Los dueños de perros afirman que establecen una fuerte conexión con sus mascotas que les proporciona apoyo emocional adicional y reduce los niveles de estrés. Además, tener un perro es una gran excusa para pasar más tiempo con la familia y hacer nuevos amigos, lo que también mejora la salud mental y emocional.

¿Le gustan los gatos y los perros? ¿Está de acuerdo con los resultados del estudio? Comparta sus pensamientos con nuestra comunidad en los comentarios!

Cerrar menú