El agua no busca al sediento,

La sombra no busca al caluroso.

Pedid y se os dará!”

Somos simios evolucionados o espíritus caídos? La Biblia narra nuestra expulsión del Jardín del Edén y allá debemos regresar. No es de nuestro dominio describir tal armonía y felicidad. Anticipamos la ausencia de enfermedad, muerte, “porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado, y no había ya más océano.”

Y mientras caminamos, podemos esperar algo? Es crucial cumplir el deber sin apetecer recompensa. Sin embargo, podemos liberarnos del miedo, angustia y tristeza; no hay caos en la traición, fracaso o soledad; el triunfo, éxito y felicidad no son ataduras; la actitud es positiva frente a lo fatídico, dolencia o muerte.

Por lo dicho antes, amigo, es clave ganar conciencia sobre nuestro cambio en la actual vida! Rodeados de familiares, amigos, compañeros de estudio, del trabajo, cada uno maneja a su propio modo angustias, temores, dudas, atropellos. En muchas ocasiones requerimos apoyo y guardamos silencio en espera de alguien. La respuesta proviene de estable actitud de cuidar a los demás, de apoyar en adversas situaciones y laborar juntos, usando los peldaños de nuestro ascenso.

Hay programas de capacitación para cuidar ancianos, niños o casos especiales. En igual forma a la encomiable labor realizada por la Cruz Roja, ingresemos a noble legión de voluntarios para fortalecer en lo anímico a los demás.

image

La solidaridad elimina barreras
Raciales, culturales, sociales.

 

Sígueme en Facebook

Derechos de autor conforme a la ley registrados en la Librería Nacional del Congreso de Estados Unidos.

Copias de artículos requieren autorización escrita del Autor.

Prohibida la reproducción por cualquier medio con fines comerciales, docentes o de otra índole. Disponibilidad del Autor para autorizar ediciones con fines altruistas sin ánimo de lucro según previo acuerdo legal y escrito.

Semillas Espirituales Copyright© 2005, Jaime Rodríguez. Derechos Reservados. ISBN 1 4196 2653 1

Menú de cierre

Comparte con un amigo