Tratamiento diario de curación

Decretar por 21 días con fe y tranquilidad
Solicito, humildemente, a Dios Padre, su bendición y protección y en su nombre Yo afirmo:
El espíritu de Dios está activo en mí, fluye por todo mi cuerpo físico, como una corriente purificadora, limpiadora, sanadora , curativa que elimina toda obstrucción y trae paz, salud y armonía a todo mi cuerpo. El espíritu de Dios en Mi, limpia, perdona, sana y purifica todo karma y causa, emocional, mental, espiritual o hereditaria que ocasiona enfermedad, obstrucción y vejez en mi cuerpo. Soy eternamente vigoroso, joven y radiante de vida. Estoy alegre, animado, vivaz y libre. Me levantaré por la mañana lleno de energía radiante y con la fortaleza necesaria para llevar a cabalidad todas mis obligaciones del día.
Eternamente agradecido
Lea:   El Arte Curativo Hawaiano de Ho'oponopono
Menú de cierre

Comparte con un amigo