Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

LA GAVIOTA QUIERE CAMBIAR

image

Prevenido hacia los demás por hirientes agresiones contra Usted? Frustración y envidia lo aprisionan? Afín al aguilucho empollado por la gallina, aislado de sus hermanos pollitos, mira al cielo, suspirando, “Cómo alcanzar el vuelo del águila?” Al principio, tenue intuición mejoraba tímidos saltos fortaleciendo sus alas, hasta el mágico momento de elevar vuelo con feliz acomodo en su habitat. Extraviado al principio por circunstancias de la vida, pudo unirse al hogar verdadero. También su espíritu ha de remontar el cuerpo hacia angelical cielo.

Suspicaz gaviota vuela alrededor de barcos pesqueros; rauda, desciende hacia restos de pescados flotando en las olas; justo al instante de agarrar el indiferente regalo de los marineros, invencible fuerza la eleva y posterga el sustento. Cansada, hastiada de comer desechos, el sentido de supervivir vence la repulsión y melancólica acepta comer en forma ocasional. Inquieta, detalla a sus colegas viviendo para comer; siente pena por sus hermanos pelícanos, los cuales por cegatona vejez confunden el agua con el ramaje y se estrellan en la copa de árboles de vecinas islas .Intuitiva, “Sabía! tantos clavados en la pesca perjudican los ojos,” y persiste la duda sobre alternativas del alimento Además, sentía el abrazo del aire en el casi suicida descenso del águila, capturar su presa y segura, ascender, retornar al preciado nicho. Por dentro, anhela el vuelo de la rapaz ave y su pericia de cazar animales vivos. Insatisfecha, gana confianza en solitario caminante de la playa colocando trozos de pan en especial plato, parece encantada con la cordial y respetuosa oferta. Poco a poco, pierde habilidad al pescar y confía en la vida. Decide ganar maestría en volar, más allá del cielo, aprendió el verdadero amor, regresa para enseñar, promover la salida del exilio a rezagadas gaviotas. A diferencia del aguilucho, progresa en difíciles etapas de tenaz aprendizaje, afín a la evolución del Iniciado.

Similar al aguilucho, cambie tenebroso ambiente personal,

Familiar, grupal; imite a la gaviota y acepta renovada misión

 

Derechos de autor conforme a la ley registrados en la Librería Nacional del Congreso de Estados Unidos.

Copias de artículos requieren autorización escrita del Autor.

Prohibida la reproducción por cualquier medio con fines comerciales, docentes o de otra índole. Disponibilidad del Autor para autorizar ediciones con fines altruistas sin ánimo de lucro según previo acuerdo legal y escrito.

Semillas Espirituales Copyright© 2005, Jaime Rodríguez. Derechos Reservados. ISBN 1 4196 2653 1

Cerrar menú

Comparte con un amigo