SAL

image

Sois la sal de este mundo…” y la simple rutina esconde el verdadero sabor de la vida. Nueva fase de promover el cambio y preservar verdadero conocimiento, imita paradoja en la sal, de modificar y conservar. Ahora la actitud es doble: insistir en el propio avance individual y respetar el ritmo de compañeros para asimilar lo recibido. “Pero si la sal deja de estar salada, cómo podrá recobrar su sabor? Ya no sirve para nada, se la tira a la calle y la gente la pisotea.” Similar al referido mineral, el Avanzado dispone de prudente tiempo para conservar su capacidad de cambio e iniciar su labor; de lo contrario, pierde su función, no sirve; similar a Jonás, entra en la oscuridad de la ballena por tres días. Claro, dispone de otra oportunidad al reasumir de nuevo su rol, como el profeta prometió cumplir su misión a Jehová.

Sal de la tierra y ve adonde te indico.” Elegidos, debemos abandonar viejas tenencias, compartir, orientar irreflexivos pasajeros. Juntos, en mutua ayuda avancemos; el Creador, lejano sin distancia, selecciona de voluntario grupo a sus espirituales representantes. Acepta ser sal para el mundo

Derechos de autor conforme a la ley registrados en la Librería Nacional del Congreso de Estados Unidos.

Copias de artículos requieren autorización escrita del Autor.

Visita Wadie.com

Prohibida la reproducción por cualquier medio con fines comerciales, docentes o de otra índole. Disponibilidad del Autor para autorizar ediciones con fines altruistas sin ánimo de lucro según previo acuerdo legal y escrito.

Semillas Espirituales Copyright© 2005, Jaime Rodríguez. Derechos Reservados. ISBN 1 4196 2653 1

Menú de cierre

Comparte con un amigo