Crisis Espiritual

shutterstock_1758271

“Falsa alegría es preferible a la tristeza,

Cuya causa es verdadera.”

El tema sobre los pilares de la verdad, alerta sobre transitoria validez de posibles causas de la tristeza y fugaces momentos de alegría. El telón de fondo en la anterior cita de René Descartes, es la disociación entre la razón natural y nuestro destello divino, lo cual configura tremendo aprieto por abordar.

Recuerde tremendas caídas de los poderosos en lo moral económico y en lo político. “A dónde vais, hombres ebrios de tanto poder”? Nos dejan sin respiro ni esperanza en trance social; todo lo tenían, no saciaron su avaricia pues eran huérfanos espirituales.

Planteamos una brecha, un abismo entre el cuerpo físico y el espíritu dentro de nosotros. Por ello, el concepto, crisis espiritual, conlleva disfunción severa al no dirigir al cuerpo material. El “vacío de autoridad,” es funcional entre la figura directiva y los dirigidos: El líder existe pero no coordina en forma efectiva generando inseguridad, insatisfacción, caos, dolor. Frente a la ausencia de guía espiritual, emergen multitud de dioses falsos del poder personal, ambición y orgullo. Profanado interior templo por agiotistas mercaderes, es preciso expulsarlos, para llenarlo de luz espiritual. Si no se ilumina lo inunda la oscuridad y por ello no usamos el concepto de “vacío espiritual,” porque siempre en el cuerpo físico vivo, inclusive en coma profundo, habita el destello divino. Por negligencia, errores y olvido podrá estar aislado sin ejercer su majestuosa dirección, pero siempre atiende a un simple llamado nuestro. Relajado(a) repase mentalmente el previo escenario y luego concéntrese en céntrico destello.

En forma similar al mancillado santuario, en tradicional patio casero crecen maleza e insectos nocivos cuando perezoso propietario no cultiva su propio jardín. Situación diferente crea el diligente jardinero al obtener bellas flores y preciados frutos. No hay tal castigo de Dios en el primer caso ni la recompensa en el segundo. Abandono y apatía espiritual, oportunidad para el dominio de fuerzas negativas, impiden surgir al individual espíritu, siempre latente en los humanos.

El mundo exterior y la sociedad en su conjunto fomentan la separación con el mundo espiritual; es decir, vivimos fraccionados por dentro de nosotros. Semillas Espirituales, maneras y métodos para disminuir dicha brecha, incluyen conceptos básicos necesarios para su cultivo.

En verdad, no tenemos la certeza de alcanzar el mundo espiritual, estando todavía vivos. Sin embargo, nos fue dicho,”Sed perfectos,” y “muchas cosas más podréis hacer.” Consideramos al celestial mundo lejano, externo, para alcanzarlo sólo después de morir. Otros ni siquiera aceptan la vida después de la muerte. A su propio ritmo vamos a lograr con Usted, familiares y amigos la vivencia de lo celestial, ahora y aquí, en el mundo físico.

Lo místico, más allá de lo justo, trasciende lo religioso. Respetamos variadas formas para referirse a lo superior y. lejos de influir en su actitud religiosa, esperamos la afirme al profundizar principios universales.

Variadas obras literarias, ficción y novelas narran especiales encuentros, resaltan pensamiento positivo, adquisición de poderes, sanaciones, etc. Hemos leído muchas de ellas y también transitamos por organizaciones serias sobre el tema. Adaptamos dichas experiencias con lo asimilado en personal búsqueda y en grupal consejería espiritual.

Al caer lluvia sobre terreno bien preparado, brotan plantas, se obtienen flores y frutos; la misma lluvia es inefectiva en campo no preparado. En similar forma, adecuemos nuestro cuerpo con nobles actos y concentración en sublimes mensajes para recibir Gracia Divina.

 

Derechos de autor conforme a la ley registrados en la Librería Nacional del Congreso de Estados Unidos.

Copias de artículos requieren autorización escrita del Autor.

Prohibida la reproducción por cualquier medio con fines comerciales, docentes o de otra índole. Disponibilidad del Autor para autorizar ediciones con fines altruistas sin ánimo de lucro según previo acuerdo legal y escrito.

Semillas Espirituales Copyright© 2005, Jaime Rodríguez. Derechos Reservados. ISBN 1 4196 2653 1

Cerrar menú

Comparte con un amigo