SENSATO CONSUMIDOR

image

El maravilloso mundo vegetal utiliza energía solar, agua y minerales para generar bellas flores y variados nutrientes en ejemplar reciclaje, sin dejar desechos ni contaminantes. Amplia variedad del reino animal ejemplifica gran cadena de supervivencia en la cual persiste la transformación de residuos. El primitivo ser humano en acelerado desarrollo tecnológico se ha convertido en tenaz consumidor con el agravante de esparcir basura y contaminantes en la tierra y en el cósmico espacio En forma adicional, grave polución emocional y mental crean tremendas olas de terror y violencia en varios ciclos históricos. Vea con ojos cerrados su posible participación en lo personal, familiar y grupal.

Los antepasados dejaron bellos testimonios de su estilo de vida plasmados en templos, papiros y odiseas. Pasadas suficientes décadas aparecerá testimonio del adelanto tecnológico pero sin lugar a dudas habrá montones de plástico por doquiera. Es imperioso bajar el daño ecológico con ingeniosos aportes grupales e individuales. Si no somos parte productiva de la cadena de alimentos, no contagie el ambiente: Es responsabilidad de todos.

A nivel personal, familiar y de grupos cercanos hay la contaminación afectiva de los pesimistas y usuales críticos. Consumen la energía de los demás, siembran discordia y desastres, destruyen uniones y lazos de amistad. El maltrato y abuso a mujeres, grupos minoritarios es violencia e ignorancia. Con mayor negatividad, la discriminación racial genera increíbles barreras y oleadas de odio. Al encontrarse en tales situaciones, obsérvese con cariño y elimine su negativo aporte al ambiente sicológico. Su aporte refuerza el propósito de la presente obra.

A nivel macro social enfrentamos barreras entre países, discriminación al emigrante, comercio de estupefacientes, tráfico de mujeres y niños. No edificamos torres de Babel pero en su lugar somos testigos de crueles murallas en fronteras tornando a sus vigilantes esclavos del odio y perseguidores de sus iguales. El niño trabajador y la niña explotada sexualmente son terribles y nefastos. No espere a reformas sociales ni a las acciones judiciales; renuncie, escape de dichas cadenas; sin su participación no habrán tales actividades ni grupos. Es el noble impacto de su decisión al no ser eslabón de la cadena de la miseria, del ultraje. Renuncie ahora.

En lo económico, prima la explotación al necesitado. El brillante ejecutivo con demasiada auto estima olvida sus primeros pasos y reniega del trabajador raso. Su avaricia crece e ilusionado, confuso, trama sutiles estafas, bofetadas violentas con mayor desconsuelo. Comparta, devuelva al medio la oportunidad recibida.

Los políticos engañan a la sociedad con artimañas. Audaces mentirosos, difíciles de reconocer, cubiertos de promesas sus actos los descubren. Su ejemplo contagia a novatos, amplifica decepción y miseria. Complejo su cambio, muchas veces, sólo un temprano retiro salva de sus garras.

En lo religioso quedan sombras de tenebrosas épocas de la inquisición y persisten guerras bajo símbolos divinos. Pocos actos de proselitismo activo estimulan tolerancia. Triste caída de líderes y pastores con niños y jóvenes duele a todos, clama por temprana reparación. Persisten mandatos al nacer, morir, en la familia, exclusión de grupos especiales muy complejas, ameritan abordaje con amplia bondad y ternura. La perspectiva del actual milenio es halagadora, sorprendente, no contamine con la separatividad religiosa.

 

Derechos de autor conforme a la ley registrados en la Librería Nacional del Congreso de Estados Unidos.

Copias de artículos requieren autorización escrita del Autor.

Prohibida la reproducción por cualquier medio con fines comerciales, docentes o de otra índole. Disponibilidad del Autor para autorizar ediciones con fines altruistas sin ánimo de lucro según previo acuerdo legal y escrito.

Visita Wadie.com

Semillas Espirituales Copyright© 2005, Jaime Rodríguez. Derechos Reservados. ISBN 1 4196 2653 1

Menú de cierre

Comparte con un amigo