Practica este ejercicio para deshacerte de cargas transgeneracionales

De pequeños aprendemos costumbres y creencias que vamos arrastrando hasta llegar a nuestra vida adulta, muchas veces eso incluye compromisos que resultan ser una carga para nosotros, sin embargo, ya en la vida adulta tenemos la oportunidad de cambiar dichos aprendizajes y adecuarlos a lo que somos, te proponemos este ejercicio para deshacerte de cargas transgeneracionales.

Busca un lugar tranquilo y cómodo donde poder relajarte en un momento en el que no te interrumpan ni molesten. Cierra los ojos y visualiza en la pantalla de tu imaginación una habitación pintada y decorada a tu gusto con asientos cómodos situados en círculo, o de la forma que consideres más funcional para conversar. Acomódate  en uno de ellos y siéntete (atiende a las sensaciones que percibes en tu cuerpo) en ese lugar.

Ejercicio para deshacerte de cargas transgeneracionales
Ejercicio para deshacerte de cargas transgeneracionales

Recibe a tu padre y a tu madre (estén vivos o no) e invítalos a tomar asiento. Si consideras que hay otros miembros del árbol familiar que deban acudir al encuentro, hazlos aparecer en la escena.

Agradéceles haber acudido al encuentro y diles que les convocaste para devolverles lo que no es tuyo y les pertenece. (A continuación, se exponen propuestas de devolución que pueden ser ampliadas, reducidas o modificadas según el caso. Se puede visualizar a los padres y otros ancestros con una gran cesta en la que vas depositando cada devolución en forma de paquete de diferentes tamaños y colores. Esos paquetes los cargas en el regazo y se los vas entregando uno a uno. Utiliza el ejercicio tal como resuene en tu interior).

Repite las frases  de este ejercicio para deshacerte de cargas transgeneracionales

Les devuelvo la responsabilidad de su felicidad. De pequeño(a) me creí poderoso(a), pensando que siendo de alguna forma o haciendo tal o cual cosa serían más felices. Ahora sé que no depende de mí. Que es responsabilidad suya. Les devuelvo el poder de sanar sus heridas. De adulto entendí que nadie se sana si no es por un trabajo personal profundo.
Les devuelvo las creencias limitantes que pusieron freno a su evolución. Yo me quedo con el permiso a desarrollarme plenamente en mis relaciones, mi profesión, mi prosperidad económica y creativa.
Les devuelvo las armaduras que pusieron sobre mi corazón para protegerlo de heridas, pero que también me han impedido dar y recibir todo el amor que yo y los que me rodean hoy nos merecemos.
Les devuelvo sus miedos, sus fobias, sus proyectos frustrados, sus monstruos y fantasmas.
Hagan con todo esto lo que quieran, quizá lo devuelvan a nuestros ancestros, quizás los arrojen al fuego… es suyo.

Visita Wadie.com

Termina el ejercicio para deshacerte de cargas transgeneracionales, volviendo a agradecerles su presencia a todos los asistentes, y sobre todo, haber servido de canal para tu llegada al mundo. Observa como se llevan todo lo que les devolviste y se van marchando. Imprégnate de una agradable sensación de ligereza y liberación. Abre los ojos y estira tus músculos antes levantarte y seguir con tu día.

Lea:   La adicción comienza con una elección que usted hace, por eso no es una enfermedad

Fuente: Compartiendo Luz con Sol

Menú de cierre

Comparte con un amigo